Ángel Aniel – Número 37 – Príncipe Camael

Los ángeles y cómo saber nuestra misión en la vida

Número: 37
Árbol de la vida: se sitúa en la esfera de Geburáh “Severidad” en idioma hebreo: גבורה
Significado: “Dios de las virtudes”
Nombre en hebreo: אָנֻיֹאֵל
Príncipe: Camael
Planeta: Marte
Horario de regencia: de 12:00 y las 12:20 horas
Regencia: Los nacidos entre el 18 y el 22 de septiembre lo han hecho bajo la influencia de Aniel. Otros días de regencia: 07 de julio, 11 de febrero, 25 de abril, 18 de septiembre y 30 de noviembre.

Ángel Aniel

  • Considerado como uno de los ángeles más virtuosos, Aniel se invoca particularmente para conseguir victorias y llevar una vida digna.
  • Favorece el estudio de las ciencias y las artes.
  • Hace revelaciones sobre lo secretos de la naturaleza e inspira a los filósofos en sus meditaciones o conferencias informativas.

Como invocar al Ángel Aniel

La invocación del ángel Aniel es preciso que sea entre las 12:00 y las 12:20 horas.

Para invocar su fuerza y poder, primero reza el salmo o salmos elegidos, después llámalo por su nombre y por último realiza la petición concreta que quieres hacerle.

Los nacidos bajo la regencia del Ángel Aniel

  • El ángel Aniel se relaciona a la sabiduría y al pasar de los tiempos, lo que nos habla de personas que logran alcanzar mayor sabiduría y conocimiento al pasar de los años.
  • Se distinguirá por sus talentos y por sus mensajes optimistas. Su entusiasmo será exuberante.
  • A veces tendrá ideas locas y revolucionarias, pero todo lo que exponga será dignificante.
  • Sólo aceptará una oferta de trabajo o una mejor condición social si no es contraria a sus inspiraciones espirituales.
  • Su autocontrol le impedirá caer en la tentación. Su mentalización para un mundo mejor a través de meditaciones u oraciones favorece a los protegidos ángeles de la misma categoría.
  • Tendrá un pequeño grupo de amigos fieles. Es posible que se case siendo joven, y con un persona mayor.
  • Luchará por el bienestar de sus hijos, entristeciéndose cuando no acepten las oportunidades que les sean ofrecidas.
  • Tendrá suerte, y gozará de privilegios, buenos resultados en concursos, disputas públicas o literarias.
  • Profesionalmente, podrá ser comediante, actor o destacarse en profesiones relacionadas con los medios de comunicación.

Aspectos negativos del Ángel Aniel

Domina la perversidad, la charlatanería, el materialismo y la mala educación. Podrá querer subir en la vida a cualquier precio, desatender a su familia y emitir falsos juicios.

Cita bíblica del Ángel Aniel

“Oh Señor de los ejércitos, restáuranos; Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.”

Salmo 80, versículo 7.

Oración para invocar la ayuda del Ángel Aniel

“Aniel, a través del intelecto, quiero Señor expresar tu universo. Sé que hay estadios que todavía no he podido alcanzar; sé que hay cimas que no comprendo. Hay un mundo más vasto, en el que un día podremos penetrar.

Yo te pido, Señor, que me lo hagas entrever, para que pueda ser el anunciador de tus maravillas a los que se encuentran a niveles inferiores al mío. He alcanzado un punto en el que veo claro que todo es uno y ya nunca más he de moverme de Tu Unidad.

En la inmensa variedad de tu Obra, Tu Voluntad es Una. Eterno Múltiple, Tu Voluntad es Una. Hasta el final de los tiempos”.

Ángel Aniel “Secretos de la Naturaleza”

Las clases de naturales solían ser muy aburridas, y en eso todos los niños estaban de acuerdo. El profesor hablaba, hablaba y lo único que conseguía era dormir a los alumnos. Esto era así hasta tal punto que para muchos cuando llegaba el día en que tocaba naturales se ponían incluso enfermos.

Bueno, esto fue así, hasta que un día y quién sabe si por manos del azar o porque la vida quiso gratificar los esfuerzos de aquellos niños, Don Javier, el profe que tenía el arte de aburrirles, sufrió un desafortunado accidente que le impediría asistir a clase durante todo el curso.

Aquella situación aunque venía a cambiar un poco las cosas, tampoco fue recibida con mucho agrado. Tenían un recuerdo tan malo de las clases naturales que el sustituto de Don Javier, difícilmente podría cambiar aquella visión. Pero se equivocarían, puesto que en el primer día de clases con el nuevo profesor, Don Aniel, muchos se llevaron una grata sorpresa.

— Bien – dijo Don Aniel tras haberse presentado y comprobar la apatía general de los alumnos -, vais a guardar vuestros libros y nos prepararemos para hacer una expedición al campo. Hoy vamos a estudiar el ciclo de crecimiento de las plantas.

Aquellas palabras eran tan desconocidas, que bueno, al principio todos se miraron muy sorprendidos, pero al final todos expresaron su respuesta del mismo modo. — Bien! – exclamaron unos, mientras que otros se limitaron a cumplir con premura los consejos del profe.

Sin darse cuenta, ya se encontraban en camino. Entre brincos y carreras, Don Aniel fue poniendo orden. Al poco tiempo llegaron a una zona donde la vegetación crecía abundantemente y comprendió que ese lugar era magnifico para llevar a cabo su experiencia. Los alumnos se vieron poco a poco interesados por lo que Don Aniel les contaba. El contacto con la naturaleza fue ganando su atención y la prueba de ello eran aquellas preguntas que el profesor debía responder.

– ¿Porque los arboles dan frutos? – pregunto uno de los más despiertos del grupo.

— Bueno. Tal vez tus compañeros sepan responderte – contesto Don Aniel intentando dar participación a los demás -. Pero ninguno de ellos supo contestar.

— Dejadme que os cuente una historia y tal vez al final sepáis responder:

Existió hace mucho tiempo un rey muy poderoso llamado Kether. Era muy afortunado, pues tenia dos sabios consejeros, Hochmah y Binah. Sin embargo, un día se dijo que debía crear un reino en el que poder reinar, pues Hochmah quería aumentar su sabiduría y Binah su inteligencia.

Con este propósito, el rey Kether reunió a sus dos consejeros y les dijo: ¿Que necesitáis para llevar acabo vuestro plan?

Hochmah le pidió convertirse en fuerza fecundadora, y Binah en fuerza cristalizadora.

Bien – dijo el rey -, os será concedida, y en gratitud a vuestros esfuerzos, yo seré fuerza inseminadora. De este modo, Kether se convirtió en semilla, Hochmah en agua fecundadora y Binah en tierra fertilizadora, y unieron sus fuerzas consiguiendo un reino en el que todos podrían reinar. Aquel reino seria Hesed, y fue reconocido como el heredero de los tres.

Aquel reino fue fecundo y dio muchos frutos, y tanto el rey como sus dos consejeros vivieron felices con su obra.

Don Aniel puso fin a su relato y apenas si lo había hecho, cuando ya uno de los alumnos tenía su mano levantada.

— Don Aniel – dijo — el fruto es como el reino de Hesed, es la obra de la creación. Es la meta que todos debemos perseguir, ¿no es así? – cuestionaba aquel inteligente alumno.

– Así es – contesto Don Aniel -, veo que habéis aprendido la lección.

A partir de aquel día, las clases naturales dejaron de ser una pesadilla, y se convirtieron en unas de las asignaturas más esperadas.