Ángel Número 46 Ariel

Ángel Número 46 Ariel, InfoMistico.com

Número: 46
Árbol de la vida: esfera de Tiphereth y y significa “Belleza”
Energías planetarias: Sol y Venus
Signo: Escorpio
Regencia en el Zodiaco: 15° al 20° de Escorpio, 14° Tauro, 26° Cáncer, 6° Libra, 20° Sagitario y 1° Piscis
Significado: «Dios es mi luz»
Príncipe: Árcangel Rafael
Horario de regencia: 15:00 a 15:20

Ángel 46 Ariel: Guía y confianza para conquistar tus sueños

El Ángel Ariel, un ser de luz en la mística tradición de los 72 Nombres de Dios, quien emerge como una fuente de inspiración y certeza en momentos de duda y desasosiego. Es mucho más que un simple nombre en una lista celestial de los 72 Nombres de Dios.

Es una energía vibrante, un aliado en tu camino hacia la realización personal. Este ángel, que ocupa el lugar número 46 entre los 72 Nombres de Dios, es conocido como el portador de confianza y certeza.

Su misión es clara y poderosa: ayudarte a conquistar tus temores, fortalecer tu confianza, y guiarte hacia el éxito mediante la seguridad en tus propios pasos.

Ariel es el soplo de valentía que necesitas cuando la duda te asalta. Si sientes que tus metas son inalcanzables o que tus planes se desmoronan, este ángel te ayuda a reconstruir tu autoconfianza. ¿Tienes un sueño pero no sabes cómo empezar? Ariel te asiste en definir claramente tus metas y en trazar un camino realista para alcanzarlas.

Desde tiempos antiguos, Ariel ha sido asociado con los sueños y revelaciones. Si buscas comprender aspectos misteriosos de tu vida o del universo, este ángel puede ser un guía esclarecedor. Te recuerda la importancia de ser agradecido, reconociendo las maravillas y regalos que la vida y el divino nos ofrecen.

Trabajando codo a codo con el Arcángel Rafael, Ariel extiende su amor y curación no solo a los humanos, sino también a los animales y a la naturaleza, reforzando un vínculo sagrado entre todas las formas de vida.

Llamar al Ángel Ariel es un acto de apertura del corazón y de la mente. Puedes invocarlo a través de la meditación, la oración, o simplemente expresando tus deseos y preocupaciones con sinceridad. Imagínate a ti mismo tomando pasos firmes y seguros, guiado por la luz de Ariel, hacia la realización de tus sueños.

El Ángel Ariel no es solo un símbolo o una figura mítica; es una presencia viva, dispuesta a ayudarte a encontrar tu camino en la vida. Su mensaje es claro: dentro de ti reside la fuerza y la capacidad para lograr lo que te propones. Con Ariel a tu lado, cada paso que des estará lleno de confianza, propósito y luz.

Como invocar al Ángel 46 Ariel (fechas y horarios)

  • Horario: 15:00 a 15:20
  • Regencia calendario judío: 29 de Tishréi al 3 de Jeshván, 5785
  • Regencia calendario gregoriano: 31 de Octubre al 4 de noviembre, 5 de mayo, 16 de julio, 26 de septiembre, 7 de diciembre y 17 de febrero

Las fechas indicadas se refieren al año de regencia aproximada al año 2024. El ángel físico determina la posición del sol por quinario (conjunto de cinco grados) en su carta natal. El ángel emocional por la posición del sol por grado zodiacal y el ángel mental depende de la hora local real de nacimiento. Se necesita un cálculo preciso. Si está interesado en descubrir realmente sus ángeles de nacimiento correspondientes al día de su nacimiento, haz click aquí ↵

Ángel Número 46 Ariel, InfoMistico.com

Letras hebreas Ángel 46 Ariel

Ángel Número 46 Ariel, InfoMistico.com

AYIN – RESH – YOD

Adquirir Certeza

Para aprender a invocar y meditar con los 72 Nombres de Dios visita el siguiente enlace »

Salmo 38, Versículo 22

Ángel Número 46 Ariel, InfoMistico.com
No me desampares, oh Señor; Dios mío, no te alejes de mí

Los Protegidos del Ángel 46 Ariel

Aquellos que tienen la fortuna de ser amparados por el Ángel Ariel poseen una chispa divina que ilumina su ser interior. Este ángel les brinda una claridad mental excepcional, permitiéndoles observar el mundo con una creatividad y perspicacia sin igual. La vida para ellos es como un lienzo en el que plasman sus más grandes logros y aspiraciones.

Ariel comunica a sus protegidos mediante sueños profundos, que son ventanales a verdades eternas y conocimientos universales. Así, incluso mientras duermen, continúan su viaje de aprendizaje y descubrimiento.

Los bendecidos por Ariel poseen una combinación única de fuerza y delicadeza, sabiduría y humildad. Aunque son reservados, tienen la habilidad innata de abordar y solucionar las adversidades con precisión y en el tiempo oportuno. Su atracción hacia la meditación y el misticismo es innegable, buscando siempre comprender los misterios más profundos del universo.

Con una mentalidad innovadora, no es raro encontrarlos explorando técnicas modernas, como la tecnología digital, la radiestesia o la radiónica, para complementar su viaje espiritual. El deseo de servir y ayudar al prójimo los impulsa, haciendo uso de sus descubrimientos para el bienestar colectivo.

En la sociedad, los nacidos bajo la tutela de Ariel suelen destacar, siendo líderes naturales y mediadores. Siguen el principio de que el diálogo es la llave para el entendimiento y la unidad. Respetan profundamente a aquellos que han caminado antes que ellos, y tienen un compromiso intrínseco con la excelencia en cada aspecto de su vida.

Visualmente, su aura resplandece, como si una corona astral de oro, símbolo de la sabiduría pura, adornara su cabeza. Ellos encarnan el equilibrio perfecto entre la fortaleza humana y la búsqueda divina.

En el ámbito profesional, suelen triunfar en campos que requieren empatía y entendimiento, como recursos humanos. Además, su fascinación por la naturaleza, los minerales y las plantas a menudo les lleva a explorar caminos relacionados. Y gracias a su carisma innato, no es sorprendente encontrarlos brillando en el mundo artístico.

Los protegidos del Ángel Ariel son verdaderamente especiales, portando una luz que guía, inspira y transforma a quienes les rodean.

Bifrons: El Enigma Qliphótico de Dualidad y Poder

Aspectos Negativos (Ángel Qlifot 46)

El Conde Bifrons, dentro de la esotérica y enigmática tradición de la Qliphoth, es una entidad de gran complejidad y múltiples facetas.

Este ser, considerado como el Ángel contrario de Ariel, asociado con el nombre de Dios número 46, se destaca no solo por su dominio sobre un contingente significativo de entidades infernales – gobernando sobre seis legiones de demonios – sino también por su vasto conocimiento y habilidades en áreas que van desde las ciencias ocultas hasta las físicas.

Bifrons posee un conocimiento profundo sobre las propiedades esotéricas y mágicas de diversos minerales y tipos de madera. Esta sabiduría abarca no solo sus usos en rituales y construcciones mágicas sino también en la curación y la protección contra energías negativas.

Como un maestro necromántico, Bifrons se especializa en la invocación y comunicación con los espíritus de los muertos. Él puede iluminar los aspectos más oscuros del más allá, permitiendo a los practicantes de la magia negra acceder a conocimientos secretos y olvidados. Sin embargo, su dominio también implica riesgos, ya que los espíritus invocados pueden ser engañosos o malintencionados.

Tiene la capacidad inusual de trasladar físicamente los restos mortales, una habilidad que le permite manipular la energía y la presencia de los espíritus en distintos lugares. Esta habilidad es particularmente relevante en rituales que requieren una fuerte conexión con el mundo espiritual.

No se limita únicamente a las artes oscuras; Bifrons es versado en enseñanzas más ‘tradicionales’ como la astrología, geometría, matemáticas y otras ciencias. Esta dualidad de conocimientos resalta la naturaleza multidimensional del Conde.

El nombre de Bifrons ha sido históricamente asociado con el ídolo Baphomet, mencionado en los juicios a los Caballeros Templarios.

Esta entidad, representada con dos cabezas, simboliza un conocimiento dual y profundo, que abarca tanto el pasado como el futuro, simbolizando así la naturaleza omnipresente y omnisciente de Bifrons. La conexión con el Dios Romano Janus (Bifrons) sugiere una fusión de culturas y creencias, donde Bifrons actúa como un puente entre varios mundos y épocas.

En la iconografía oculta, Bifrons a menudo se manifiesta como un lobo monstruoso, una figura que representa tanto la ferocidad como la astucia. Esta forma animal puede transformarse en un hombre a voluntad, lo que le permite interactuar de manera más directa con los practicantes de las artes oscuras y los buscadores de conocimiento.

La figura de Bifrons, por su naturaleza compleja y multidimensional, requiere de un enfoque cauteloso y respetuoso. Sus enseñanzas y habilidades, aunque potencialmente valiosas, también conllevan grandes riesgos, especialmente en el ámbito de la necromancia.

La indulgencia y la precaución deben equilibrarse al tratar con un ser de tal magnitud y poder. Su conocimiento abarca lo esotérico y lo práctico, lo ancestral y lo moderno, siendo un testimonio de la riqueza y profundidad de la tradición qliphótica.

Leyenda del Ángel Ariel: La verdadera belleza

Después de un largo día de estudios y exámenes agotadores, Ariel se arrastró a casa, cansada hasta los huesos. Tras una cena ligera, se metió en cama, anhelando el descanso. «Dormiré profundamente», pensó, buscando refugio en sus sueños.

Tan pronto su cabeza tocó la almohada, su espíritu salió volando de su cuerpo fatigado, directo al Reino de Anhelo, un lugar donde los sueños se hacen realidad. Allí, un anciano ágil y de voz suave, vestido de azul celeste, la esperaba.

«Sígueme, Ariel, y te mostraré lo que desees», dijo.

«¿Cómo sabes lo que quiero?», preguntó Ariel, desconcertada.

«No te preocupes, sé lo que necesitas saber sobre ti», respondió él enigmáticamente. Ariel lo siguió y, en un instante, se vieron en otro mundo, un lugar de belleza inimaginable.

«Decide ahora», urgió el anciano.

De repente, Ariel se transformó en la mujer más hermosa del universo. Cuando se volteó para agradecer, el anciano había desaparecido.

Al despertar, Ariel se encontró en su casa, convertida en la chica más atractiva del lugar. Pero su felicidad se desvaneció cuando sus amigos se alejaron, celosos de su arrogancia. Llena de remordimientos, ansiaba volver a ser la sencilla y humilde Ariel de antes.

«Eres capaz de más que eso», escuchó una voz familiar.

El anciano, sonriente, apareció de nuevo.

«¿Qué puedo hacer para cambiar?», preguntó Ariel.

«Solo tienes que desearlo», aconsejó él.

Siguiendo al anciano una vez más, Ariel se encontró ante tres cofres: armonía, riqueza y poder. Escogió el último, pero un estruendo la devolvió a su cuerpo. Al asomarse por la ventana, vio a dos niños peleando. Tras llamarlos, se abrazaron inmediatamente.

Ariel comprendió que su verdadera belleza era la capacidad de infundir paz y amor, una belleza más profunda que la física, una belleza que trae armonía eterna.

Ángeles del Mes de Octubre