Select Page

Categoría: Dios

Al final, todo siempre será para bien

Muchas veces, cuando vemos algo malo (que parece malo, pero realmente no lo es) nos quejamos, gritamos y nos enojamos con Dios. Pero al cabo de algún tiempo (desde unas horas hasta muchos años después), nos daremos cuenta de que era para nuestro bien.

Dios siempre tiene el Plan Maestro para nosotros

Debemos saber, entender y grabar en nuestros corazones que todo lo que sucede (absolutamente todo), no sólo lo que le sucede a la gente, sino también todo lo que sucede a los objetos inertes, es resultado de la Voluntad de Dios. Cada suceso que ocurre en el mundo tiene lugar porque Dios hace que así sea.

Dios es como el azúcar – Reflexiones y Pensamientos

Un cierto día, la profesora, queriendo saber si todos habían estudiado la lección solicitada, preguntó a los niños: — ¿Quién sabría explicar quién es Dios? Uno de los niños levantó e brazo y dijo: — Dios es nuestro Padre, El hizo la tierra, el mar y todo lo que está en ella; nos hizo como hijos de El. La profesora queriendo buscar más respuestas fue más lejos…

Dios nunca te dará más de lo que puedes manejar

Es cierto que nuestra confianza en la gracia de Dios nos lleva a creer que todos los acontecimientos que Él permite en nuestra vida nunca serán situaciones que nos superen o que no podamos afrontar. Pero muchas veces me he quedado pensando en esa frase que probablemente todos hemos escuchado (y dicho) cientos de veces: «Dios nunca te dará más de lo que puedes manejar».

Cuando Dios creo a los Padres

Cuando Dios creó a los padres, comenzó con una talla grande. Un ángel se le acercó y le dijo: ¿Qué clase de Padre es ese? ¿Si estás haciendo niños tan cerca del suelo, por qué pones al Padre tan arriba?

Hola, Dios ¿Te puedo hacer una pregunta?

Que todos los días tenemos conversaciones como esta, pero con una sola diferencia – que muchos de nosotros simplemente no queremos escuchar lo que Dios quiere decirnos.

A Dios rogando … pero con el mazo dando

A Dios rogando… pero con el mazo dando, el título es, como puede que ya sepa, un refrán español que se refiere a que cuando deseamos algo, está bien encomendarse a Dios, a la Providencia, pero haciendo a la vez todo lo que esté en nuestra mano por lograr lo que pretendemos.

Loading