Chinchamochina – Sangría para el chikungunya

La hierba de las siete sangrías (Lithospermum fruticosum) también es conocida como Chinchamochina, asperón y asprilla, es un arbusto de hasta un metro de altura que se considera característico de los romerales más septentrionales. En la comarca de Bages (España) se encuentra preferentemente sobre substrato de origen continental y color rojizo.

Lithospermum fruticossum – Hierba de las siete sangrías

Sus hojas son lineales, sésiles y revolutas, similares a las del romero pero más cortas y cubiertas de pelos ásperos. Sus flores tienen forma de campanilla y son de coloración azul, blanco, amarillo o púrpura y el fruto está conformado por una especie de granitos que se encuentran en el fondo del cáliz de cada una de las flores.

La hierba de las siete sangrías florece en primavera e inclusive en algunas zonas de mayor altura continúa haciéndolo hasta bien entrado el verano. De su recolección con fines medicinales interesan los brotes de hojas y las flores. Estas deberán ser puestas a secar a la sombra para evitar que la planta pierda parte de sus propiedades.

Es una excelente hipotensora, alivia el colesterol malo, es hemostática, anticatarral, cura llagas, heridas y además es un excelente antiséptico.

¿Cómo consumirla?

Infusión

La proporción para realizar una infusión es 100 de agua por 3 partes de la hierba de las siete sangrías. Para que de óptimo resultado deberás tomarla después del almuerzo y de la cena. Este mismo preparado puedes utilizarlo en forma externa para lavados.

Las infusiones de hojas y flores de la hierba de las siete sangrías se habían administrado a enfermos con los objetivos de bajar la fiebre y de lo que se había denominado en medicina tradicional reducir la sangre, tal como en las sangrías practicadas con sanguijuelas.

Muy probablemente bajo la influencia de la fantasiosa teoría del signo, la medicina tradicional relacionó la magia del cambio espontáneo en el color de sangre de las flores de esta mata con propiedades sobre la sangre humana.

En Venezuela

Se conoce como Chinchamochina abunda en los Estados Anzoátegui y Monagas.

  • Té o infusión para ayudar a subir el nivel de la hemoglobina del paciente, se puede preparar una infusión de la planta chinchamochina (sangría) con unas 12 hojas de tamaño regular o mediano en 750 mililitros de agua filtrada, que se colocarán en una olla de acero inoxidable.
  • El agua primero, luego las hojas de chinchamochina ya lavadas y picadas con la mano por la mitad y se deja que hierva al menos unos 15 minutos (al romper a hervir se baja la intensidad de la llama de la hornilla de la cocina y se tapa, pero que hierva a fuego lento hasta los 15 0 20 minutos).
  • Dejar enfriar al ambiente y el agua se tornará color rojizo, se guardará en la nevera y se dará al paciente al menos 1 vaso cada 12 horas.

Puede ser usada además para enfermedades como lechina (varicela), sarampión, rubéola y chikungunya. Puedes dar el Té o infusión, anterior cada vez que aparezca la fiebre.

Dependiendo del gusto, puede mezclarse con jugo de naranja u otra fruta, para hacer más agradable su consumo.

Es recomendable para las personas con lechina (varicela), sarampión, rubéola o chikungunya, bañarse con agua en la que ha dejado remojar la chinchamochina (sangría) colocándole al sol unas dos horas.

Aviso importante:

La información contenida es de carácter meramente informativo y no puede ser considerada como sustitutiva de la prescripción, diagnóstico o tratamiento médico. Si tiene cualquier enfermedad o dolencia le recomendamos que consulte con un profesional de la salud

Hierba de las 7 Sangrías