Mabon y el Equinoccio de Otoño

Mabon y el Equinoccio de Otoño

Mabon es una festividad con motivo del equinoccio de otoño. Se celebra en la víspera del 22 de Septiembre en el hemisferio norte y del 22 marzo en el hemisferio sur. Astrológicamente, en este momento el Sol entra en el signo de Libra y el día y la noche igualan su duración.

Mabon el Equinoccio de Otoño

Otros nombres que recibe esta celebración son los de Cosecha del Vino y Festival de Avalon. El Cornucopia o “cuerno de la abundancia” es el símbolo por excelencia del Mabon.

En la festividad de Mabon, (palabra Galesa que significa Buen Hijo, era un Dios Gales que simboliza el principio masculino de la fertilidad), se celebra la segunda cosecha y es de gran importancia agradecer al Dios y la Diosa por las bendiciones que nos han dado hasta ahora, y por lo que hemos cosechado en el camino de nuestras vidas.

Debemos de comulgar con la divinidad y celebrar la abundancia de bendiciones que trae el solamente estar vivos. Los Druidas la llamaban Mea’n Fo’mhair, la segunda cosecha y honraban al Dios del Bosque representado como un hombre verde, ofreciendo libaciones de sidra y vino a los árboles.

Es el momento de agradecer al Dios y a la Diosa las bendiciones que nos han otorgado hasta ahora, de mirar hacia los esfuerzos del pasado y ver los frutos que han dado.

Se trata de una festividad donde reina la alegría, celebrando la abundancia y la generosidad de la Tierra. Como segunda cosecha completa la recolección del grano que comenzó en Lughnasadh.

Pero ahora se trata también de un momento de equilibrio: las fuerzas de la oscuridad y de la luz se encuentran en igualdad. Es el equinoccio y a partir de ese momento, la oscuridad ganará terreno hasta alcanzar su punto máximo en Yule (solsticio de invierno).

La tradición agrícola del dios de la fertilidad

El dios de la fertilidad que tenía su máxima fuerza en Lughnasadh, se debilita, envejece y pronto morirá con la llegada del Samhain, el 1° de noviembre.

Mabon es el momento de prepararse para despedirlo y reflexionar sobre el ciclo de la vida (nacimiento, crecimiento, madurez y muerte). Como en toda cultura clásica pre-cristiana, el tiempo no tiene un creador sino que se engendra a sí mismo en una infinita serie de ciclos.

El mensaje de la fiesta de Mabon es que se debe recordar y aceptar que todas las cosas tienen un final, pero con la conclusión de que cada final comporta asimismo un nuevo comienzo.

Tradicionalmente en este día se comen vegetales, granos, y frutos de la época, en especial los productos hechos del maíz. Algunas de las tradiciones de esta época incluyen la vendimia, cosechar y pisar la uva. Recolectar hierbas y hacer coronas de hiedra y avellano para el dios anciano.

También se hacen adornos en forma de Cornucopias

(Cuerno de la abundancia) como símbolo de la abundancia de las cosechas. Los colores de esta festividad son los colores otoñales, los rojos, anaranjados, dorados, marrones y violetas, que permiten sintonizar con las energías de este día.

Y muchas son las deidades veneradas: Demeter, Persefone y Hades; las Musas, a Dionisio y Baco (deidades del vino), a la divinidad en su aspecto de madre, a Morgana, la dama serpiente, como también a Thor, Mabon, Hermes, Hotei.

Además de todas las figuras de la Diosa Madre, que en este momento tomará forma de Anciana. El maíz es imperante ya que es un símbolo del Dios sol y de la abundancia. Curiosamente hay una tradición en la cual se hacen muñecas de maíz, o corn dollies, las cuales son símbolo de la sexualidad femenina, de la Diosa madre.

Esto se hace con la cubierta de la mazorca de maíz, las amarras con cordones hasta que haces una forma humana y ahí tienes tu representación de la Diosa. Puedes guardarla en un lugar que sea seguro para ti durante todo un año, y en la próxima festividad de Mabon, la quemas en el fuego. Así marcas el comienzo de un nuevo ciclo en tu vida, y permites que la prosperidad te llene.

El Equinoccio de Otoño marca el comienzo de una época de serenidad

El verano ha perdido fuerza y las hojas de los árboles comienzan a dorarse. Poco a poco, la Naturaleza invita al reposo y a la relajación, al descanso, antes de que comiencen los duros meses de invierno.

En esta celebración, hay que estar llenos de gozo, ver lo que nos a traído la vida, lo que hemos cosechado en este camino de aprendizaje. Nuestra mentalidad debería de ser una de agradecimiento a la Divinidad, y los rituales mejores aspectados son los que tengan que ver con la acción de gracia, bendiciones de la tierra, bendiciones y protección, el dejar malos hábitos o situaciones atrás, y el buscar en nuestras almas aquello que queramos cambiar o mejorar.

Mabon y su equivalente en la mitología griega

A veces esta fiesta es llamada Modrón, la madre tierra. El mito relata que Mabon, hijo de Modrón, nace la noche del equinoccio y desaparece tres noches después.

La pena de Modrón es equivalente a aquélla de la diosa griega Demeter, cuando desaparece su hija Kore, quien había ido a recoger flores y nunca regresó. Demeter se lamenta y la busca por todo el universo durante días.

Finalmente, Helios, el sol, que lo ve todo, le informa que Kore fue raptada por Hades y llevada al mundo subterráneo de los muertos para ser su reina.

De ahí en adelante Kore será conocida como Persephona. Furiosa, Demeter, la diosa de las cosechas, detiene la fertilidad de la tierra, los sembradíos se secan, la vida se agota y el verde deviene ocre. Desesperado, Zeus logra finalmente llegar a un acuerdo entre Demeter y Hades en el cual Persephona pasa la mitad del año sobre la tierra con su madre y la otra mitad como reina del mundo inferior junto a su esposo – dando lugar a las estaciones.

Cuando Perséfone está ausente, la tierra palidece con la tristeza de Demeter da lugar al invierno. Cuando Perséfone regresa a la tierra para alegría de su madre, la vida vuelve a resplandecer.

Mabon es también el comienzo del otoño y marca el momento en que Perséfone vuelve a descender al mundo inferior. El comienzo del otoño es la época del año en que se celebraban los Misterios Eleusinos Mayores.

Equinoccio de Otoño — 22 de Septiembre

Artículos Relacionados