Número: 70
Árbol de la vida: se sitúa en la esfera de Yesod y significa “fundación” = סוד
Significado: “Dios creador de todas las cosas”
Nombre en hebreo: יֹבֵמֵיָה
Príncipe: Gabriel
Planeta: Luna
Horario de regencia: de 23 a 23:20 horas
Regencia: Los nacidos Del 7 al 11 de Marzo lo han hecho bajo la influencia de Jabamiah. Otros días de regencia: 31 de mayo, 14 de agosto, 27 de octubre, 6 de enero y 18 de marzo.

Como invocar al Ángel Jabamiah

Podemos invocar a nuestro propio ángel guardián cualquier día a cualquier hora, pero para aquellos pedidos verdaderamente importantes debemos solamente hacerlo en sus días de regencia y respetando sus horas de invocación. Para invocar su fuerza y poder, primero reza el salmo o salmos elegidos, después llámalo por su nombre y por último realiza la petición concreta que quieres hacerle.

La invocación del ángel Jabamiah es preciso que sea entre las 23 a 23:20 horas.

  • Se invoca para obtener la evolución espiritual, así como también para poseer las palabras adecuadas a la hora de las negociaciones. Cambiar nuestros hábitos de pensamientos, ayudarnos en la recuperación de drogas y alcohol, darnos confianza y optimismo, este ángel domina los cambios de la naturaleza y el curso de la vida.

Los nacidos bajo la regencia del Ángel Jabamiah

  • Se trata de personas amantes de la transformación tanto material como espiritual.
  • Son creativos, originales y dedicados, lo cual los hace destacarse en las artes o la medicina, en donde encontrarán nuevos métodos en tratamientos de enfermedades y otros avances.
  • Los nativos de este ángel suelen entregar su vida al estudio e investigación de nuevas cosas que permitan ayudar a la humanidad, mientras que en el hogar y la familia pueden ser constantes, comprensivos, tolerantes y nunca rutinarios.
  • Puede dominar todos los fenómenos de la naturaleza (los poderes, la energía).
  • Tendrán siempre ideas de confianza y optimismo en todos los sectores de su vida sentimental, social y profesional.
  • Son pocos reservados y a veces introspectivos.
  • Perciben todo a su alrededor y cuando es necesario entran en acción inmediatamente.
  • Su imagen es íntegra y no tiene nunca nada que esconder.
  • Espiritualizados, desprendidos de todo lo que no sea esencial.
  • Consiguen regenerar personas, plantas o animales.
  • Busca mucho su propia verdad y es un verdadero liberal y podrá ser un conocedor de organizaciones cósmica como la gran Fraternidad Blanca y aspectos elevados en lo que se trate a la Angelología.
  • Tienen una gran intuición y reciben gran información a través de esto.
  • Su religión es la verdad y es dueño de su destino.
  • Profesionalmente se relacionarán con las ciencias humanas, la docencia o el esoterismo.
  • Podrán ser premiados en literatura o filosofía.

Aspectos negativos del Ángel Jabamiah

Domina el ateísmo, las escrituras peligrosas, la crítica, las discusiones literarias, la controversia, la creación artificial, la especulación, la autodestrucción, la inmadurez, la incompetencia, la futilidad y la limitación.

Cita bíblica del Ángel Jabamiah

“El que habita al abrigo del Altísimo. Morará bajo la sombra del Omnipotente.”

Salmo 91, versículo 1.

Oración para invocar la ayuda del Ángel Jabamiah

“Jabamiah; Verbo que produces todas las cosas. En el principio, Alohim, Él, los dioses, el Ser de Seres, había creado lo que constituye la existencia de los cielos y la tierra. Jabamiah; Señor que produce todas las cosas, haz de mí el receptáculo vivo y consciente de Tu Verbo. Lléname Jabamiah de Tu presencia, de suerte que cuando el mundo me llame a la acción, sea Tu fuerza la que actúe, Tu voz la que ordene, Tu divino genio el que construya. Regenera en mí, Señor Jabamiah, todo lo que no sea conforme a la Ley divina y guárdame, Señor, de la vanidad de pensar que mis obras son mías y no tuyas. Permite, Jabamiah, que las circunstancias sean propicias a la expresión de Tu Verbo, y pon ante mí las personas adecuadas para que tu semilla fructifique en ellas. Y si mi trabajo es grato a Tus ojos, llévame, Señor, hasta el Trono de Dios”.
Ángel Jabamiah “El filón de oro espiritual”

