Motivos por el cual se toca el Shofar en Rosh Hashana

Rosh Hashana es llamado en las Escrituras, Iom Truá (por que se toca el shofar), y centra dos ideas principales: es el primer día de un nuevo año y es el día del juicio, día de introspección. De esta manera, se realiza al comenzar un año nuevo el balance del año anterior y planeamos nuestros actos para el año venidero.

La fuente en la Torá para Rosh Hashana es:

“El día primero del mes séptimo será de santa convocación. No haréis en el labor servil. Es día que se celebrará al son de la trompeta” (Bemidvár/Números 29:1).

Y también está escrito: “El día primero del mes séptimo lo conmemoraréis al son de las trompetas” (Vaiqrá/Levítico 23:24).

¿Por qué se toca el Shofar?

El Rabi Saadaia Gaón enumera los motivos para este precepto, entre ellos:

  1. En este día nosotros coronamos al Santo Bendito Sea, de la misma manera que se proclama a los reyes: se hace sonar ante ellos las trompetas y shofarot para que se escuche en todos los lugares el comienzo de sus reinados. Y así dijo el rey David: “Con trompetas y el son de la corneta aclamad al rey el eterno” (Salmos 98:6).
  2. La voz del shofar nos recuerda la revelación del Sinai, la cual estaba acompañada con “El son del shofar era muy fuerte” y en ese lugar el pueblo de Israel declaró : “Haremos y escucharemos”.
  3. El son del shofar nos recuerda la reunión de la diáspora que tanto anhelamos.
  4. El shofar está hecho de cuerno de carnero, para recordarnos la atadura de Itzjak. Luego del intento del sacrificio, en el cual estuvo Abraham, él vio: “Un carnero que estaba cerca tenía sus cuernos trabados en el matorral”, y lo sacrificó en lugar de su hijo. El son del shofar nos recuerda el mérito de nuestros padres. Se deben tocar 100 voces. Si Rosh Hashana cae un día sábado no se toca por decreto de nuestros sabios.
  5. La ley que caracteriza a Rosh HaShaná es la obligación de escuchar el sonido del Shofar. El Shofar, un instrumento que surge de la naturaleza (cuerno de carnero) a diferencia de la trompeta que es creación humana. La trompeta, en la Torá, cumple la función de llamar (a D”s o a los demás seres humaños) cuando el que lo hace es el ser humaño. El Shofar se suena, cuando Quien llama es D”s mismo. (R.S.R. Hirsch)
  6. Los sonidos del Shofar son “Tekiá” (fijo) un sonido largo y fijo, y “Shevarim” o “Truá” (rotura) o ambos juntos, y nuevamente una “Tekiá”. Estos mismos sonidos eran los que se emitía en el desierto cuando se avisaba al pueblo que el campamento de Israel seguía su viaje.
  7. La Tekiá convoca a un lugar, la Teruá habla de desmontar y la última Tekiá habla del nuevo lugar al cual se traslada. En Rosh HaShaná, D”s nos convoca a desmontar nuestros vicios y prejuicios, recordar y analizar, liberarnos de lo que no corresponde y volver a encaminarnos acorde a Su ley. Las partes de la Amidá de Musaf (el rezo) hacen alusión a lo mismo. “Maljuiot” (asumir la monarquía de D”s) Quien nos convoca, “Zijronot” (memorias) de lo que fue la vida hasta el momento y “Shofarot” el sonido del Shofar que libera del sometimiento del pasado, para volver a comenzar una nueva vida. (Así como el Shofar cumplía el objetivo de liberar a los esclavos y los campos vendidos en Iom Kipur del Iovel que ocurría cada cincuenta años).

Las costumbres de la festividad

Los preparativos para Rosh Hashana comienzan en el mes de Elul. A principios del mes de Elul se acostumbra a tocar el shofar cada mañana luego de la oración de Shajarit, para despertar al pueblo al arrepentimiento hacia los días de juicio.

Los sefaradim acostumbran a madrugar desde comienzos del mes de Elul para pronunciar “slijot” – oración de penitencia -. Los ashkenazim lo hacen desde la salida del Shabat anterior a Rosh Hashana. Con la llegada de la festividad, se acostumbra a bendecir al prójimo con: “que tengas un año bueno, que seas inscripto y firmado en el libro de la buena vida”. Comenzamos el año nuevo con costumbres que simbolizan las peticiones de nuestro corazones:

  1. Se moja la manzana en la miel y se desea: “que sea Tu voluntad que comience un año bueno y dulce”.
  2. Se come una cabeza de pescado o de oveja y se dice: “que sea Tu voluntad que seamos cabeza y no cola”.
  3. Se come granada, llena de graños y se dice: “que sea Tu voluntad que se nos aumenten méritos como la granada”.
  4. Se comen dátiles y se recita: “que sea Tu voluntad que se acaben nuestros enemigos”.

Fuente: Estado de Israel