Select Page

El Arcángel Gabriel — Fuerza de Dios

El Arcángel Gabriel — Fuerza de Dios

El Arcángel Gabriel (en hebreo: גַּבְרִיאֵל, Gavriʼel; en árabe جبريل Yibrīl o جبرائيل Yibrāʼīl; en latín Gabrielus; en griego ΓαβριήλGavril), es uno de los tres arcángeles principales dentro de las religiones judía, cristiana e islámica. גַּבְרִיאֵל — Significa: (en hebreo) «fuerza de Dios», «poder de Dios» o «fortaleza de Dios»

Arcángel Gabriel Mensajero Divino

El que anunció el nacimiento de Jesucristo y de Juan El Bautista, el que fue enviado por Dios para explicarle al profeta Daniel el significado de sus visiones y el que dictó el Corán a Mahoma.

Su nombre (“Gebher” en el original hebreo) ha sido interpretado de formas variadas pero semejantes en sentido: “Fortaleza de Dios”, “Dios es mi fuerza”, “Hombre de Dios”, “Héroe de Dios”; o, en el caso de su nombre islámico “Djibril”, como “El Espíritu Fiel”.

Varios son también los títulos que se le han dado para expresar sus funciones y los atributos que forman su esencia: Ángel de la Anunciación, Ángel de la Revelación, Ángel de la Verdad, Ángel de la Pureza, Ángel de la Encarnación, Ángel de la Resurrección, Ángel del Gozo, Portador de Buenas Nuevas, Ángel del Consuelo, Ángel de la Misericordia.

En la tradición judía existe la creencia de que Gabriel se sienta a la izquierda de Dios y es gobernador del Edén; dentro de la angeología actual, hay quienes sostienen que es jefe de los Ángeles de la Guarda y, ya en un marco de consenso general, que es también él quien dirige a los Ángeles de la Pureza, papel éste originado en la asociación que se ha hecho de él con la Virgen María.

Al arcángel más cercano a la Humanidad

Muchos expertos en el tema de los ángeles han planteado que, en virtud de su rol de Mensajero Divino, Gabriel es el arcángel más cercano a la Humanidad, por lo cual se le ha llamado “Embajador Jefe ante la Humanidad”. Ligado igualmente a su papel de comunicador, se ha planteado que Gabriel es el responsable de cierto tipo de gestión en las relaciones humanos/ángeles, humanos/naturaleza y humanos/humanos.

Dentro del esoterismo moderno, se considera a Gabriel como el arcángel de las emociones, la fecundidad, la creatividad y las artes, además de cómo el ángel de la pureza, el nacimiento, la resurrección, las revelaciones y todos los otros papeles que se le han atribuido en el marco del cristianismo.

El Arcángel Gabriel, patrón de los medios de comunicación

Al arcángel Gabriel se le identifica con los medios de comunicación por su papel de mensajero en las escrituras. Inspira a los seres humanos en las comunicaciones de todo tipo, como la televisión, Internet y el cine.

Aunque el ser humano mantiene su libre albedrío a la hora de decidir lo que comunicará y cómo, el arcángel Gabriel se encarga de guiarlo en la comunicación ética y en la responsabilidad ante sus semejantes.

El Arcángel Gabriel, patrón de las salas de parto

Por su papel como mensajero del nacimiento del Hijo de Dios a la Virgen María, al arcángel Gabriel se le asocia con los recién nacidos y los niños.

Su labor es instruir a las almas durante la gestación, para que puedan aceptar su cuerpo como el instrumento que las ayudará a llevar a cabo su papel en la Tierra. Las instruye también a no olvidar que, sobre todo, son almas, y que esa es su verdadera esencia.

La mayor lección del arcángel Gabriel a las almas que llegan al mundo

Es recordarles que crearán su destino a través de sus pensamientos. Al momento del nacimiento, acompaña a las madres en la sala de parto para ayudar los ángeles guardianes a recibir a las nuevas almas e iniciarlas en sus primeros momentos en el mundo. Representante de la pureza en todas sus expresiones.

El Arcángel Gabriel representa ante todo la pureza

Guía las emociones y sentimientos puros que lleven al ser humano a la bondad y el amor divino. Intercede y aboga porque los seres humanos puedan mantener o recuperar la inocencia, pureza y alegría que tuvieron durante sus infancia.

La ayuda espiritual que Gabriel puede brindar a los seres humanos, reside principalmente en el poder que tiene para conducirlos hacia un camino de purificación en el que los sentimientos y las emociones puras van creciendo cada vez más en compañía de los pensamientos elevados, encaminando así al alma individual hacia la bondad y el amor de El Creador.

De modo que, en el transitar por dicho sendero, los vicios, el odio, los hábitos mundanos y todo ese tipo de cosas van quedando atrás, no ya en virtud de un proceso de represión sino en virtud de un proceso en el que la inspiración espiritual ha ido haciendo que las tendencias de la luz vayan progresivamente reemplazando a las tendencias de la oscuridad.

Todo a modo de una alquimia energética de ascensión espiritual en la cual la labor del arcángel Gabriel ha seguido una dinámica intrínsecamente asociada a incrementar (recuperando en los casos en que se ha perdido) la inocencia, la pureza y la alegría propia de aquellos primeros años de vida.

A la hora de la muerte, cuando el alma deja atrás su coraza en la Tierra y vuelve a su estado original, ahí está también San Gabriel para indicarle el camino. Desde el principio hasta el final, el Arcángel de la Pureza guía al ser humano hacia el amor de Dios.

El Arcángel Gabriel en La Biblia, y en multitud de textos religiosos

Daniel 8:16; 9:21
Lucas 1:19; 1:26 3
Baruch 4:7 1
Enoch 9:1; 10:9; 20:7; 40:9; 54:6; 71:8-9,13 2
Enoch 21:3,5; 24:1; 71:11 (28 Recension A); 72:1,3,8-9 (Recension A) 3 Enoch 14:4 (como Ángel del Fuego); 17:3
Apocalipsis de Ezra 2:1; 4:7; 6:2
Apocalipsis de Adan y Eva 40:2
Oráculos sibilinos 2:215; 8:455
Testamento de Salomón 18:6 (74 in Conybeare)
Visión de Ezra, verso 56
Apocalipsis de Elijah 5:5
Testamento de Jacob 5:13
Preguntas de Ezra (Recension B) verso 11
(Manuscritos de Nag Hammadi) Evangelio de los egipcios 52:23; 53:6; 57:7; 64:26
(Manuscritos de Nag Hammadi) Zostrianos 57:9; 58:22



seguir leyendo en página: