Número: 60
Árbol de la vida: se sitúa en la esfera de Hod y significa “majestad” o “esplendor” = הוד
Significado: “Dios alivio de los oprimidos”
Nombre en hebreo: מֵצָרֵאֵל
Príncipe: Miguel
Planeta: Mercurio
Horario de regencia: de 19:40 a 20 horas
Regencia: Los nacidos entre el 16 y el 20 de enero lo han hecho bajo la influencia de Mitzrael. Otros días de regencia: 21 de mayo, 4 de agosto, 17 de octubre, 27 de diciembre y 8 de marzo.

Ángel Mitzrael

Podemos invocar a nuestro propio ángel guardián cualquier día a cualquier hora, pero para aquellos pedidos verdaderamente importantes debemos solamente hacerlo en sus días de regencia y respetando sus horas de invocación. Para invocar su fuerza y poder, primero reza el salmo o salmos elegidos, después llámalo por su nombre y por último realiza la petición concreta que quieres hacerle.

La invocación del ángel Mitzrael es preciso que sea entre las 19:40 a 20 horas.

  • Debido a su relación con el consuelo y la serenidad, este ángel se invoca para lograr la paz y la calma en momentos difíciles.
  • Solucionar conflictos con uno mismo y con otros, curar problemas mentales, atraer fidelidad de los subalternos, desarrollar talento y virtudes, para alejar los malos espíritus y desviar los ataques enemigos.

Ángel Mitzrael

Los nacidos bajo la regencia del Ángel Mitzrael

  • Los que nacen bajo su influencia se distinguirán en la sociedad por sus talentos y nobles virtudes.
  • Reúne las más bellas cualidades del cuerpo y del alma.
  • Sabrá significar sus errores porque entiende que a través de las experiencias es que construiremos nuestra personalidad. Estará siempre en busca de sí mismo.
  • Buscando  llegar a un ideal de equilibrio y sabiduría.
  • Ser un incansable trabajador será su principal cualidad.
  • Bajo este Ángel podrá liberarse de su karma.
  • Sabrá reconocer la mano de Dios en cada detalle de la naturaleza.
  • Desde niño se distinguirá por su gran madurez y estará preparado para obtener éxito. Y es cumpliendo sus tareas día a día que estará en paz con su conciencia.
  • Podrá ser considerado un símbolo de lo que es ser humano en su totalidad, tanto física como espiritualmente.
  • El mayor logro de estas personas es a nivel mental, pues logran un equilibrio casi perfecto entre razón y sentimientos, lo cual los muestra como personas muy objetivas y acertadas.
  • Son fieles a sus ideales, y luchan sin descanso y con fiereza para hacer de sus sueños una realidad.
  • Suelen cultivar todas sus experiencias para emplear las enseñanzas de estas en un proyecto en especial, el cual suele generarle la realización que busca a nivel social.
  • Profesionalmente será conocido por sus aptitudes literarias e inteligencia.
  • Por su admiración y respeto por la naturaleza podrá trabajar en botánica, jardinería, bioquímica, farmacia, ecología, etc..

Aspectos negativos del Ángel Mitzrael

Domina la desobediencia, la infidelidad, la insubordinación, el alcoholismo, las drogas y vicios en general. Podrá ser de aquellos que rezan y luego hacen mal. Tiende a romper impulsivamente relaciones.

Cita bíblica del Ángel Mitzrael

“Te alaben, oh Señor, todas tus obras, Y tus santos te bendigan.”

Salmo 145, versículo 10.

Oración para invocar el Ángel Mitzrael
“Amado Creador mío, pido que  envíes la energía y la presencia de tu Ángel Mitzrael, y me rodees con su red de luz para que yo sea capaz de pasar, superar y triunfar sobre todos los desafíos que hay ahora en mi vida. Enséñame a vivir mi vida libre de las cadenas de mi ego, de la opresión y de todo tipo de persecución. Enséñame lo que se siente ser libre de ser quién soy, honrando mis sueños, mis proyectos y mi verdad. Que recuerde yo siempre que Tu eres justo en todos Tus caminos y Santo en todas Tus obras. Que tu Ángel Mitzrael me ayude a recordar lo que significa vivir mi vida bajo este código de amor. Así es y hecho está. Gracias, gracias, gracias.”
Ángel Mitzrael “El precio de la locura”

La historia que os voy a contar sucedió hace ya mucho tiempo y a pesar de ello, aun la recuerdo.

Aconteció en un lejano lugar, en la comarca conocida como Mermar, que un poderoso monarca daba una gran fiesta en honor a su único hijo, el príncipe Mitzrael que acababa de cumplir 14 años.

De todos los lugares del reino acudieron a felicitar al príncipe en el nacimiento de su cuerpo emotivo. A partir de ese día, el joven Mitzrael sería responsable de sus deseos y todo cuanto con el hiciese se iría grabando en su sangre real para formar parte de su historial particular. Pronto, muy pronto, el heredero al trono alcanzaría la mayoría de edad y podría desposarse con una noble princesa, la cual sería la futura reina.

Con esa intención vendrían las mas bellas doncellas a la fiesta.  Intentarían seducir al apuesto galán, llamando su atención con su mágica hermosura.

El salón real estaba repleto. Nadie había olvidado asistir al banquete. La música entonaba melódicas canciones que deleitaban a todos los presentes. Las mesas estaban servidas con suculentos manjares y todos esperaban con ansia la llegada del anfitrión el príncipe Mitzrael. Pero cuando todo parecía ir bien, algo vino a enturbiar aquella felicidad.

— Majestad os lo ruego, acudid pronto a los aposentos del príncipe.

El rey muy contrariado por aquella tardanza, pensó que se trataba de alguna broma de su hijo, pero pronto se daría cuenta que estaba muy equivocado. El joven Mitzrael había enloquecido. Su comportamiento era extraño y muy agresivo. Se golpeaba la cabeza y amenazaba a sus sirvientes con una espada en la mano.

El rey viendo el peligro que corría en manos de aquel loco salió huyendo llamando aterrorizado a la guardia para que desarmasen a aquella fiera.

— Amarradle si es preciso – ordeno a la guardia.

Su orden fue cumplida. Al cabo de unos minutos el joven Mitzrael había sido desarmado y amarrado. La noticia de la locura del príncipe se extendió rápidamente y ya era conocida por todos.

Todos se burlaron del monarca y muchos irónicamente se mofaron de él.  No tardaron en abandonar el palacio, ya nada les retenía en él.  ¿Quién se iba a desposar con un loco? -pensaban todos -.

Aquella desgracia afecto profundamente al rey, no sabía qué hacer. Hasta que un día decidió consultar con el hechicero. Quería conocer que le había pasado a su hijo.

— Araf amigo mío, invoca la sabiduría de los espíritus, necesito conocer que mal aflige al príncipe. ¿Porque se ha vuelto loco de repente?.

— ¿Estáis seguro de que queréis saberlo? – pregunto misteriosamente el hechicero.

— ¿Qué queréis decir? – grito enfurecido el monarca.

— Os complaceré si así lo queréis.

Y diciendo esto, el hechicero invoco a los espíritus. Al cabo de unos minutos abrió los ojos, acababa de recibir la respuesta.

— En un tiempo, cuando fuisteis joven anidasteis la locura en vuestro corazón. Disteis vida al deshonor, violasteis y asesinasteis a niños inocentes, y creísteis hacerlo en defensa de una causa justa. Ahora esa locura ya es fruto, y ese fruto es vuestro hijo. Arrancad esa sombra de vuestro corazón y vuestro hijo sanara.

El rey reconoció avergonzado que cuanto había dicho el hechicero era verdad, y si algo le importaba su hijo debía purificar sus sentimientos arrancando de cuajo la hierba del mal.

En el más profundo silencio, el rey lucho para vencer la sombra que le perseguía. Hasta que llego el día en que lo consigues.

El príncipe Mitzrael se despertó aquella mañana y vio como el Sol brillaba en el horizonte. Un hermoso futuro le aguardaba. El pasado ya no contaba.

Desde aquel día, trabajo fielmente al lado de su padre y juntos vivieron una larga y feliz vida.