Arcángel Miguel — Virtudes, Dones y Servicios

Arcángel Miguel — Virtudes, Dones y Servicios
Arcángel Miguel — Virtudes, Dones y Servicios

Las virtudes asociadas a Miguel son la voluntad de Dios, el bien, la bondad, la fe, el poder, la fuerza, la protección y el equilibrio. Los dones espirituales que proporciona son básicamente la liberación de miedos, el fortalecimiento de la voluntad y el espíritu, la liberación de cadenas interiores, la fe en uno mismo y el perfeccionamiento espiritual.

Arcángel Miguel

Es a Miguel a quien debemos invocar ante la presencia de demonios, malos espíritus o simplemente malas energías, ya que su principal función es la de ser un Arcángel Protector.

No obstante también es el Arcángel ideal para cuando requerimos determinación ante alguna prueba, cuando nos sentimos débiles o carentes de valor, cuando necesitamos fortalecer nuestra voluntad, desarrollar autodisciplina y ajustar nuestra voluntad a la voluntad divina.

Se cree que Miguel puede ayudar inspirando a los lideres y algunos ocultistas (del New Age principalmente) afirman que también puede liberarle a uno del mal karma, de los apegos y de la negatividad.

Datos adicionales del Arcángel Miguel

  • Día de la semana: Domingo. Sobre todo los primeros domingos de cada mes a las 10:00 de la mañana, ya que es allí cuando su energía está más cercana a la Humanidad.
  • Día de su celebración: 29 de Septiembre
  • Color: azul
  • Rayo: azul
  • Chakra: quinto
  • Representación: generalmente se representa al arcángel Miguel con una apariencia marcial (debido que él dirige la milicia celestial): porta una espada o una lanza, carga un manto, a veces tiene una balanza, un escudo, unas llaves o unas cadenas; y, muchas veces, aparece pisándole la cabeza a un derrotado Satanás. Todo ello obedece a su perfil de justiciero, protector de los inocentes, indefensos y oprimidos, y juez de la maldad.

Significados elementos de la imagen del Arcángel Miguel

  • El título “Príncipe de la Luz” (a veces consta en las imágenes) representa aquella iluminación del sendero humano que libera al hombre de la oscuridad del miedo.
  • La armadura es la fortaleza y la fuerza de voluntad ante las adversidades, pero también es la fe y la seguridad en el bien.
  • El casco es la invisibilidad, la invulnerabilidad, la potencia y la protección ante los pensamientos negativos u oscuros.
  • El escudo representa al universo y a la protección que es el amor divino.
  • La espada es la luz de la fuerza espiritual a través de la cual se establece la paz y la justicia, aunque también es la verdad entendida como un arma capaz de rasgar el velo de la ignorancia y el error, razón ésta por la que se puede interpretar como la espada de la verdad divina que libera del pecado entendido como ignorancia e inconsciencia.
  • La balanza simboliza justicia, equilibrio y orden. En ella se pesan los actos buenos y malos, aunque ello con la participación del amor y la bondad divina como factores de redención.
  • Las llaves representan el poder para abrirle las puertas del paraíso a aquellos que, por sus méritos, son dignos de morar eternamente con “el inmortal que habita en la luz inaccesible”.
  • Las cadenas son el poder que tiene Miguel para romper las ataduras que esclavizan al hombre a través de vicios y apegos.
  • El manto es protección y capacidad de habitar el espacio (el aire, la bóveda celeste, etc) y, con ello, proteger a los humanos de los demonios, espíritus y energías malignas que circulan por los cielos.

Sello, invocación rituales con San Miguel Arcángel

Una manera (hay algunas) bastante eficiente para invocarlo es la siguiente:

  1. Asegúrese de que sea domingo, de preferencia, el primer domingo del mes a las 10 de la mañana.
  2. Procure estar solo y no ser interrumpido.
  3. Tome una vela azul con el suficiente grosor para que la vela se mantenga en pie; y, luego de rezar, tome la vela y frótela con ambas manos desde la base hasta la parte de arriba: repita esto siete veces.
  4. Tome una cartulina blanca, dibuje el sello del arcángel Miguel en la parte superior de la cartulina (se recomienda que ocupe el 1/2 superior o el 1/3 superior de la cartulina); y, en la parte inferior, escriba sus peticiones, lo que le quiere decir al arcángel Miguel y un agradecimiento por estar en su camino
  5. Encienda la vela azul.
  6. Tome la cartulina blanca, lea las peticiones y, cuando termine, agradézcale al arcángel por estar en su camino y estar allí presente. Nota: en una variante, no lee la carta y pasa directamente al siguiente paso.
  7. Doble la cartulina y póngala debajo de la vela.
  8. Recite una de las oraciones conocidas (elección personal) al arcángel Miguel. Nota: la oración, o se la sabrá de memoria, o la tendrá anotada en un papel aparte de la cartulina.
  9. Cierre los ojos, ore interiormente, intente sentir a Dios y de ser posible al arcángel, visualice que se ha cumplido su petición, agradezca en su interior a Dios y a Miguel y abra los ojos.
  10. Queme el papel antes de que la vela azul se consuma.
  11. Deje que la vela se consuma, váyase si la vela se demora mucho y no desea esperar.

Nota: si no ve cumplida su petición, repítala todos los domingos que sean necesarios, intentando hacerlo siempre con la mayor fe posible y en un estado de paz interior y ausencia de ira, odio, rencor o mala voluntad hacia el prójimo.

Oraciones San Miguel Arcángel

Oración especialmente concebida para liberarse o protegerse de espíritus oscuros, demonios o malas energías:
Esta oración debe repetirse mínimo tres veces y luego en múltiplos de tres:

San Miguel adelante, ¡San Miguel atrás!
San Miguel a mi derecha, ¡San Miguel a mi izquierda!
San Miguel abajo, ¡San Miguel arriba!
San Miguel dentro de mí.
Amado arcángel Miguel, ven a mí en una esfera protectora de luz,
¡aquí y ahora!

Amén

Oración de invocación y protección:

Ángel de Luz que custodias las Puertas Sagradas del cielo,
que pesas con tu balanza la Justicia,
que partes con tu espada las tinieblas,
préstame los poderes que tú tienes para defenderme en la vida,
de los espíritus o invisibles que mal quieran contra mí,
contra mi casa o contra mis seres queridos.

Amén

Esta oración de protección-invocación es la más famosa y la que comúnmente emplea la Iglesia Católica:

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio.
Que Dios manifieste sobre él Su Poder, es nuestra humilde súplica.
Y tú, oh! Príncipe de la Milicia Celestial,
con el poder que Dios te ha conferido,
arroja al infierno a Satanás,
y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.
Amén