Ángel Número 52 Imamiah

Ángel Número 52 Imamiah, InfoMistico.com

Número: 52
Árbol de la vida: esfera de Netzah y significa «Eternidad»
Energías planetarias: Venus y Marte
Signo: Sagitario
Regencia en el Zodiaco: 15° al 20° de Sagitario, 20° Tauro, 1° Leo, 12° Libra, 26° Sagitario y 7° Piscis
Significado: «Dios por encima de todo»
Príncipe: Arcángel Haniel
Horario de regencia: 17:00 a 17:20

Ángel 52 Imamiah: para conectarse con los secretos del cielo y con el creador

El Ángel 52 Imamiah es una figura celestial dotada de una energía transformadora y liberadora que nos acompaña en la jornada de la vida. Es el faro que nos orienta hacia los misterios más profundos del firmamento y hacia una conexión íntima con la Fuente de toda creación.

Cuando las sombras de la adversidad se ciernen sobre nosotros, es quien nos ofrece su escudo protector, permitiéndonos esquivar y contrarrestar las influencias nocivas que nos rodean.

La influencia de Imamiah no se limita a la defensa; enciende también en nosotros el fuego sagrado de la pasión espiritual. Con su guía, la oración y la meditación se tornan llamas purificadoras que elevan nuestro ser hacia planos superiores de consciencia y plenitud.

Este ángel es un aliado en la batalla contra las fuerzas oscuras, brindándonos la fortaleza para transformar las energías negativas en triunfos personales. La luz que emana de Imamiah nos invita a trascender la ira y el descontento, guiándonos hacia un estado de justicia y equidad.

Con Imamiah, descubrimos la valentía para enfrentar los retos que la vida nos presenta, armados con una paciencia inquebrantable y un coraje que nos impulsa a seguir adelante a pesar de las dificultades.

Nos ofrece liberación de las cadenas que restringen nuestro espíritu, promoviendo un renacer en libertad y autenticidad. Es así como Imamiah se convierte en un pilar en el momento cúlmine de Yom Kipur, cuando se cree que los decretos negativos son finalmente anulados, sellando nuestro destino con notas de esperanza y renovación.

Como invocar al Ángel 52 Imamiah (fechas y horarios)

  • Horario: 17:00 a 17:20
  • Regencia calendario judío: 29 de Jeshván al 3 Kislev, 5785
  • Regencia calendario gregoriano: 30 de noviembre al 4 de diciembre, 11 de mayo, 22 de julio, 2 de octubre, 13 de diciembre y 23 de febrero

Las fechas indicadas se refieren al año de regencia aproximada al año 2024. El ángel físico determina la posición del sol por quinario (conjunto de cinco grados) en su carta natal. El ángel emocional por la posición del sol por grado zodiacal y el ángel mental depende de la hora local real de nacimiento. Se necesita un cálculo preciso. Si está interesado en descubrir realmente sus ángeles de nacimiento correspondientes al día de su nacimiento, haz click aquí ↵

Ángel Número 52 Imamiah, InfoMistico.com

Letras hebreas Ángel 52 Imamiah

Ángel Número 52 Imamiah, InfoMistico.com

AYIN – MEM – MEM

Para Adquirir Fuerza para Conectarse

Para aprender a invocar y meditar con los 72 Nombres de Dios visita el siguiente enlace »

Salmo 25, Versículo 6

Ángel Número 52 Imamiah, InfoMistico.com
Acuérdate, Señor, de tu compasión y de tu amor, porque son eternos.

Los protegidos por la guía del Ángel 52 Imamiah

El Ángel 52 Imamiah es el patrón de los valientes de corazón y los incansables buscadores de sabiduría. Este ser celestial, vigilante de las almas audaces, es un faro para aquellos que ven en cada contratiempo una oportunidad de crecimiento.

Si te identificas con este ángel, es probable que poseas un espíritu intrépido, que no se amilana ante los desafíos, sino que los abraza como maestros severos pero justos. Tu sensibilidad y aguda percepción te permiten navegar el mundo con una brújula moral firme, haciendo de ti un profesional destacado en campos que requieren tanto lógica como intuición, como la ciencia o el emprendimiento.

La vida para ti es un viaje constante, no solo físico sino también interior, donde cada nuevo horizonte se convierte en un aula sin paredes, un espacio para expandir tu mente y espíritu. Eres indulgente por naturaleza, comprendiendo que en las profundidades de tu ser residen las respuestas a enigmas ancestrales.

Como persona influenciada por Imamiah, tu claridad mental te permite aprender de los deslices y rectificar el rumbo antes de que sea tarde. Te integras en los debates sociales y políticos, aportando luz y generando confianza. Esta habilidad te permite, además, proyectarte financieramente y alcanzar metas que trascienden fronteras.

Tu experiencia es tu mayor maestro, y la compartes con otros, mostrando caminos de acción y reflexión. En el ámbito profesional, podrías destacar como arquitecto, constructor, ingeniero o administrador; o tal vez como un artesano cuya obra es sinónimo de excelencia y calidad.

