Select Page

Supersticiones más famosas

Supersticiones más famosas

El diccionario define a la superstición como “creencia por la que el individuo cree que pueden alterar el destino o la suerte propia o de una persona”. Asimismo las supersticiones que no poseen fundamentos lógicos o que son asentadas de una forma irracional en el hombre, son las que pueden estar basadas en algunas de las tradiciones populares, que normalmente se las encuentra relacionadas con el pensamiento mágico.

Una superstición es una creencia en hechos sobrenaturales. Surge cuando se atribuyen poderes extraordinarios a ciertos objetos y se busca en ellos la explicación a algunos sucesos sorprendentes, como las coincidencias.

Por otra parte, la persona que es supersticiosa suele creer que algunas acciones, que pueden ser voluntarias o no, como por ejemplo el ensalmo, los conjuros, los hechizos, las maldiciones u otros rituales, pueden tener una fuerte influencia que puede resultar trascendental en su vida.

A continuacion mensionamos algunas de estas supersticiones

Cruzar los dedos

Cuando se formula un deseo, se dice una mentira o se encuentra uno ante un peligro, es costumbre cruzarlos dedos, concretamente el mayor sobre el índice. El gesto, que evoca una cruz, conjura la mala suerte y aleja las influencias maléficas, según los supersticiosos. Desde los primeros tiempos del cristianismo se creía que, replegando el pulgar bajo los otros dedos, se alejaba a los fantasmas y malos espíritus, o bien haciendo esa operación con las dos manos y dejando que el pulgar asome entre el índice, dedo consagrado a Júpiter, y el mayor, dedo del pecado dedicado a Saturno. No obstante, algunos autores piensan que, aunque el simbolismo de la santa cruz en este gesto resulta obvio, el origen primero es mucho más primitivo que la cruz cristiana y se remonta a los más antiguos tiempos paganos.

Romper un Espejo

Es sabido que segun la tradición “Romper un Espejo” trae mala suerte durante 7 años. Las supersticiones relativas al espejo se cuentan entre las mas antiguas. Ya que hacen referencia a que nuestro reflejo esta en el y si se rompe nos hacemos daño a nosotros mismos. Dañar un espejo es dañar el alma. La leyenda del vampiro refleja con la mayor fidelidad el aspecto negativo de las supersticiones relativas al espejo, ya que como se sabe que el vampiro no tiene alma, pues no tiene reflejo. Mientras el vampiro poco a poco va apoderándose de su víctima, esta también poco a poco va perdiendo reflejo. Recordemos que los vampiros no se ven reflejados en el espejo. En lo que respecta a la mala suerte o a influencias negativas durante 7 años, la Tradición Popular dice que cada 7 años dura un periodo de la mala suerte, ya que el cuerpo experimenta un cambio en su constitución fisiológica precisamente cada 7 años. Pero existen remedios para evitar que esta acción se produzca. Por ejemplo si recogemos los trozos del espejo roto y los lavamos en un río que fluya hacia el Sur, entonces la mala suerte desaparecerá. Pero no es aconsejable mirarse en un espejo roto.

Barrer los pies

Barrer los pies a alguien se cree que se quedará soltero (a), dicen que quita la fortuna. Para revertir, la persona cuyos pies fueron barridos debe pisar la escoba.

Pasar debajo de una escalera apoyada a la pared

Pasar debajo de una escalera apoyada contra una pared, la escalera con las superficies del suelo y la pared forman un triángulo, representación de la Trinidad. Por lo tanto, cruzarla era atentar contra dicho dogma, o también representa una puerta de entrada al mundo de los espíritus.

Levantarse con el pie derecho

La tradición dice que, para que el día no se tuerza, hay que apoyar en primer lugar el pie derecho. La respuesta a esta costumbre podría hallarse en el mundo de los pescadores. Durante el siglo XIX, ningún pescador en su sano juicio subía a bordo por babor, es decir, el costado izquierdo del barco, aunque resultara incómodo hacerlo por estribor. Parece ser que la superstición nace de la noción de que cualquier cosa zurda era antinatural una idea que se basa en que la mayoría de los seres humanos son diestros.

Por regla general, todo lo que se refiere a la derecha es calificado de favorable por los supersticiosos, quizás alentados por la tradición bíblica, que dice que la derecha corresponde al camine del paraíso y es la posición en la que están sentados los elegidos por Dios.

