Sol en Libra

Sol en Libra

La segunda mitad del año astrológico y la proximidad del equinoccio de otoño están marcadas por la entrada del Sol en Libra el jueves 22 de septiembre. Esto marca el comienzo de un ciclo particularmente excepcional que está cargado de una energía espiritual potente e intensa.

Sol en Libra, en busca del equilibrio, Sol y Mercurio se cruzan

A pesar de que el otoño aparece en el norte del mundo y la primavera aparece en el sur desde el punto de vista climático, el efecto otoñal impregna todo el planeta desde el punto de vista energético, astrológico y psicológico.

Este ciclo es oportuno para establecer ese equilibrio, ese centro, entre los requerimientos de nuestra individualidad y los de la colectividad. Es una influencia espiritual cuyo significado tiene que ver con aprender a equilibrar la energía de nuestro yo personal, nuestro ego, con las del resto de la humanidad.

Desde una perspectiva más espiritual, este equilibrio tiene que ver con nuestra vida cotidiana, nuestros deseos egóicos y las lecciones que debemos aprender para conectarnos con el todo más grande y universal.

Para vivir con la comprensión de que realmente hay una energía en común para toda la humanidad, que se refleja de forma única en cada uno de nosotros, debemos disminuir específicamente nuestro ego para dar cabida a una realidad que está más allá de nuestros sentidos.

Es el momento de aprender a centrarnos y mantener el equilibrio estable porque hacerlo nos traerá paz, armonía, claridad mental y relaciones llenas de amor y justicia.

Energía de Libra

Las energías de Libra nos sirven para recordar que encontrar el equilibrio no es fácil, que el centro de la balanza es la zona de mayor poder y que si fortalecemos ese centro, lograremos el equilibrio.

Para poder sintonizar con todo lo que nos rodea desde una perspectiva igualitaria, armónica e integrada, el Sol en Libra pierde sus atributos fundamentales y se coloca en una posición astrológica conocida como “caída”, que denota que el ego, el núcleo de nosotros mismos, es débil en este momento.

El signo de Libra es ideal para fomentar las relaciones con los demás, equilibrar la balanza y garantizar que nuestros propios deseos no se produzcan a expensas de los de los demás.

Es el momento de recordar que nuestros derechos terminan donde lo hacen los de nuestros semejantes, y es sabio considerar el hecho de que las cosas que necesitamos en la vida dependen de otras personas, y que por nosotros mismos somos incapaces de sobrevivir en este mundo.

Mes de Libra

El mes de Libra es un periodo de iniciación, un ciclo durante el cual los que siguen un camino espiritual realizan rituales para avanzar en niveles de maestría.

También es un momento en el que se activa el chakra “anahata“, el punto energético vinculado al corazón, nuestras emociones y nuestro sistema inmunológico. Esto es significativo porque nuestro bienestar emocional depende en gran medida de nuestro bienestar físico.

Comprenderemos que cuanto más tengamos, más recibiremos, y que cuanto más capacidad y disposición tengamos para contribuir, más conscientes seremos de todo lo que tenemos y podemos acceder gracias a otras personas.

Por decirlo de otra manera, la influencia que existe actualmente es favorable para que nos demos cuenta de nuestro propósito en la vida en relación con los demás: qué podemos aportar, cómo podemos ayudar, qué sabemos hacer que sea útil para los demás, y es el momento de dar en lugar de esperar a ver qué nos dan.

Y cuando decimos “dar”, no nos referimos solo a la limosna o a los regalos; también nos referimos a que cada uno de nosotros tiene algo que ofrecer, algo en lo que es bueno y que puede beneficiar a los demás.

Si somos conscientes de ello y realizamos nuestro trabajo con amor, podremos mantener la armonía en nuestras relaciones humanas, así como la armonía en nuestro interior.

Movimiento retrógrado de Mercurio

El movimiento retrógrado de Mercurio ha descentrado las energías de Libra, pero saldrá de este signo cerca del momento en que el Sol, con su energía vital, active las mejores cualidades libranas, favoreciendo que podamos concentrarnos y lograr el equilibrio.

Mercurio entra en Libra casi simultáneamente con la entrada del Sol en Virgo, y sus signos se “cruzan”.

El día 25 habrá luna nueva, y tanto el Sol como la Luna estarán en el signo de Libra, favoreciendo la claridad mental y la fuerza. Esto nos permitirá visualizar y concentrarnos intensamente en algo que exprese un fuerte deseo y sea coherente con la armonía, la paz y el amor del signo de la balanza.

Seis planetas están en movimiento retrógrado, lo que nos anima a reforzar nuestra fortaleza interior y nuestra introspección, centrándonos en el núcleo que mantiene el equilibrio para que nuestros deseos se cumplan con justicia y sin causar daño a los demás.

Artículos relacionados con este tema

Con información del astrólogo venezolano Pedro González Silva