La historia que a continuación os voy a contar, es la historia de un verdadero buscador de oro, que tras muchos años de búsqueda logro un día encontrar lo que deseaba, un maravilloso filón, pero no sabemos si aquel hallazgo vino a traerle la felicidad o por lo contrario seria portador de desgracia. Veámoslo.

Habían sido doce años, doce pesados y largos años de incansable trabajo, de ir de acá para allá sin conocer lo que era un merecido descanso, durmiendo la mayor de las veces teniendo el firmamento por techo y alimentándose tan solo de lo que era capaz de encontrar a su paso.

Pero al final mereció la pena pasar todas aquellas calamidades, pues el hallazgo de aquel filón, le había convertido en un hombre rico, muy rico.

El loco y harapiento buscador que un día partiera huyendo de los sinsabores de la pobreza, volvía convertido en un acaudalado y respetado señor. Nadie le había reconocido y muchos de los que antaño le habían despreciado ahora revoloteaban a su alrededor intentando ganar su simpatía y confianza, para que se sintiera atraído por aquella falsa amistad y compartiera con ellos su riqueza.

Aquella hipócrita situación le divertía y Jabamiab dejo que lo agasajaran durante un tiempo aprovechándose de su ventaja, hasta que llego el día en que les dio una buena lección. Todo parecía sonreírle desde que tuvo la fortuna de convertirse en un hombre rico. Se sentía amo y señor de aquel pueblo. Tenía tanto poder su dinero que podía comprar cuanto quisiera, hasta la moral de sus habitantes.

Poco a poco se fue apoderando de todo y para asegurar que el dinero nunca le faltase construyo salones de juego donde todos los días robaba a cuantos jugaban en ellos, sin que estos lo supieran. Desde que el llego, Luven se había convertido en una ciudad corrompida, y todos cuantos a ella llegaban quedaban seducidos por sus encantos, y cuando salían, muchos intentaban suicidarse, pues nada les quedaba para seguir viviendo.

Cierto día, Jabamiah sufrió un terrible accidente y tuvo la mala fortuna de quedar invalido. Ni todo el oro del mundo podía devolver la sensibilidad a sus piernas que habían quedado paralizadas. De la noche a la mañana, el hombre más feliz de la tierra se había convertido en el más desgraciado. No quería hablar con nadie, únicamente quería estar solo. Comprobó que siempre lo había estado, aunque aparentemente estuviese rodeado de mucha gente. Todos le habían buscado por su riqueza, jamás nadie le necesito como persona.

Aquellos pensamientos fueron ocupando su lente y le martilleaban con dureza. Tantos años perdidos con el único propósito de hacer riquezas, ¿para qué? La vida – pensó -, era algo más que poseer y poseer. ¿Cuándo había dado el? No pudo encontrar respuesta.

Jabamiah se sentía cada vez más desconsolado. Ya no le importaba ser un hombre invalido, le importaba y mucho, ser un hombre corrompido y se dijo que debía hacer algo para evitarlo.

Y así lo hizo. Lo primero fue construir un templo donde las almas de Luven pudieran encontrar la paz que el ahora sentía. Más tarde construiría colegios, jardines y casas para cuantos necesitasen de ellas.

Sintió Jabamiah, como ahora su vida era más plena. No podía andar, pero sus acciones lo hacían por él. Aunque no por mucho tiempo, puesto que su naturaleza cambio tanto, que sus órganos enfermos recobraron la salud, y aquel buscador de oro encontró un nuevo filón, pero se trataba en esta ocasión del oro espiritual, el eterno poder del espíritu.