Ángel Haamiah – Número 38 – Príncipe Camael

Ángel Haamiah
Quienes nacen bajo la tutela de este ángel son personas frágiles, sensibles y muy emotivas, las cuales logran captar cada vibración que la naturaleza manifiesta a través de las plantas, los animales y el comportamiento humano

Número: 38
Árbol de la vida: se sitúa en la esfera de Geburáh “Severidad” en idioma hebreo: גבורה
Significado: “Dios esperanza de las criaturas de la tierra”
Nombre en hebreo: חֵעָמֵיָה
Príncipe: Camael
Planeta: Marte
Horario de regencia: de 12:20 y las 12:40 horas
Regencia: Los nacidos entre el 23 y el 27 de septiembre lo han hecho bajo la influencia de Haamiah. Otros días de regencia: 26 abril, 08 julio, 19 septiembre, 01 diciembre y 12 febrero

Ángel Haamiah

  • El ángel Haamiah se relaciona con la esperanza y la fe sobre los terrenales, por lo cual es invocado para protegernos de los malos espíritus, las armas, fraudes y los animales feroces, así como también para consolidar nuestros proyectos y recibir los premios terrenales y celestiales.
  • Los cabalistas afirman que protege de los espíritus ignorantes primitivos.
  • Su extraordinario poder es indicado para detener trabajos de magia negra, cortar relaciones enfermizas, amedrentar enemigos y conjurar todo tipo de acción negativa.
  • Los dones que confiere, entonces, son de orden mágico más que espiritual.
  • Este ángel se puede interpretar como el perfecto entendimiento del hombre para con las diferentes religiones y manifestaciones celestiales.
  • Quizás es uno de los ángeles que mas terreno abarca, pues sus manifestaciones trascienden en el campo material y espiritual, pues otorga a sus tutelados la capacidad de entender todo punto de vista, sin importar religión, credo o raza.

Como invocar al Ángel Haamiah

La invocación del ángel Haamiah es preciso que sea entre las 12:20 y las 12:40 horas.

Para invocar su fuerza y poder, primero reza el salmo o salmos elegidos, después llámalo por su nombre y por último realiza la petición concreta que quieres hacerle.

Los nacidos bajo la regencia del Ángel Haamiah

  • Quienes nacen bajo la tutela de este ángel son personas frágiles, sensibles y muy emotivas, las cuales logran captar cada vibración que la naturaleza manifiesta a través de las plantas, los animales y el comportamiento humano.
  • Sinceros, apasionados y meditativos, suelen ser enemigos de todo dogma o fanatismo, pues encuentran en la variedad del conocimiento la paz espiritual que les regocija.
  • El que nace bajo su regencia servirá a Dios a través de su gran inteligencia y conciencia adquirida a través de estudios, principalmente como autodidacta.
  • Su sabiduría será utilizada por Dios para la unificación de las religiones, formando una religión universalista.
  • Resolverá problemas de todas las personas utilizando su prodigiosa intuición. Defenderá acaloradamente las libertades individuales y luchará con el preconcepto.
  • Tendrá gran facilidad en aceptar muchas cosas que para otros resultan sorprendentes o incomprensibles. Se sentirá atraído por personas excéntricas pero detestará la posesividad.
  • No le gusta nada precipitado como tampoco cambiar planes preestablecidos.
  • Luchará con las personas que cultiven  la baja mafia y defenderá lo divino con la más poderosa de las armas: la verdad. Su misión en la tierra es elevar al ser humano.
  • Profesionalmente tendrá vocación para los asuntos esotéricos.
  • Será un gran legislador de la ciencia Divina, un excelente ritualista poseedor de una espléndida cultura.
  • Mostrará la verdad en celebraciones o en su trabajo diario.
  • Su mente, que va más allá de las fronteras, será apta para las investigaciones científicas.
  • Si tiene oportunidades de estudio, será célebre por sus descubrimientos en el área tecnológica o nuclear, o usará sus poderes de telepatía para penetrar las fronteras de lo oculto.

Aspectos negativos del Ángel Haamiah

Domina el error, el fanatismo, la irritación y la mentira. La persona bajo la influencia de este genio irá contra los principios morales y religiosos, haciendo pinturas sacrílegas. Será inflexible, no aceptará críticas y se juzgará único para decidir sobre las cosas.

