Arcángel Miguel

Miguel Arcangel / Archangel Michael

Miguel significa en hebreo(מִיכָאֵל) significa literalmente “¿Quién como Dios?” (mi-ka-el). San Miguel es uno de los principales Arcángeles; su nombre era el grito de guerra de los ángeles buenos en la batalla emprendida en el cielo en contra del enemigo y sus seguidores.

San Miguel Arcángel ¿Quién como Dios?

Michael Hebreo

  • Mi (מִי) =  ¿quién?
  • Ka (כָ) = como
  • El (אֵל) = Dios (Elohim)

Es importante resaltar el carácter inquisitivo de “mi”, que significa “¿quién?”, por lo menos en 350 oportunidades del Antiguo Testamento donde se menciona esta palabra, de forma inquisitiva, 24 además, la lectura en hebreo se realiza de derecha a izquierda.

El sufijo “El” es usado también con regularidad en otros nombres, significando “Dios” en todos los casos. Por ejemplo Daniel (Dios es Juez), Emanuel (Dios con nosotros), Ezequiel (La Fuerza deDios).

Comandante de los Ejércitos Celestiales

El arcángel Miguel es el comandante de los ejércitos celestiales.

Fue él quien expulsó a Satanás y a sus ángeles rebeldes y quien peleará con el Dragón que menciona el Apocalipsis. Su principal función es protegernos de las fuerzas demoníacas y los malos espíritus y, entre los dones que le podemos pedir, están la valentía y la fuerza de voluntad.

Miguel es el jefe del ejército angélico y el principal entre los siete grandes arcángeles. Fue él quien derrotó a Satanás (Lucifer) y sus ángeles rebeldes y quién según la tradición rabínica acompañó al pueblo judío durante su éxodo a través del desierto.

Considerado como un ángel de protección que ha sido siempre leal y obediente a Dios, su nombre, de origen hebreo, significa “¿Quién cómo Dios?”, pregunta retórica que el mismo arcángel utilizó como respuesta a Satanás cuando éste, en medio del combate, jactanciosamente dijo:

¿Quién cómo yo?

San Miguel Arcángel ¿Quién como Dios?
San Miguel Arcángel ¿Quién como Dios?

Él, junto a Gabriel y Rafael

Es uno de los tres arcángeles que la Iglesia Católica reconoce de forma oficial (ya que solo esos tres son nombrados en la Biblia de forma explícita).

Su importancia es tan grande que rebasa en mucho a la que el Catolicismo le concede, siendo así el ángel más importante en el Judaísmo y, en el Islam, uno de los tres ángeles que se le presentó a Mahoma.

Muestra de esa importancia son las diversas denominaciones que se le ha otorgado:

“El que guarda las llaves del cielo”

“Jefe de los Arcángeles”

“Príncipe de la Presencia”

“Príncipe Angélico de Israel”

“Guardián de Jacob”

“Ángel de la Zarza Ardiente”

“Ángel del Arrepentimiento, la Rectitud, la Misericordia y la Santificación”

El Arcángel Miguel en la biblia y la tradición cristiana

El arcángel Miguel aparece cuatro veces en la Biblia:

Daniel 10, 13

‹‹Mas el príncipe del reino de Persia se puso contra mí veintiún días; y he aquí, Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y yo quedé allí con los reyes de Persia››

Daniel 12, 1

‹‹Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue después que hubo gente hasta entonces; mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro››

Epístola de San Judas 1,9

‹‹Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el Diablo, disputando acerca del cuerpo de Moisés, no se atrevió a usar juicio de maldición contra él, sino que dijo: “El Señor te reprenda”››

Apocalipsis 12, 7

‹‹Y hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles››

Aparte de los citados, existen ciertos espacios textuales de la Biblia que, a partir de lo elaborado por los llamados Padres de la Iglesia, se presentan como controversiales en relación a si se menciona o no se menciona al arcángel Miguel.

Con respecto a esos espacios, en el portal El teólogo responde el sacerdote y teólogo Miguel Ángel Fuentes ha dicho lo siguiente:

“Existe frecuentemente controversia de San Miguel en la Escritura donde no se menciona su nombre.

Dicen que era el querubín que estuvo en la puerta del paraíso, para guardar el camino del árbol de la vida (Gen 3, 24), el ángel a través de quien Dios publicó el Decálogo para su pueblo escogido, el ángel que se puso en el camino para estorbarle a Balaam (Números 22, 22 ss.), el ángel que hirió al ejército de Senaquerib (II Rey 19, 35)”

Mediante lo anterior podemos comprender por qué la tradición cristiana le ha asignado al arcángel Miguel las siguientes funciones:

  1. Defender al pueblo de Dios (judíos en el A.T., cristianos en el N.T.),
  2. Luchar contra Satanás y sus demonios,
  3. Salvar las almas fieles a Dios del poder del Maligno, sobre todo a la hora de la muerte. Así, en una época de fervor religioso como lo fue el Medioevo, el arcángel Miguel era patrono de la Iglesia Católica y de las órdenes de caballeros durante la Edad Media.

El Arcángel Miguel según diversos credos religiosos

San Miguel Arcángel
San Miguel Arcángel

Iglesia Católica

San Miguel Arcángel ha sido honrado con una tradición de veneración que ha existido desde los inicios de la Iglesia hasta la actualidad.

Tiene también el privilegio de que se le rece su propia coronilla con un rosario algo similar al de la Virgen y ha sido asociado con la protección del ser humano, con las apariciones de la Virgen de Fátima y con la eucaristía.

La Iglesia le atribuye cuatro funciones:

  • Liderar la milicia celestial,
  • ser el guardián de la Iglesia,
  • “Pesar las almas en una balanza perfectamente equilibrada” y
  • Ser “el ángel de la muerte”.

Variadas han sido las opiniones sobre su rango celestial: Salmeron, Bellarmine, San Basilio y otros Padres griegos, han dicho que San Miguel era el príncipe de todos los ángeles, el de mayor rango.

Otros, como Buenaventura, plantearon que era el príncipe del primer coro angélico, el de los serafines; en cambio, Santo Tomás dijo que Miguel era príncipe del último coro, el de los ángeles.

No obstante, en la liturgia romana se lo nombra como “Princeps militiae coelestis quem honorificant angelorum cives”, lo cual concuerda con el criterio de los Padres Griegos. Por último, en el himno del Breviario Mozarábigo se lo coloca sobre los veinticuatro mayores…