Día de los Arcángeles

Día de los Arcángeles, InfoMistico.com

Miguel, Gabriel y Rafael son los tres más conocidos de los siete arcángeles principales. En su lucha contra Satanás y sus ángeles caídos, los arcángeles comandan el ejército celestial.

29 de Septiembre Día de los Arcángeles

Arcángel Gabriel

Es uno de los siete arcángeles. Su significado es “Dios es mi fuerza”.

Es el encargado de comunicar mensajes y noticias a la gente. Gabriel es conocido como Jibril en la fe islámica. Se le representa con un lirio o una trompeta, que utilizará para anunciar el regreso de Dios.

Arcángel Rafael

Su nombre significa “Brillo de Sanación”. Tiene la capacidad de curar cualquier enfermedad en las personas.

Según la leyenda, entregó a Noé un libro de medicina que incluía la solución a todas las enfermedades. Se le muestra sosteniendo una serpiente, que es un símbolo curativo, una flecha, una jarra de bálsamo, los colores naranja y azul claro.

Arcángel Miguel

San Miguel, uno de los siete arcángeles, aparece también en la Biblia junto a Gabriel y Rafael. San Miguel ocupa el primer lugar entre los arcángeles por la Santa Iglesia, que se refiere a él como “Príncipe de la Milicia Celestial”.

Día de los Arcángeles, InfoMistico.com
El nombre Original de San Miguel en Hebreo

¿Quién como Dios?

¿Quién es comparable a Dios, se pregunta Miguel? ¿Quién, entonces, es más grande, más amable y más justo que Dios? Dado el significado de su nombre, podríamos preguntarnos: ¿Quién es San Miguel?

¿Quién es San Miguel, de qué o de quién nos defiende, y cuál es su propósito?

Aparece por primera vez como el gran protector del pueblo de Dios en el Antiguo Testamento, y su feroz protección sigue presente en el Nuevo Testamento. Se le representa como el ángel guerrero victorioso de Lucifer, que pisa al enemigo diabólico, lo asusta con su espada o lo atraviesa con su lanza.

Su fiesta es la más antigua de las establecidas en honor de los ángeles, y la única que se celebraba en la antigüedad. Se le suele representar sosteniendo una balanza porque es el protector de la justicia.

Desde los inicios del cristianismo, la gente lo ha venerado como la persona que expulsó a Satanás y a sus seguidores del cielo al derrotarlos. Se le considera tanto el guardián del ejército cristiano contra los adversarios de la Iglesia como el defensor de los cristianos contra las fuerzas demoníacas.

Se le menciona como el ángel de la adoración y la oración, así como el que presenta a los difuntos a la luz del Paraíso: “la luz santa prometida a Abraham y a sus descendientes”.

La Iglesia nos enseña a través de la liturgia que este arcángel está designado para custodiar el Paraíso y guiar a los elegidos.

En la hora de la muerte se libra una guerra feroz, porque el demonio solo tiene una pequeña ventana de oportunidad para seducirnos, llevarnos a la desesperación o impedirnos encontrar la paz con Dios. San Miguel protege en este momento a la persona que está en proceso de morir a su lado.

Día de los Arcángeles, InfoMistico.com
San Miguel Arcángel

Nuestro defensor es San Miguel

Junto con la fuerza, la bondad es un rasgo importante para desempeñar el papel de protector. Su bondad está a la altura de su fuerza. Todos los ángeles sirven para salvaguardar a los humanos bajo su mando.

Ahora podemos preguntarnos: ¿Trabajamos tanto por nuestra propia salvación como ellos?

Sin embargo, San Miguel nos sirve de modelo. Sirve de ejemplo de unidad con Dios y de reflexión. Es un ejemplo de inocencia y pureza; solo piensa y anhela lo que es santo; es un modelo de humildad; reconoce que Dios es todo lo que hay y que todos deben deshacerse del engreimiento, la ambición y la vanidad.

También es un ejemplo de celo. Solo quiere ver a Dios y a su hijo, Jesucristo, amados. San Miguel es un ejemplo de bondad.

Se mueve a través de cada acción con absoluta compostura y nos demuestra en términos inequívocos que la paciencia, la dulzura y la modestia son las mejores defensas contra nuestros adversarios. En San Miguel descubrimos la personificación de todas las cualidades.

La tradición nos enseña que San Miguel preside el culto ofrecido al Altísimo y presenta a Dios las oraciones de los fervientes, representadas por el incienso que se eleva ante el altar.

Como nuestro intercesor y portador de las oraciones de la Iglesia ante el Trono de Dios, San Miguel aparece en la liturgia como el que trae el incienso y se sitúa ante el altar.

Fíjate en las apariciones marianas que han contado con la aparición de San Miguel, así como en su conexión con la Eucaristía y la reverencia debida a la Santísima Trinidad y a Jesús Eucarístico.

Arcángel Miguel En el Antiguo Testamento

Día de los Arcángeles, InfoMistico.com
Antiguo Testamento

Dios envía a San Miguel para que guíe a Israel por el desierto y asegure a Daniel su protección en el libro de Daniel (Dn. 10:13-12:1).

El Señor habló a los israelitas en el Éxodo (23:20): “Para llevaros al lugar que he planeado para vosotros y para salvaguardaros en el viaje, enviaré un ángel delante de vosotros. Respetadlo y prestad atención a lo que os diga”.

Judas 9 representa a San Miguel debatiendo con el diablo y discutiendo sobre el cuerpo muerto de Moisés. San Miguel escondió la tumba de Moisés de acuerdo con las instrucciones de Dios, ya que tanto Satanás como el pueblo intentaron destaparla y convertir a los israelitas a la idolatría.

San Miguel también se menciona en 2 Mac. 11,6 y 15,22.

En la actualidad, los judíos invocan al Arcángel Miguel para que les proteja de cualquier daño y les sirva de principal defensor de la sinagoga. “Miguel, príncipe de la misericordia, ruega por Israel”, dicen al final de sus oraciones en el Día de la Expiación.

En el Nuevo Testamento aparece el Arcángel Miguel

San Miguel vuelve a desempeñar un papel crucial al continuar con su potente defensa. Gana el conflicto con Satanás y los ángeles rebeldes, que son expulsados del cielo, con la ayuda de sus ángeles. Como resultado, es venerado como protector de la Iglesia.

Luego tuvo lugar una batalla en el cielo entre Miguel y sus ángeles y el Dragón, que contraatacó con sus propios ángeles, pero finalmente fue vencido y expulsado del cielo. Apocalipsis 12:7-9.

La veneración y adoración de San Miguel

Desde la fundación de la Iglesia, ha desempeñado un papel crucial en su funcionamiento diario. Se le han atribuido numerosas ventajas temporales y espirituales.

Las victorias sobre sus adversarios fueron atribuidas a este arcángel por el emperador romano Constantino, que construyó una espléndida capilla en su honor cerca de Constantinopla.

Esta iglesia se convirtió en un destino popular para los peregrinos, y muchos enfermos encontraron allí alivio gracias a la intercesión de San Miguel.

¿Por qué es necesario San Miguel?

Se nos ordena invocar a San Miguel y pedir su ayuda para combatir las fuerzas demoníacas que se han desatado en el mundo moderno. Debemos reavivar nuestro amor a San Miguel Arcángel y unirnos a él para gritar:

“¿Quién es como Dios?”, en estos tiempos en los que los cimientos básicos de la sociedad se tambalean debido a nuestra negación de los derechos de Dios.

El culto a San Miguel

Es la mejor defensa contra la desobediencia y la rebelión contra las leyes de Dios, así como contra el escepticismo, el ateísmo y la infidelidad. (San Francisco de Asís)

Estos vicios son muy frecuentes en nuestros días. Más que nunca, necesitamos la ayuda de San Miguel para mantener la Fe. Todas las facetas de la sociedad humana han sido invadidas por el ateísmo y la falta de fe.

Estamos inmersos en un feroz conflicto espiritual como individuos, como naciones y como Iglesia. Es nuestra obligación luchar con compasión, fuerza y astucia, empleando todas las armas espirituales disponibles.

Antes de la Conferencia de El Cairo en 1994, donde se tomaron importantes decisiones sobre el destino moral y social de la humanidad, Su Santidad Juan Pablo II instó a todos los católicos a rezar la oración de San Miguel por las intenciones de la conferencia.

El enemigo se alejará sin duda si tenemos la fuerza de resistir a la tentación y convocar a San Miguel, el príncipe del ejército celestial, en nuestra ayuda. Debemos emular sus virtudes, especialmente su humildad y su amor por la gloria de Dios, si queremos recibir su protección.

Temas relacionados con Arcángeles

Scroll al inicio