Cita bíblica del Ángel Haamiah

“Porque has puesto al Señor, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación”

Salmo 91, versículo 9.

Oración para invocar la ayuda del Ángel Haamiah

“Haamiah, Purifica, Señor, mis sentimientos, aparta de mí todo lo que no se ajuste a tus divinas reglas, haz que mi corazón sólo desee lo que Tú, Señor, deseas desde tu Eternidad.

Inspírame, Señor, las medidas con las que edificar tu Templo; enséñame el arte de combinar el Agua con el Fuego, a fin de que cese el combate entre los hermanos enfrentados.

Y cuando haya alcanzado el nivel de Maestro Constructor, haz que me sean dados los atributos de la lógica y de la razón para que mis hermanos puedan contemplar a través de mí el esplendor de tu Obra. Dame, Señor, poderes para resucitar en el corazón de los hombres Tu Eterna Verdad”.

Ángel Haamiah “El Fuego de la Eterna Verdad”

El reino de Marve había caído en desgracia. Su rey ya no podía gobernar con sabiduría, pues la Llave Sagrada custodiada por los Doce Ancianos había desaparecido misteriosamente dejando desamparados a todos cuantos habitaban y dependían de aquel Poder.

Desde ese día tan desafortunado, la Luz que les guiaba se difundió de tal forma, que quedaron presos de la oscuridad, y aquello solo podía significar una sola cosa, la perversión. Amparados por el poder de las tinieblas, las criaturas de las sombras surgieron de los abismos infernales y quisieron gobernar aquel desdichado reino. La batalla era enérgica pero desigual, ya que los soldados de la oscuridad formaban legiones y eran hábiles guerreros expertos en matar.

El rey Blumir se sentía impotente ante tal situación. Sus hombres aunque eran valientes, estaban en desventaja ante aquel ejército de asesinos. Ho sabía qué hacer, sus consejeros no encontraban la Llave del Poder, pero aún quedaba una solución. Era prácticamente imposible conseguirlo, pero debían intentarlo, y con este propósito se reunieron con el rey.

— Rey Blumir debemos actuar – comunico uno de los ancianos -. Existe una posibilidad de poner fin a la invasión de las Sombras, pero sabed que la empresa es peligrosa, muy peligrosa.

— No importa lo grave que sea el peligro. Escoged al hombre más valiente e instruirle en su cometido – dijo el rey -.

— Sabed Majestad que no ha de ser el hombre más valiente, sino el más puro – dijo el anciano -, y ese hombre es vuestro hijo.

El rostro del rey Blumir se transfiguro, pero sabía que no debía dejarse llevar por los sentimientos y asintió ante aquella petición.

El hijo del rey Blumir, el Príncipe Virtud, fue informado con todos los detalles de los peligros de la misión. Debía encontrar el Fuego de la Eterna Verdad, y para ello debía encontrarse con el Oráculo Haamiah. Si conseguía responder a sus enigmas, habría conseguido su propósito, pero si no lo conseguía debía pagar precio con su vida.

Al cabo de tres días de marcha, Virtud llego al templo donde se encontraría con Haamiah.

— Pasa muchacho, te estaba esperando – le invito una voz desde el interior -. No debes perder mas tiempo pues tu pueblo agoniza en manos de las Sombras.

Apenas había salido de su asombro el joven Virtud, cuando ya le estaba planteando la primera y única pregunta.

— A través de mi los misterios se revelan a la inteligencia y los hombres pueden contemplar la Magia de la Creación. Para descubrir mis secretos, hacia donde has de volver tu faz, ¿al Norte, al Sur, al Este o al Oeste?

Virtud quedo pensativo. Reflexiono cuidadosamente y busco en su interior una respuesta, y tras esa meditación contesto:

— Hacia el Este sabio Oráculo. La Luz de la Vida nace todos los días por ese punto y en el todo tiene su principio y no su fin, es la Eterna transmutación.

— La sabiduría habla por tu boca muchacho. Recibe el Fuego de la Eterna Verdad y ve presto a tu reino, pues ante este Poder nada podrá el mal.

Así fue, como el reino de Marve venció a las tinieblas, y desde entonces todos los días de su vida dirigirían su faz hacia el Este, donde cada mañana el Sol despuntaba levantando el Castillo de la Verdad.