La izquierda representa el reverso de la moneda. Los romanos, por ejemplo, hacían presagios observando el vuelo de los pájaros: los que lo hacían hacia este lado eran de mal agüero. De hecho, en latín, izquierda se dice sinester, que dio origen al adjetivo siniestro.

Viernes 13

Desde tiempos remotos, el número 13 ha sido fatídico, debido principalmente a la muerte violenta que sufrieron varios dioses decimoterceros de la Antigüedad. A la suerte del decimotercero invitado en la Última Cena de Jesús. Por otro lado, el viernes adquirió en el mundo sajón su reputación de día nefasto, debido a la muerte de Jesús. Obviamente, la coincidencia del número 13 y del día viernes no puede ser de peor agüero.

El Gato negro

En Egipto el gato estaba considerado como la reencarnación de los dioses en el trance de comunicarse con los hombres y manifestarles su voluntad. Los gatos también eran momificados y todo aquel que se atrevía a matar un gato era acreedor de la pena de muerte.

En el siglo XII la Iglesia comenzó una persecución a los gatos, a los que consideraba símbolo del diablo y cuerpo metamórfico de las brujas. Se alentó de tal forma esta persecución que llegó a convertirse en espectáculo la quema de estos animales en las hogueras la noche de San Juan.

Colocar flores en las tumbas

En la actualidad, se adornan las sepulturas con flores como muestra de afecto, pero la intención original no era otra que la de proporcionar algo vivo con el fin de dar felicidad. La corona circular, colocada sobre la tumba o la puerta principal del cementerio, encerraba simbólicamente el espíritu y le impedía volver.

La suerte de la pata de conejo

La extraña tradición de llevar una pata de conejo en el bolsillo para atraer la suerte no nace de este animal, sino de la liebre. En las regiones medievales de Europa existía la creencia de que las brujas se transformaban en liebres para sorber la leche de las mujeres que habían dado a luz. ¿Pero cómo nace esta creencia? Antiguamente, las cabras, vacas, cerdos, liebres y otros animales de granja entraban libremente en la casa de sus amos, ya que la familia aprovechaba su calor corporal para protegerse del frío invernal. Los campesinos criaban liebres para comérselas y las cuidaban con esmero y cariño. De hecho, por ejemplo, los antiguos britanos pensaban que estos animales eran criaturas mágicas que incluso había que evitar ingerir.

Trébol de cuatro hojas

Surge en la antigua Inglaterra, creían que el poseedor de un trébol de cuatro hojas (normalmente el trébol es una planta de tres hojas) podía ver a los demonios ambientales y, a través de encantamientos, reducir su siniestra influencia. Pero hoy en día, los horticultores han conseguido semillas de tréboles con cuatro lóbulos, así que la peculiaridad que antes le confería ante los ojos de los celtas, un carácter sagrado, ahora se ha perdido, y con ella la aventura y la emoción del hallazgo de uno de esos ejemplares.

Colgar una herradura detrás de la puerta

Se cree que es de buena suerte, según los griegos, el hierro – en forma de media luna – protegía de los hechizos, así que la herradura colocada en la puerta impedía la entrada de las brujas y del mal. Tradicionalmente se creía que las herraduras otorgaban más suerte eran las de los borricos, porque tienen siete agujeros, un número mágico por excelencia.

Derramar el vino

Se crere que esto es de mala suerte. Cuando viertes el vino en la mesa debes aplicarte en seguida un poco del mismo sobre la frente para atraer la buena suerte; si se trata de champán tienes que tocarlo entonces con la punta de los dedos y dártelo sobre el lóbulo de la oreja para conseguir una felicidad eterna. La causa de esta creencia puede ser que el inicio del feto es el lóbulo de la oreja. Por ese motivo, al empaparlo en champán estás deseando que tu vida se vea rodeada de toda clase de felicidad y dicha. Esta bebida espumosa también se suele romper contra los barcos en su botadura para desearles con este gesto buena suerte en su travesía.

Dormir con la cabeza orientada al Norte

Se cree que si se duerme con la cabeza mirando hacia el Norte, se tendrá una vida más corta. Por lo visto, es así como se orientan los cuerpos en los entierros.


Vía » pueblahoy.net