Tanto el dengue como el chikungunya son enfermedades virales que se transmiten por medio de la picada del mosquito Aedes aegypti. «El mosquito Aedes aegypti no nace enfermo con ninguno de los dos virus. Estos mosquitos se infectan cuando pican a una persona enferma, porque tanto el dengue como el chikungunya se encuentran en la sangre del humano enfermo y solo el Aedes aegypti tiene la capacidad de duplicar el virus y transmitirlo», explicó a La Perla del Sur la salubrista ambiental Liz J. Colón Villaplana.

Ante este hecho, la especialista aseguró que existen alternativas naturales capaces de proteger contra la enfermedad, además de los métodos conocidos. «La regla básica es que los mosquitos no soportan los aromas fuertes, así que puedes elegir cualquier planta con olor fuerte (como repelente), porque estas plantas ayudarán a que los mosquitos se mantengan lejos», aseguró la especialista ambiental.

Entre algunos ejemplos, la funcionaria del la Oficina de Control Ambiental del Municipio de Ponce identificó la citronela, mejor conocida como limoncillo. «Al frotar suavemente la planta, esta expele pequeñas gotas que vuelan con el viento. Estas minúsculas gotas perfuman el ambiente con un fuerte olor parecido al del limón y por ende mantienen lejos a los mosquitos», reveló.

Otras plantas recomendadas son lavanda, albahaca, el romero, la alfalfa, el árbol de Nim y el marigold, que pueden ser sembradas en tiestos o huertos caseros. «Si no consigue plantas de lavanda, rociar con un atomizador o pasar paños por los alrededores con detergentes con olor a lavanda pueden ser igual de efectivos», instó.

Según Colón, otros remedios para evitar el contagio contra el dengue y el chikungunya son las plantas de eucalipto, menta, tomillo y orégano, «que también sirven como plantas repelentes por sus fuertes fragancias.».

«Los mosquitos no tienen buena visión, pero son insectos con muy buen olfato. Es por eso que todas estas plantas los ahuyentan, por los olores que emanan», enfatizó. Para quienes interesen crear un repelente casero, Colón Villaplana recomendó vaciar en un atomizador una taza de alcohol y mezclarlo con 15 gotas de aceite de cedro.

«Esta mezcla la puede rociar por los alrededores del interior de su hogar, sobre los mostradores, los gabinetes, las ventanas y hasta echarle a las mascotas», explicó. En en caso de los humanos, recomendó primero probarlo sobre una pequeña área del cuerpo «para evitar reacciones alérgicas».

Otras medidas recomendadas para evitar picadas y posible contagio incluyen la utilización de ropa de colores claros, así como verificar las condiciones de la tela metálica que cubre puertas y ventanas.

Para proteger a niños, infantes y personas con el sistema inmune débil, también sugirió el uso de mosquiteros sobre cunas y camas.

Asimismo, instó a mantener limpios los alrededores de la casa y «libres de recipientes que puedan almacenar agua, revisar que los techos de las viviendas no estén acumulando agua y verificar que los desagües no estén tapados», asintió la educadora ambiental.

Si presenta algún síntoma como fiebre, dolor severo en las coyunturas, salpullido, dolor de cabeza y dolor muscular, evite tomar aspirina, manténgase hidratado y consulte lo antes posible un médico…

→ continúa página 2



seguir leyendo en página: