Rituales de fin de año en tiempos de crisis

Rituales de fin de año en tiempos de crisis

En un recorrido del equipo del Diario Últimas Noticias por algunas zonas de la ciudad de Caracas se encontraron con diversos precios de los productos necesarios para atraer la suerte. A pesar de la pelazón que dejó el festín del 24 de diciembre hay quienes se proponen cumplir rituales el 31 en búsqueda de la prosperidad económica y el amor.

A pesar de la Crisis en Venezuela la gente hace sus Rituales de Fin de Año

En un recorrido del equipo de Últimas Noticias por algunas zonas de la ciudad se encontró con diversos precios de los productos necesarios para atraer la suerte, ropa intima amarilla, uvas, globos del dinero, mandarinas y vinos champañizados.

En la avenida intercomunal de Antímano se consigue las pantaletas amarillas entre 30 y 40 bolívares, las uvas a 100 el kilo, los globos del deseo cuestan entre 6o, 70 y 100 y los venden con las explicaciones de cómo se enciende; el vino a 70 y la ponche crema en 90.

Betty Herrera dijo que en su hogar se despide el año viejo cumpliendo todos los rituales, “este año todo está caro, pero se compra un poquito de cada cosa, hay que regatear para comprar todo, lo importante es pedir lo mejor para el país”.

En el centro de la ciudad, algunas damas compraban los estrenos para el 31 y la ropa íntima amarilla. Los buhoneros, como Iris Salazar, las venden en entre 20 y 40 bolívares “yo tengo 16 años en esto en Cruz Verde, la gente le tiene fe a esta tradición”.

En el mercado de San Jacinto hay para todos los gustos y precios

En una tienda cerca de la Catedral estaban las económicas, pantys a 10, hilos a 17 y bóxer entre 35 y 45. Juana Rodríguez, habitante de La Vega, se llevaba para sus hermanas y primas, porque “hay que caminar y buscar lo más barato, así hicimos con los ingredientes para las hallacas, rendimos la plata para poner una mesa decente la noche de Año Nuevo”.

En varias sitios de Caracas las mandarinas se consiguen a 10 bolívares el kilo, pero los precios de las uvas oscilan entre 100, 120 y 180 bolívares, por lo que María Acosta, habitante de Caricuao, dijo que este año será difícil para una familia numerosa comerse las doce.

No acatan prohibición. Y los globos del deseo se consiguen en calles y avenidas con precios por encima de los 60 bolívares. La comercialización de este producto se hace en forma discreta porque su uso y venta fueron prohibidos por los Bomberos del Distrito Capital por el riesgo de que puedan hacer combustión por sus componentes de parafina y papel.

Ayer, en la avenida Lecuna, cerca de la Torre El Chorro, en la Catedral, Avenida Urdaneta y El Silencio se observaban las ventas encaletadas de los juegos pirotécnicos.

@ Norma Rivas Herrera para El Diario Últimas Noticias