YOM KIPPUR La Historia de Jonás

YOM KIPPUR La Historia de Jonás, InfoMistico.com

Hubo una vez un profeta llamado Jonás. Dios envió a Jonás para advertir a los ninivitas que su persistente egoísmo los llevaría a la ruina. Sin embargo, Jonás era un joven desobediente. Tontamente, se fue en dirección contraria cuando escuchó las instrucciones de Dios, se subió a una barca y se hizo a la mar.

YOM KIPPUR — La historia de Jonás

Al enterarse la tripulación de la barca de que Jonás era el culpable de la gran tormenta que el Creador envió tras él, lo arrojaron por la borda.

Inmediatamente, apareció un enorme pez que se lo tragó entero. Jonás permaneció en el vientre del gran pez durante tres días, rodeado de las dos condiciones necesarias para la transformación: soledad y oscuridad.

El día de Yom Kippur, en el que nos enfrentamos a la oscuridad interior y consideramos todos nuestros comportamientos y hábitos indeseables, se suele contar la historia de Jonás.

Nos volvemos más receptivos a los beneficios al tener en cuenta cada instancia en la que hemos hecho daño a alguien, cada transgresión y cada comportamiento egoísta (deliberado o no). No podemos cambiar lo que somos si no examinamos nuestras prácticas perjudiciales.

Yom Kippur

Se trata de una oportunidad para elevar nuestro nivel de conciencia y absorber suficiente Luz para el próximo año. En Yom Kippur, la cantidad de Luz que podemos recibir depende del tamaño de nuestro “recipiente”.

¿Y cómo agrandamos nuestro recipiente para que pueda absorber la mayor cantidad de Luz? A través del procedimiento de limpieza.

Yom Kipur nos permite renacer

En Días de Conexión, Michael Berg comenta lo siguiente:

“Yom Kippur es una inmersión que puede purgar totalmente cualquier negatividad que tengamos aferrada a nosotros, similar a una Mikveh (un baño de limpieza espiritual). Pero solo cuando estemos completamente sumergidos podremos dejar ir la negatividad”.

Esto implica que es necesario un estudio exhaustivo de nosotros mismos. Los esfuerzos a medias no podrán purificarnos. Solo podremos purificarnos y prepararnos para la Luz después de soltar por completo el deseo de obtener para uno mismo (sumergirnos completamente en la Luz).

En Yom Kippur, el Zohar afirma que las malas acciones que recordamos serán olvidadas y las acciones que olvidamos serán recordadas. Recordar y eliminar cada rasgo de nosotros mismos que deseamos mejorar es lo mejor para nosotros.

Jonás en el vientre del pez

Jonás tuvo la oportunidad de reflexionar sobre sus malas acciones mientras estaba en el estómago del pez y en el fondo del mar. Él se sintió limpio después de tres días de contemplar las malas acciones, muy parecido al Yom Kippur o a sumergirse en una Mikveh.

En su libro Días de Poder, el rabino Berg habla de la importancia del pensamiento solitario como paso crucial en el proceso de limpieza:

“Sentarse en silencio por un momento y aislar el deseo exacto que dio lugar a cualquier percance, daño o sufrimiento que hayamos infligido a otros es uno de los métodos más sencillos para cancelar el deseo de recibir para nosotros mismos.

Debemos aceptar la responsabilidad de estos sucesos y tomar la decisión de impedir que vuelvan a ocurrir, eliminando y cancelando el deseo que les dio origen. Cuando decidimos hacer esto, cambiamos a un nivel diferente de conciencia.”

Finalmente libre

Jonás fue eventualmente liberado una vez que su conciencia alcanzó este grado.

La reencarnación de Jonás se produjo después de que el enorme pez lo escupiera en la orilla. Tuvo éxito en llevar a cabo la tarea inicial que Dios le había encomendado, que era motivar a los ninivitas para que se convirtieran de su pecado y llevaran una vida mejor.

Más sorprendente aún que la supervivencia de Jonás es el momento en que la población escucha la palabra de Jonás.

“Que todos se conviertan de su mala conducta y de la violencia que hay en sus manos”, dijo el monarca (3:6-8).

El esmero de toda la ciudad conmovió al Creador, que abandonó el castigo que tenía previsto y decidió dejar a Nínive en paz. Cada alma que se dedica a la reflexión y a la purificación en Yom Kippur tiene el potencial de una verdadera transformación.

Todos somos Jonás en Yom Kippur

Entrando con valentía en lo que podría ser un punto de no retorno, en las profundidades de nuestra negatividad y en lo más recóndito de nuestra conciencia.

Pero regresamos…

Cada uno de nosotros experimenta la más hermosa transformación cuando queremos deshacernos de la negatividad y de los hábitos insanos. Nuestras oraciones pueden ser escuchadas si las oraciones de Jonás pudieran ser escuchadas desde el interior de una ballena.

Yom Kippur nos da la oportunidad de elevar y mejorar la calidad de vida física y espiritual de todas las personas, no la capacidad de practicar una religión en particular.

Artículos relacionados

Con información del Centro Kabbalah