Mito Hebreo Dybbuk

Mito Hebreo Dybbuk, InfoMistico.com

En los últimos mitos hebreos se menciona un linaje demoníaco maligno conocido como Dybbuk. Dybbuk se relacionó posteriormente con varias leyendas de vampiros y hombres lobo.

Mitos hebreos de la entidad demoníaca llamada Dybbuk

La historia del Dybbuk no es verdaderamente mítica, sino que es una representación simbólica incorporada por los místicos judíos en el siglo VIII d.C. y no tiene su origen en un pasado lejano.

Hay que recordar que aquel pueblo era celoso en su prohibición del misticismo, pues creía que este, en todas sus manifestaciones, socavaba la fe.

El misticismo ya era un componente bien conocido de la Cábala en el siglo XII, y en el siglo XVI se había convertido en una parte esencial de la misma, junto con algunas de las criaturas exóticas que viven en sus páginas -o pergaminos, para ser más precisos- y otras criaturas raras.

Dybbuk

El significado de la palabra hebrea “Dybbuk” es evidente. Tiene un significado similar a “aferrarse” y “amarrarse”.

Podemos pensar en él de alguna manera como un vampiro energético, también llamado vampiro psíquico o vampiro emocional. Es decir, un ser creado utilizando la energía mental negativa de alguien, ya sea a través de un hechizo o ritual o por alguien que tiene una fuerte capacidad de odio irracional.

En su libro “Psychic Self Defense” y más concretamente en su ensayo “Non-Human Contacts on the Astral Plane”, Dion Fortune menciona algo de esto. En los escritos de H.P. Lovecraft, el Dybbuk se menciona en otras fuentes. Anne Besant y Blavatski.

Hijos perdidos de Lilith

Se cree que los antiguos lilim, espíritus errantes e incorpóreos que han logrado escapar de los impenetrables muros de la Gehena y el Seol, son la verdadera identidad del Dybbuk según la tradición hebrea. Lilith es la madre de los vampiros y los hijos perdidos del Dybbuk son hijos de Lilith.

Antiguamente, se pensaba que los fantasmas de los que se habían suicidado buscaban una forma de volver a entrar en el mundo, y por esta razón hacían siniestros tratos con el Dybbuk.

Dybbuk es un demonio

El Dybbuk puede ser considerado como un demonio que no está en absoluto satisfecho con sus circunstancias actuales.

Su único deseo es volver al mundo de los vivos, y hace todo lo posible para conseguirlo. Incluso intenta desalojar las almas de los embriones de sus cuerpos para encarnarse en un vientre más o menos acorde con su malicia inherente.

Por eso, las mujeres embarazadas temían especialmente al Dybbuk; la película de terror de 2009 “El no nacido” continuaba esta tradición.

Los místicos del siglo VIII creían que el Dybbuk podía ser un demonio o una persona que había fallecido, pero intentaba evitar o retrasar el juicio de su alma, en cuyo caso volvía a vagar por el mundo de las formas:

Antes de que consiga interactuar con un incauto y empezar a alimentarse de su fuerza vital hasta que finalmente consiga poseerlo, está desnudo, solo y perdido.

Como su nombre indica, la posesión demoníaca es el tipo de posesión más aterrador. El Dybbuk se “adhiere” a su presa, debilitando la voluntad pero permitiendo cierta autonomía o una fachada de normalidad, retrasando la intervención del exorcista.

El Dybbuk es siempre representado más o menos de la misma forma

Mito Hebreo Dybbuk, InfoMistico.com

Nos referimos a una criatura que tiene patas de cabra, es hirsuta y fétida, y se parece a un humano en algunos aspectos. El Dybbuk debe entrar, o mejor dicho, poseer, un cuerpo humano para poder moverse en el mundo sensorial.

Según algunos expertos en la tradición hebrea, como Robert Graves y Raphael Patai en su enorme obra “Hebrew Myths”, una persona impura puede estar tomando los elementos sutiles del Dybbuk cuando respira los vapores del incienso.

Astucias y engaños

Sin embargo, según otras leyendas, el Dybbuk se introduce en el mundo mediante artimañas y engaños, utilizando manifestaciones fantasmales que la gente confunde con ángeles y otros fenómenos sobrenaturales que, a primera vista, parecen ser útiles, como voces dulces que predicen el futuro, hasta que finalmente agota la voluntad de la presa y penetra en su cuerpo.

El Dybbuk empezará a manifestarse una vez que haya accedido a la mente a través de violentos cambios de personalidad, arrebatos emocionales y un comportamiento errático e inarticulado, típico de alguien que ha pasado un largo día de privaciones, comiendo y bebiendo hasta quedar exhausto.

Hospedaje del Dybbuk

Es importante señalar que estos excesos están destinados a desequilibrar aún más las energías del anfitrión, lo que hará que acoger al Dybbuk sea mucho más sencillo. Algunas personas afirman que el Dybbuk incluso utiliza a su anfitrión para convertir a otros en vampiros.

El Dybbuk, que ya ha alcanzado la última etapa de la posesión, hará que su presa consuma todo tipo de dulces y azúcar. Sus presas suelen experimentar una profunda depresión que las confina permanentemente.

La leyenda afirma que estos casos suelen presentar esputo y vomitar, una sustancia blanquecina notablemente espesa y de olor desagradable. En este momento comienzan a aparecer los primeros signos de locura.

Personalidad del Dybbuk

La personalidad del Dybbuk sale a la luz una vez que el cuerpo y la mente de la presa han sido prácticamente anulados.

Sin embargo, la estancia del Dybbuk dentro de un cuerpo humano no es permanente. Sólo tiene un control relativamente limitado sobre las funciones corporales durante una semana o unos meses como máximo.

Si la persona bajo el control de este demonio se somete a los conocimientos y métodos de un rabino especializado en exorcismos, puede salvarse.

Si el exorcismo tiene éxito, la persona debe llevar un amuleto de cera o acero debidamente bendecido durante el resto de su vida para evitar que el Dybbuk vuelva. El Dybbuk, cuando no sucumbe a los placeres del cuerpo, suele residir en cuevas abandonadas y en esas pequeñas ráfagas de viento que juegan con las hojas secas.

Relacionado

Con información de aminoapps.com

Scroll al inicio