Select Page

Leyenda e historia de Santa Bárbara

Leyenda e historia de Santa Bárbara

El día de Santa Bárbara se celebra en muchos países de América y Europa el 4 de diciembre, fecha en la cual se supone su padre le quitó la vida hace más de 1700 años. Se le representa vestida de blanco con una capa roja, el rojo en el catolicismo representa el martirio y el amor encendido.

  • El amor a Cristo esta representado en la ostia y el cáliz (la copa).
  • El martirio está representado por la palma.
  • La torre significa: más que su sitio de encierro, simboliza la santísima trinidad, honrada por la santa en las tres ventanas de la torre.
  • La espada significa: el arma con la que recibió el martirio.

Se la invoca contra la muerte repentina

En alusión al padre fulminado por un rayo; de modo que la tradición acabó añadiendo que ella, antes de la muerte, prometió auxilio especial a quien la invocara en peligro de muerte sin confesión.

Es por eso que aparece portando el Viático, primero en forma de cáliz, y a partir de la época barroca, en forma de custodia. Por este patronazgo de auxilio sacramental en peligro de muerte, fue escogida como una de los Catorce Santos Auxiliares de la tradición germana.

A pesar de que fue jubilada del Santoral católico en 1969 por el Concilio Vaticano II convocado por el Papa Juan XXIII, al considerar que no había suficientes pruebas documentales que justificaran su Hoja de Servicios como tal.

Patrona del fuego y la pólvora

Ella es patrona de todas aquellas profesiones que manejan el fuego y la pólvora, y ello se aprecia, entre otras razones, por la advocación de numerosas profesiones que se acogen a su patronazgo, casi unánimemente a nivel mundial (de hecho, el polvorín de un barco recibía el nombre de “santabárbara”).

Hay muchas teorías en torno a esto, pero lo más probable es que todo ello proceda del rayo que mató a su padre: estallido, luz, fuego, trueno.

Y a partir de ahí, su patronazgo sobre artilleros, militares, bomberos, mineros; su advocación contra las tormentas, contra los incendios que todos conocemos de sobra (de hecho, el polvorín de un barco recibía el nombre de “santabárbara”).

Gracias a estos colectivos de profesionales, el culto a la  Santa ha seguido muy vivo hasta hoy.

Entre ellos podemos citar a los mineros, a los ingenieros de minas, a cuantos trabajan en la preparación de explosivos o la fabricación de armas de fuego (como es el caso de los ingenieros politécnicos españoles en su rama de armamento), a algunas marinas como la italiana, a un gran número de los cuerpos de bomberos como los de Francia y de Italia, de algunas poblaciones españolas y de la mayoría de las naciones de Iberoamérica, así como, por supuesto, a la casi totalidad de los artilleros del mundo cristiano e incluso de algunos países musulmanes.

Leyenda de Santa Bárbara

Cuenta la leyenda recibida de Metaphrastes (siglo X)  Santa Bárbara virgen y mártir nació, según la tradición, en Anatolia (actual Turquía) a orillas del mar Mármara alrededor del siglo III después de Cristo.

Su padre de nombre “Dioscoro” se conoce bastante debido a que su nombre figura en la historia  local de “ismidt – ismir” por los altos cargos que desempeño durante la ocupación romana en Turquía. Este hombre era igual que la mayoría de los ricos y poderosos de su tiempo un militar de carrera.

Si realizamos el perfil de este personaje nos aproxima al prototipo de hombre de su posición social y época, donde predominaba la brutalidad, el orgullo, el autoritarismo y un deseo de mantener su estatus social y político por encima de cualquier cosa.

La madre de Bárbara se llamo “Repe” se sabe que era de origen judío. Pero el carácter de su papel en la vida de Bárbara fue borrado por el paso de la historia.

En aquella época los padres ejercían sobre las hijas el control absoluto de sus vidas, ya que el matrimonio era por lo general un acuerdo, un negocio de familia mas que se podía realizar, y si la muchacha era bella e inteligente como Bárbara, era mucho mejor para los propósitos de su padre, un hombre materialista que siempre guardo a Bárbara para casarla con un joven de excelente familia para así lograr algún tipo de alianza que lo ayudara a multiplicar su fortuna.

Cuanta la historia que un día “Dioscoro” recibió una orden de ir a cumplir una campaña militar al servicio de Roma. Tal viaje significaba la necesidad de ausentarse de su casa un largo tiempo.

Bárbara en aquel momento contaba solo con 9 años de edad, pero con su encanto atraía ya a muchos pretendientes, los cuales no eran del agrado de su padre.

Ante la pregunta de qué hacer con la niña, de evitar que durante su ausencia se uniera a alguien (recordemos que a esa época se veían matrimonios a los 10 y 11 años de edad) entonces el padre decidió encerrarla en una torre que se construyo especialmente para aislar a Bárbara; primero de los hombre y segundo de los propagadores y seguidores de una doctrina que era muy mal vista en la clases pudientes y en las altas esferas del poder imperial: el cristianismo.

El encierro de Bárbara en la torre no fue concebido por su padre como una pena carcelaria, por el contrario a la niña se le doto en el interior de ese lugar de todas la comodidades de acuerdo a su nivel social de su familia.

Es importante resaltar que el encierro de las hijas por parte de los padres, que por una u otra razón debían ausentarse del hogar, era una práctica común entre la gente pudiente de ese país, cultura y tiempo.

La torre de Bárbara estaba dividida en cuatro niveles distribuidos así:

  • Una planta baja destinada a los soldados y servidumbre, primero y segundo piso destinado al uso exclusivo de la niña y..
  • Una platabanda que hacía las veces de mirador, donde montaban guardia permanente los militares  encargados de la custodia.

La torre tenia inicialmente dos grandes ventanas, a través de las cuales el edificio se ventilaba y el sol podía entrar en todo su esplendor, lo que garantizaba una temperatura fresca en los días de invierno o verano.



seguir leyendo en página: