Luna Llena en Escorpio

Luna Llena en Escorpio

Un eclipse total de Luna en Escorpio nos recuerda el viaje de Inanna al encuentro con su hermana Ereshkigal, la magnífica historia Sumeria del viaje de la Venus al submundo, nos trae una oportunidad única de observar nuestras emociones más secretas y sentarnos frente al espejo para charlar con aquella parte de nuestra psique que no es naturalmente comunicativa.

Luna Llena en Escorpio — Eclipse total lunar – Mayo 2022

Si nos damos el tiempo de hacerlo de una forma consciente, quizás por un momento no sentiremos la ansiedad, el temor o el dolor que nos visita cuando miramos ciertos temas que nos resultan difícil de manejar o reconocer.

Si miramos con respeto y sin juzgar, hasta es posible vivir ese reconocimiento con mucha paciencia y amor. Nada de lo que encontramos en los corredores de nuestras emociones, es únicamente nuestro. En el mundo emocional es dónde conectamos con las lágrimas y alegrías de nuestros ancestros.

A menudo es un alivio, reconocer que: “Esto que estoy sintiendo no es sólo mío”, emana de infinitas historias de amor, reconciliación y terror de todos aquellos que vivieron antes que yo, con quienes comparto genes e historia.

Esta Luna en Escorpio

Recibe dos aspectos muy diferentes, por una lado la T-cuadrada prácticamente exacta al Sol, la Luna y los Nodos Lunares por parte de Saturno, que coincidiendo con el eclipse solar del 30 de Abril, donde el Señor de los Anillos sólo formaba estos aspectos a los Nodos, con la agregada influencia del Sol y la Luna.

Otra vez nos trae historias pasados que no hemos concluido correctamente, temas que necesitan ser remirados, reconsiderados y solucionados de una manera más conclusa, para que podamos avanzar y dejar atrás situaciones que necesitamos dejar ir.

Como la Luna es la que se encuentra junto al Nodo Sur, que habla justamente, de nuestro pasado, de nuestro acondicionamiento por parte de nuestra familia y cultura, y el Sol con el Nodo Norte, este es realmente una brillante oportunidad para reconocer nuestra historia familiar y soltar, para que podamos recorrer nuestro propio corazón individuado, con el agradecimiento hacia aquellos que nos dieron la vida y un manual lleno de preceptos y valores que ahora nos toca revisar.

Tanto Tauro (donde se encuentra el Sol) como Escorpio (desde donde nos mira la Luna) son signos fijos, muy apegados a sus costumbres y folclore, a los hábitos heredados, hacen de esta tarea evolutiva, una acción dificultosa.

Saturno nos impulsa a mantener el Status Quo, a retornar a lo conocido para sentirnos seguros y protegidos, pero la fuerza evolutiva es demasiado poderosa como para ignorarla y sentarnos cómodamente a no cambiar nada.

Aquí nos encontramos con el dilema de si mi familia y mi cultura me definen como individuo. Muchos contestaremos que sí, pero muchos quizás con más dosis de Urano, diremos: “por supuesto que no”.

Saturno nos fuerza a mirar “lo que nos tocó”

A menudo llamado, Sino, Destino, como también las limitaciones que emanan de tal karma. Lanzarse a la búsqueda de nuestra individualidad no es tarea fácil, pero a menudo lo fácil no es necesariamente lo más excitante y estimulante.

No puedo imaginarme un viaje más interesante que descubrir quien somos en medio de ese océano ancestral.

Por otro lado Marte, junto a Neptuno en Piscis y en las vecindades de un Júpiter recién entrado en Aries, forman un trígono (120º)a la Luna en Escorpio y un sextil (60º) al Sol en Tauro, y esta es la puerta abierta que nos permite escapar esa pesadez Saturnina.

Si realizas alguna actividad creativa es posible que perlas de inspiración filtren en tu corazón y una renovada energía te impulse a realizar algo que se había quedado en los cajones de tus planes postergados. Aunque a veces los demás no nos den una segunda oportunidad, los astros siempre lo hacen.

Nos invitan una y otra vez a convertirnos en quien realmente somos en toda la totalidad posible. Esta es la oportunidad de combatir la fuerza de Saturno que nos inclina hacia tendencias de duda, fatalidad y pesimismo. La gran ventaja de la influencia Neptuniana, es que en el reino del mar, todo es posible.

Si nos dejamos llevar por nuestra imaginación, no necesitamos ir a una playa paradisíaca para poder sentir la cálida arena en la planta de los pies. Lo visualizo y allí estoy, en segundos. En el mundo Neptuniano, puedo volar con el águila, conversar con los gorriones, nadar con delfines y cabalgar un lobo.

Yo, como buena Neptuniana, he “corrido con lobos y lobas muchas veces”.

Luna en Sagitario

Unas horas después del eclipse exacto que será el 16 de Mayo a las 4:13 am GMT la Luna entrará en Sagitario y formará el trígono exacto a Júpiter en Aries, y una inyección de optimismo entrará en nuestro cuerpo, con un ímpetu renovado lleno de esperanza y optimismo, pero para poder disfrutar de ello, debemos realizar el trabajo anterior, de resolver los temas pendientes, aquellos que nos pesa tener que confrontar pero que no nos queda más que reconocer.

Otro dilema que se nos puede presentar con el aspecto de Saturno y el de Marte – Neptuno es que ante la inminencia de lo que “debemos hacer” (Saturno) nos sintamos sin fuerzas y ganas de movernos (Marte – Neptuno), una gran impaciencia puede invadirnos e invitar la ira de otros.

Para ello es preciso tomar consciencia que si buscamos las salidas rápidas y evitamos “resolver”, nos aliviará momentáneamente, pero no solucionará nada, pues el dilema seguirá tocando a la puerta.

Trígono de Plutón en Capricornio

Afortunadamente, el Sol también recibe el trígono de Plutón en Capricornio, que nos mantendrá en la cordura, y nos inspirará a tomar responsabilidad sin abandonar el deseo de divertirnos y disfrutar del momento presente, ordenando nuestras acciones de una manera adulta y sana.

La búsqueda de este balance es lo que nos pide esta Luna Llena, que también es un eclipse total de Luna en los signos de Tauro y Escorpio, regidos por Venus y Plutón. Nos trae aires de las historias de Perséfone y de Inanna.

La primera baja a las oscuridades forzada por su tío Hades que la rapta, Inanna, por otro lado, baja a rescatar a su hermana Ereshkigal por decisión propia.

Las dos historias describen la experiencia del encuentro con nuestra sombra, con el lado de nuestra psique que nos negamos a ver, el “lado oscuro de la Luna”, el descenso a la Diosa oscura que habita en nuestra psique, por tanto es nuestra opción si queremos iniciar este viaje hacia la sombra de nuestras emociones por decisión propia u obligadas por el afuera. Yo he hecho los dos viajes, hoy me decanto por Inanna.

¡Tu elijes.. Feliz eclipse lunar a todas/os!

Astrología Arquetípica – Cristina Laird

Te puede interesar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.