Elige Vivir: Inspiradoras Reflexiones de un Gerente

Elige Vivir: Inspiradoras Reflexiones de un Gerente, InfoMistico.com

Lucas poseía una personalidad de esas que despiertan sentimientos encontrados. Se mantenía perpetuamente optimista, brindando palabras de aliento y positivismo. Al ser preguntado sobre cómo se sentía, él solía responder con jocosidad: «Si estuviera mejor, sería doble».

Una Perspectiva Positiva: Reflexiones sobre Fe y Resiliencia

Era un Gerente distinto al común; tenía a su lado meseras que lo habían acompañado a lo largo de su carrera en diversos establecimientos. Esta lealtad se debía, sin duda, a su inquebrantable actitud.

Lucas tenía el don de inspirar: frente a un empleado desanimado, siempre encontraba la manera de mostrarle el vaso medio lleno. Esta habilidad captó mi atención, por lo que un día decidí acercarme y preguntarle:

— ¿Cómo es posible mantenerse tan positivo? ¿Cómo logras ese equilibrio?

Lucas, sonriendo, replicó:

— Cada mañana, al despertar, me planteo dos opciones: «Hoy, puedo optar por estar feliz o por estar triste. Elijo la felicidad».

— «Ante las adversidades, puedo decidir ser víctima o buscar una enseñanza. Elijo aprender».

— «Cuando alguien se acerca con reclamos o quejas, tengo la elección de sumarme al pesimismo o mostrarle el lado luminoso. Siempre elijo lo segundo».

Al escucharle, objeté: — No puede ser tan simple.

Lucas, con serenidad, respondió: — En realidad, sí lo es. La vida se compone de decisiones. Cada circunstancia te brinda la oportunidad de elegir.

— «Determinas cómo reaccionarás ante cada situación, decides cuánto permitirás que otros influyan en tu ánimo, optas por estar alegre o triste».

— «En esencia, TÚ DECIDES CÓMO AFRONTAR LA VIDA».

Sus palabras dejaron una profunda huella en mí.

Tiempo después, abandoné el sector de la hostelería para emprender un camino propio. Aunque perdí contacto con Lucas, sus enseñanzas me acompañaron en cada decisión.

Unos años más tarde, recibí la noticia de que Lucas había enfrentado un grave peligro: por un descuido, dejó una puerta abierta y fue víctima de un violento asalto. Bajo la presión, al intentar abrir la caja fuerte, su mano, trémula, erró la combinación. Los delincuentes, dominados por el miedo, le dispararon. Afortunadamente, fue hallado a tiempo y sometido a una cirugía de emergencia, aunque quedaron esquirlas en su cuerpo.

Cuando me reencontré con Lucas, meses después del incidente, y le pregunté por su estado, me respondió con su típica chispa: «Si estuviera mejor, sería doble». Al indagar sobre lo ocurrido aquel fatídico día, Lucas compartió:

— «Lo primero que pensé fue en el descuido de la puerta. Pero mientras yacía herido, recordé que tenía dos opciones: luchar por mi vida o rendirme. Decidí luchar».

— ¿No te dominó el temor?, inquirí.

Lucas prosiguió:

— «El equipo médico fue excepcional, transmitiendo siempre esperanza. Pero al entrar al quirófano y percibir la preocupación en sus miradas, el miedo se apoderó de mí. En ese momento, comprendí que debía actuar».

— ¿Y qué hiciste?, cuestioné.

— «Uno de los doctores preguntó si tenía alguna alergia. Con voz entrecortada, exclamé: ¡A las balas! Mientras se desataba una risa general, añadí: he decidido vivir, así que por favor, trátenme como a alguien que está luchando, no como a un condenado».

Lucas superó aquel trance gracias a la habilidad de los médicos, pero, en especial, debido a su formidable actitud.

Nos mostró que cada jornada nos brinda la opción de vivir con intensidad y propósito. Al final del día, la ACTITUD marca la diferencia.

Actitud Inquebrantable: Una Leyenda Viva

A sus 85 años, siempre impecable y deslumbrante. Cada día a las 8 de la mañana, esta distinguida dama con fragancia envidiable y maquillaje impecable enfrenta un nuevo capítulo tras la pérdida de su amado esposo. Hoy, se adentra en un nuevo hogar, llevando consigo su irreemplazable elegancia y espíritu… leer más>>