Luna Llena en Piscis — 1 y 2 de Septiembre 2020

Luna Llena en Piscis

Damos comienzo al último mes del verano/invierno con una Luna Llena en Piscis, y llevo más de dos días sentándome a escribir sobre ella (sin poder ni siquiera iniciar el primer párrafo), mientras la veo formase en mi ventana.

Luna Llena en Piscis

Haciendo honor a la energía pisciana, la concentración me cuesta y me distraigo más de una vez con diferentes pequeñas cosas y cuando vuelvo a tratar de concentrarme ya estoy distraída por algo más.

Mantener la atención en una Luna de Agua, parece más difícil que nunca. Puedo sentir en mi interior como si las olas del mar se azotan sobre mi piel y hasta mantenerme sentada en la misma posición parece un gran esfuerzo de concentración.

Y es que el agua, no sólo no tiene forma sino que es difícil contenerla. Está en constante movimiento en un interminable va y ven.

Piscis entra y sale de sus diferentes estados emocionales como si estuviese en una barca en altamar que se niega a llegar a puerto. Es que la experiencia del agua es aprender a construir algún tipo de contenedor para poder recogerla y utilizarla favorablemente.

Práctica intensa y disciplinada

Siendo Virgo su signo opuesto, (donde a menudo se encuentra la respuesta), el desarrollo de una técnica, la práctica intensa y disciplinada de alguna forma de disciplina, le ofrece a Piscis infinitas posibilidades.

Para poder expresar la música que emana de nuestro interior debemos aprender a tocar algún instrumento, por ejemplo. Para poder bailar, o cantar debemos entrenar nuestro cuerpo diariamente, para poder crear, debemos enriquecernos de alguna técnica que le enseñe a nuestro cuerpo a estar entrenado para que pueda fluir.

Controlar para poder después dejar fluir. Piscis tiene una conexión directa con Neptuno, que recorre su propio signo en estos tiempos, y que es como el teléfono con línea directa a la Inspiración.

La Inspiración sin la técnica es frustrante, y la técnica sin la Inspiración también

El agua es el elemento indispensable para la creación. La naturaleza sin agua no podría evolucionar. Encontrar un balance entre estos dos aparentes polos opuestos es el trabajo de esta polaridad Piscis-Virgo que esta Luna Llena nos recuerda.

La Luna en Piscis nos pone en contacto con nuestra intuición divina, con el Misterio de la Inspiración. ¿De donde viene la música que el músico escucha y que luego puede convertir en una canción o una ópera?

Aunque la escuche, si no ha aprendido a escribirla, o a tocarla en una instrumento u ordenador, no podrá expresarla en su máximo esplendor.

Piscis tiene un hipersensibilidad al dolor ajeno

Al dolor del mundo, algo que puede ser muy sobrecogedor para ellos. La capacidad de Piscis para absorber el dolor que le rodea, le convierte en una esponja de las emociones ajenas que luego debe aprender a manejar para no abrumarse.

En esto también puede venir a la ayuda la energía Virgo, que nos ofrece ese caudal de ideas para mejorar cualquier situación. Ahh! Si sólo escuchásemos a los Virgos…..! lo tendríamos todo solucionado. ;-D

Esta Luna se forma con fuertes aspectos a Urano en Tauro, exactos

Un textil a la Luna y un trígono al Sol y completa el Gran Trígono, Pallas desde Capricornio y también (aunque con orbe más amplia) Júpiter en Capricornio.

Si tienes ideas para nuevos proyectos, o repentinos impulsos inspiradores, debes escribirlos o grabarlos rápidamente, pues las características de Urano, son de que así como llegan repentinamente, también se marchan de la misma manera.

Estos son momentos para ceder a lo inesperado, lo repentino, lo diferente, lo excéntrico. Nada tradicional parece atractivo. Una visión más Universal nos invade y de repente arreglar el mundo es más importante que nuestro pequeño drama personal.

Aunque concretar esas ideas puede ser bastante difícil, es bueno guardar el papel donde las has escrito para un tiempo futuro, cuando energías de más acción nos invadan. Aún así el Sol recorrerá el signo de Virgo hasta el 22 de Septiembre, por tanto tendremos mucho tiempo para realizar trabajos más concretos y reales.

Virgo necesita mejorar todo lo que ve y está dispuesto a morir en el intento.

Mercurio el regente de Virgo

Se encuentra en el punto medio de los Nodos Lunares es decir formando una cuadratura a ambos y podemos usar este momento para recapacitar sobre un plan de acción.

El 9, Marte se detiene para iniciar su moción retrógrada, para leer sobre ello ve aquí, y comienza así un profundo periodo de reflexión y reconsideración de nuestras acciones y deseos de cambio y descontento que podamos sentir con la situación actual y por supuesto con nuestra propia vida.

Neptuno el regente de esta Luna Llena, forma un templado sextil con Júpiter y algo nos dice en nuestro interior que al final todo se arreglará.

Si te encuentras abrumada/o por estas energías de la Luna Llena

Usa el razonamiento de Virgo y acepta que pronto pasará. Las emociones se disparan y debemos aprender a conectar con ellas sin necesariamente reaccionar de una forma que nos perjudique.

La belleza de la sabiduría de la Astrología es que nos recuerda que todo está en constante movimiento y que mañana no será igual a hoy ni a pasado mañana. Cada día trae sus bendiciones y desafíos y siempre debemos recordar que a este eterno movimiento debemos acompañarlo con movimiento.

El agua nunca está estática, sino en constante movimiento.

Una Luna Llena en Piscis es el momento ideal

Para engancharse a una serie, ver películas, escuchar música, hablar de temas espirituales que enriquezcan tu alma. Reúnete con gente que amas y en quien confías. Los engaños y autoengaños son posibles así que debemos esperar a que pase para comprobar donde está la realidad y donde estuvo el engaño.

Lilith y Eris está juntas y pueden surgir discordias que luego deberás arreglar. Mucha consciencia es necesaria para sacarle el mejor partido posible. Escucha a una amiga o un amigo y deja que la empatía te ayude a conectar verdaderamente con lo más profundo de tu capacidad de amar.

La inmensa compasión de Piscis nos enriquece y nos lleva a encontrar lo mejor de nosotros mismos. Lo que necesita el mundo para curar.

Astrología Arquetípica – Cristina Laird