Tu vida es un testimonio de que incluso los tropiezos pueden convertirse en escalones hacia la grandeza.

Aspectos Negativos (Ángel Qlifot 52): El Duque Alloces

El Duque Alloces, conocido en diversas transliteraciones como Allocer o Alocer, se presenta como una figura imponente en el panteón demonológico, ostentando el rango de Gran Duque del Infierno.

Según la tradición, este ente preternatural preside sobre treinta y seis legiones de demonios, cada una bajo su mando y disposición. Su esfera de influencia es amplia, abarcando desde la promoción de conductas que desafían la moral establecida hasta la enseñanza de disciplinas que trascienden lo ordinario, tales como la astronomía y diversas ciencias ocultas.

Alloces se distingue por su habilidad para proveer a sus seguidores de familiares, entidades que sirven de puente entre lo natural y lo sobrenatural, facilitando así el acceso a conocimientos arcanos y habilidades especializadas. Estas capacidades lo hacen particularmente valioso para aquellos que buscan profundizar en el conocimiento esotérico y utilizar los astros como guías en su camino iniciático.

En el ámbito de la confrontación espiritual, Alloces posee la capacidad de sembrar la paranoia en aquellos que se oponen a los practicantes de la magia y  la obtención de venganza contra enemigos ocultos. Esta facultad de influir en la psique ajena lo convierte en un ser tanto venerado como temido.

La representación visual de Alloces evoca poder y majestuosidad. Se le describe comúnmente como un caballero con extremidades inferiores de dragón, dominando un corcel y su semblante es el de un león rojo con ojos que arden como brasas. A pesar de su feroz apariencia, se dice que su habla es rara y de una naturaleza marcadamente elaborada.

Su especialización en el conocimiento lo posiciona como una entidad de gran relevancia para aquellos que persiguen el entendimiento de los misterios más recónditos del universo.

Como contraparte al Ángel Imamiah del Árbol de la Sefirot, Alloces encarna la dualidad y el equilibrio entre la luz y la oscuridad, entre el conocimiento sagrado y el profano, desempeñando un papel crucial en el tapiz de la existencia espiritual.

Leyenda del Ángel Imamiah

Imamiah y la sinestesia divina: La leyenda de la armonía redentora

En una era definida por el estruendo de batallas y la rigidez de imperios, emergió la leyenda de Ilaliah, cuyo nombre resonaba con una dulzura que desentonaba con el acero y la sangre de su tiempo.

Este ser, más parecido a las suaves brisas de la primavera que a los vientos tempestuosos de guerra, vivía en la sombra de sus hermanos, cuyas estaturas y hazañas lo eclipsaban por completo.

El reino gozaba de una prosperidad y calma inquebrantable, supervisadas por un monarca que durante dos décadas había guiado a su gente con un equilibrio perfecto entre justicia y clemencia. Sin embargo, la paz del reino pendía de un hilo ante la inminente amenaza de un ejército bárbaro, cuya mera mención evocaba imágenes de destrucción y caos.

El rey, abrumado por la incertidumbre, convocó a sus vástagos y a la asamblea de los más sabios, buscando desesperadamente una estrategia para preservar su legado. Arul, el primogénito, con la confianza que le confería su linaje y su armadura, se adelantó para confrontar a los invasores. No obstante, su regreso marcado por la derrota fue un golpe devastador para el ánimo del reino.

Cuando el segundo y el tercer príncipe siguieron el mismo fatídico camino, el desaliento se anidó en cada corazón y esquina del palacio. Era entonces cuando la figura menos probable, Imamiah, se adelantó. Su propuesta, tan extravagante como su naturaleza delicada, desató carcajadas de incredulidad. Pero en sus ojos ardía una llama de convicción que ni el propio rey pudo ignorar.

Concediéndole siete arpas, el rey observó cómo Imamiah y su pequeño contingente de músicos se adentraban en el corazón de la tormenta. Lo que sucedió a continuación quedaría grabado en los anales de la historia y en el alma del pueblo. La melodía generada por las arpas, bajo la batuta de Imamiah, fue un canto de tal pureza y armonía que rompió las barreras del cielo, invitando a una orquesta celestial a unirse en un concierto divino.

El enemigo, confrontado no por la fuerza sino por la belleza inmaculada de la música, se encontró paralizado, incapaz de sostener su sed de violencia ante la magnificencia de la Música de las Esferas. La victoria de Imamiah no fue una de sangre, sino de espíritu y arte, una demostración de que incluso en la más oscura de las épocas, la luz puede prevalecer a través de los canales menos esperados.

La leyenda de Imamiah trasciende como un canto eterno a la fortaleza encontrada en la vulnerabilidad, a la valentía que reside en la gentileza, y al poder indomable de la esperanza y la belleza. Una historia que resuena no solo en la memoria del reino, sino en la esencia misma de la humanidad, recordándonos que incluso el más suave de los susurros puede silenciar el tumulto de la adversidad.

Ángeles del Mes de Noviembre