Lo que los piscis tienen que aprender

Lo que los piscis tienen que aprender
Como Piscis es un signo mutable, las personas nacidas en este momento son flexibles naturalmente y están abiertas al cambio

Según el calendario astrológico de 12 meses, Piscis es el último mes del zodiaco y por ende cierra el ciclo total. Como Piscis es un signo mutable, las personas nacidas en este momento son flexibles naturalmente y están abiertas al cambio.

Cosas importantes que los Piscis tienen que aprender

Intuitivos, espirituales, sensibles, y creativos, los Piscis pueden ser artistas músicos y escritores geniales. También tienen un gran potencial de liderazgo si están dispuestos a asumir la responsabilidad (Moshé era un Piscis, y también George Washington).

Como con todo, Piscis contiene tanto elementos positivos como negativos. En el lado positivo, la amabilidad de los Piscis y su empatía les permite cultivar muy buenas relaciones.

En el negativo, fácilmente pueden tomar demasiada energía de otros hacia sí mismos; ellos no saben dónde termina su parte y dónde comienza la de la otra persona. Como resultado de ello, defenderse por sí solos y aprender a crear límites adecuados son cosas importantes que los Piscis tienen que aprender.

¿Cómo nos afectará al resto de nosotros la energía de este mes, los que no hemos nacido bajo este signo?

Manifestar nuestros deseos

Bueno, primero que nada, este es un gran mes para manifestar nuestros deseos. El arreglo de corriente cósmica actual es una cuadratura entre Neptuno, que representa la imaginación, los ideales y sueños, y Saturno, que representa la manifestación y Maljut (el mundo físico).

La influencia de estas dos energías combinadas puede hacer que este mes sea un gran momento para que logremos manifestar cosas, si tenemos una visión clara de lo que queremos.

Segundo, este mes es el momento de resistir el deseo de salir corriendo y escondernos de la confrontación o las dificultades, y en vez de ello dar un paso al frente y decidir que lo que sea que nos envíe la vida, lo usaremos para impulsarnos hacia adelante en el camino espiritual.

Hay una historia en la Biblia que cuenta que el Rey David estaba caminando y de pronto lo confrontó un hombre que comenzó a maldecirlo sin razón aparente. Cuando los soldados de David intentaron callar al hombre, David dijo:

"No, déjenlo ser. Sí él me está maldiciendo, entonces yo merezco que me maldigan".

Lo que el Rey David entendió es que cuando algo nos ocurre en la vida, nuestro primer pensamiento debe ser:

¿Qué hice para iniciar esto? ¿Qué debo corregir en el pasado?

Quizás alguien se nos acerca: un extraño, un colega, un familiar, incluso un amigo y nos dice algo que no es muy amable. Sentimos que no lo esperábamos y nos sentimos mal. Quizás nuestro jefe nos culpa por algo que no hicimos, o quizás un buen amigo dice algo negativo sobre nosotros a otra persona y nos enteramos.

¿Usualmente cuál es nuestra primera reacción en estos casos? ¿Rabia? Decimos: ¿Cómo ellos pudieron hacerme esto a mí? ¿Por qué él me dijo eso a mí?

Si es así debemos preguntarnos a nosotros mismos por qué sentimos rabia, y luego abrir espacio a la posibilidad de que todo esto nos esté ocurriendo para darnos un mensaje o enseñarnos una lección.

Piscis está representado por dos peces nadando en direcciones opuestas

Lo que significa que cómo escojamos responder a las situaciones puede determinar si experimentamos el cielo o el infierno.

Si nos damos cuenta de que somos capaces de cambiar, de que somos capaces de enfrentarnos al mañana con otra mentalidad, si podemos darnos cuenta de que no es "lo que él me hizo a mí", sino "qué puedo hacer para cambiar para que eso no me vuelva a ocurrir", entonces podemos ser el pez que está nadando en la dirección correcta.

Recuerda, lo que sea que nos haga reevaluar nuestra manera de actuar y expandir nuestra conciencia no ocurre por accidente: Está diseñado específicamente para ayudarnos a cumplir nuestro trabajo aquí en la tierra.

Kabbalah Centre International

Génesis 12:3: “Y bendeciré á los que te bendijeren, y á los que te maldijeren maldeciré: y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”