Ángel Veuliah – Número 43 – Príncipe Rafael

Ángel Veuliah
Los que han nacido bajo la influencia de este ángel poseen una voluntad admirable, y su sentido de la justicia los convierte en grandes líderes, mientras que por su energía y creatividad podrán destacarse a nivel empresarial o militar

Número: 43
Árbol de la vida: se sitúa en la esfera de Tiphereth significa “Belleza” = תפארת
Significado: Rey Dominador
Nombre en hebreo: וָוָלָיָה
Príncipe: Rafael
Planeta: Sol
Horario de regencia: de 14:00 y las 14:20 horas
Regencia: Los nacidos entre el 18 y el 22 de octubre lo han hecho bajo la influencia de Veuliah. Otros días de regencia: 01 mayo, 13 julio, 24 septiembre, 06 diciembre y 17 febrero.

Ángel Veuliah

  • Este ángel se le debe invocar para librarse de la persecución, la esclavitud y conseguir la victoria sobre nuestros enemigos y libera a los esclavos, los deprimidos.
  • Influye en la prosperidad de empresas y fortalece a los destacados. Es sinónimo de dominio y poder.
  • Si queremos crear un imperio, conviene hacerlo en los días y horas de Veuliah, porque la prosperidad no tardará en aparecer.

Como invocar al Ángel Veuliah

La invocación del ángel Veuliah es preciso que sea entre las 14:00 y las 14:20 horas.

Para invocar su fuerza y poder, primero reza el salmo o salmos elegidos, después llámalo por su nombre y por último realiza la petición concreta que quieres hacerle.

Los nacidos bajo la regencia del Ángel Veuliah

  • Los que han nacido bajo la influencia de este ángel poseen una voluntad admirable, y su sentido de la justicia los convierte en grandes líderes, mientras que por su energía y creatividad podrán destacarse a nivel empresarial o militar.
  • Tiende a tener un comportamiento íntegro, tendrá éxito en su trabajo, conquistando la confianza por los servicios prestados.
  • Su influencia será dotada entre personas famosas, conocidas y poderosas, obteniendo prestigio entre ellas.
  • Utilizará ideas modernas y acciones estratégicas para consolidar su posición.
  • Se manejará con prudencia evitando obstáculos, observando cuidadosamente cada camino antes de dar un paso tendrá muchos conocimientos adquiridos a través del trabajo.
  • Será noble, sincero, altruista  en sus relaciones. Conquistará su propio lugar por su autoconfianza, buen humor, sin desperdiciar energía en conflictos íntimos. Por consiguiente, los nacidos en los días y en las horas de Veuliah serán personas cuyas vidas serán un paraíso y todo les será dado en abundancia sin necesidad de esforzarse por conseguirlo.
  • Profesionalmente tendrá éxito como empresario, político, científico o en actividades relacionadas con la medicina.
  • La investigación también será adecuada, pues su paciencia lo puede encaminar hacia grandes descubrimientos.

Aspectos negativos del Ángel Veuliah

  • Domina las discordias entre patrón y empleado o entre socios, la destrucción de empresas, las catástrofes, la ruina, los accidentes, el apetito insaciable, el egoísmo ilimitado, el dogmatismo, las intrigas y los malos consejos.
  • Cuando Veuliah nos manda sus energías por la vía del abismo, desaparece la unidad, desaparece el combate espiritual, y como las influencias penetran por la tierra, el objetivo del combate es de orden material; combatimos por una causa, por un partido, con el grado de obcecación necesario para que actuemos convencidos de que aquella causa es la buena, que aquel partido es el de la verdad.
  • Nos pasaremos así la vida librando luchas vanas, experimentando todos los horrores de la guerra y de la discordia, hasta que al final, tras haber derramado mucha sangre, veamos en el adversario a nuestro hermano y sintamos por él una irresistible inclinación amorosa. Entonces estaremos preparados para el gran combate esencial en nuestro fuero interno y emprenderemos la conquista del paraíso.

Cita bíblica del Ángel Veuliah

“Mas yo a ti he clamado, oh Señor, Y de mañana mi oración se presentará delante de ti.”

Salmo 88, versículo 13.

Oración para invocar la ayuda del Ángel Veuliah

“Veuliah, Haz que en mi fuero interno resplandezca la luz para que mis sentimientos se acomoden a las exigencias del orden universal. Haz que mi amor se complazca en todo lo que es noble y elevado.

Haz que mi fuerza interior se proyecte hacia objetivos sublimes. Que mis sentimientos, Señor Veuliah, se integren armoniosamente al mundo mental, que sean los felices inspiradores de mi razón y que unos y otros puedan ser generadores de conciencia.

Si me has designado, Señor, para hacer tu guerra, presérvame de todo odio, de todo rencor; que mi violencia no pueda tener otro objetivo que el de tu justicia; que mi brazo armado sea aquel a través del cual es restituida la virtud y la libertad.

Señor Veuliah, no permitas que para mis hermanos pueda jamás ser el tirano, sino el que presta la fuerza y el valor para permanecer en el seno de tu justo rigor”.

Ángel Veuliah “La Empresa Mas Próspera”

El rey Daleth acababa de cumplir 84 años de edad, y la verdad, se sentía cansado para seguir gobernando. Ya no era el ardiente joven que a los 21 años fue nombrado monarca de Hesed, la tierra de la abundancia. Su vitalidad se habla apagado con el paso de los días y ahora sabia que debía ceder el cetro del poder a sus herederos.

Pero esto que parecía tan simple no le resultaba tan sencillo. Conocía la naturaleza de sus hijos y sabía que de dejar la corona en manos de uno de ellos los demás se disputarían ese derecho. Con esa preocupación, el soberano Daleth convoco a los Siete Ancianos y busco en ellos la voz de la sabiduría que durante todos aquellos años habían demostrado.

— Sabios Consejeros, quiero que seáis vosotros los primeros en conocer mi voluntad de abandonar este cetro. Las fuerzas físicas me traicionan y apenas si me responden cuando las necesito. Mi ciclo en este mundo carnal llega a su fin y es hora de que uno de mis hijos herede el trono y ocupe mi puesto.

Las palabras del rey estaban muy meditadas y los sabios se dieron cuenta de ello.

— Tenéis razón Majestad, pero vuestra preocupación no parece ser esa – dijo uno de los ancianos.

— Es cierto, mi preocupación amigos míos es saber a quién elijo como heredero – explico el rey.

Todos comprendieron la causa que afligía el corazón del noble rey, y conmovido por ello, el más sabio de los Ancianos, dijo:

— Tal vez haya una solución Majestad. Hacedle participar en una prueba y aquel que consiga vencer ese será el elegido para tan elevada misión -explico el anciano.

— Si – exclamo el rey con cierta euforia -, puede ser una buena idea. Sin demorarlo por las tiempo, todos se pusieron a pensar en una prueba eficaz, y entonces…

— Ya lo tengo – grito el anciano que acababa de ser iluminado -. La corona será para aquel que consiga presentarnos la empresa más prospera.

Así fue, como los cuatro hijos se pusieron a trabajar en la elaboración de la empresa que le diese más frutos. Tenían para ello tres meses, al final de los cuales debían presentarse de nuevo ante su padre.

El tiempo pasó rápidamente y el día esperado llego. Los cuatro aspirantes se presentaron puntualmente ante su padre, el cual les dijo:

— Veamos, ¿que tenéis que ofrecerme?

— Padre, tu hijo Arien ha descubierto nuevas tierras y las pone bajo tu poder, son las más ricas de cuantas hemos conocido – dijo uno de sus hijos.

— Amado padre, tu hijo Canciah ha descubierto nuevos yacimientos de agua y con ellos nuestras tierras serán más fértiles – dijo otro de los hijos.

— Padre, tu hijo Libraiah, ha descubierto el modo de volar, y con ello nuestro reino se podrá ampliar.

— Padre tu hijo Veuliah, tan solo puede ofrecerte sus servicios, su capacidad para trabajar – expreso el último de los hijos.

El rey tras oírles, se reunió de nuevo con los siete ancianos y tras un breve intercambio de opiniones, todos coincidieron en el candidato que iba a ser elegido. El rey Daleth reunió a sus cuatros hijos y les dijo:

— Tras haber consultado la sabiduría de los Ancianos, y por unanimidad, mi voluntad es que sea Veuliah el próximo rey de Hesed. Esta tierra ya es lo suficientemente grande como para desear nuevos continentes, es rica en agua y no pretende anchar sus fronteras. En cambio, si necesita unas manos fuertes y trabajadoras que cultive y administre las abundantes semillas que poseemos.

Así fue, como Veuliah gobernaría el reino de Hese, y durante todos sus años de soberanía, llevó la prosperidad a todas sus empresas.