Tradicionalmente, el trébol de cuatro hojas es una planta que cumple dos propósitos principales: es el protector de los amores y además símbolo de riqueza y prosperidad. Se han encontrado figuras humanas talladas con emblemas de trébol, en piezas pertenecientes a una civilización que se desarrolló hace 5.000 años en India.

Otra cultura que utilizó con fines mágicos esta planta de cuatro lóbulos, fue la egipcia. Habían consagrado este raro ejemplar a Isis, su divinidad bienhechora.

Trébol de Cuatro Hojas

Los novios se lo ofrecían a su amada, para preservar el cariño, mientras que las madres lo colgaban al cuello de sus hijos como escudo mágico contra las adversidades de la vida. Incluso, llegaba a colocarse en los sarcófagos, para ayudar al alma en su incierto tránsito por el más allá.

Durante el siglo XVII se extendió la costumbre de diseminar tréboles de cuatro hojas delante de las novias para protegerlas, pues espantaba los hechos malévolos, permitiendo que tanto los novios como los invitados disfrutasen tranquilos en ese día tan especial.

Existe también una creencia popular que afirma que si lo encuentra una muchacha joven se casará pronto y muy enamorada. Los ocultistas afirmaban que el trébol de cuatro hojas, les permitía ver a las fuerzas hostiles y de esta manera escaparse. Los cristianos, por su parte, veían en él el símbolo de la cruz.

Quizá, de la curiosa propiedad meteorológica de sus hojas, que se yerguen para anunciar las tormentas, unida a sus virtudes estimulantes, antiinflamatorias y coagulantes, nacieran las primeras consideraciones mágicas del trébol.

La facilidad con que crece contribuyó también a configurarlo como símbolo de riqueza y prosperidad. Por ello, en la antigua Roma, la estación de las cosechas, el verano, se representaba mediante la imagen de un trébol

Beneficios mágicos del trébol de cuatro hojas

Varios de los beneficios mágicos que se le atribuyen al trébol de la suerte, se derivan de sus cuatro hojas. Era tal el culto que recibió este número en la antigüedad, que en la mayor parte de las culturas, le reservaban para designar a Dios, por lo que las letras de su nombre eran cuatro, al igual que los Evangelistas, los puntos cardinales, las estaciones del año, los elementos de la naturaleza, o las fases de la Luna.

Receta irlandesa

Es conocido que encontrar un trébol de cuatro hojas es de muy buena suerte, pero ¿comértelo? Pues ¡sí! Entérate de que esta fantástica hierba tiene una suerte que podría alcanzar hasta tus órganos más profundos.

El trébol es de la familia de los berros y, aunque no estamos acostumbradas a comerlo, deberíamos hacerlo. Son buenísimos para la digestión, evitan el estreñimiento, ayudan a recuperar el apetito, son un excelente limpiador de toxinas y combaten los resfriados.

Trébol de cuatro hojas en la gastronomía

Pueden comerse en ensaladas como cualquier otro vegetal verde y te sabrán deliciosos con limón, aceite de oliva y una pizca de sal. Puedes también secarlos y hacerlos en té, que con un poco de miel y leche son deliciosos. De hecho, si tienes gripe, lo mejor es que lo tomes tres veces al día.

Significado de cada una de sus hojas

La primera hoja es la de la alegría

Al cultivarlos descubrimos el camino de la alegría que comienza en nosotros mismos para luego ser compartida por toda la tierra. Es el poder del amor y la hermandad iluminando el universo.

La segunda hoja es la de la conciencia

Al quitar la máscara del materialismo con su promesa de falsa libertad, renovamos el compromiso con el más antiguo sueño que es el de crear una sociedad que eleve nuestra dignidad como seres humanos.

La tercera hoja es la de la confianza en la vida

Hoy, inmensas comunidades compartimos una nueva visión y cada vez pesaremos más en los destinos del mundo. Aunque hayan muchos aún que quieran detener el gran cambio, cada vez más personas son concientes que la historia se mueve hacia una civilización espiritual que dejará atrás los oscuros tiempos del egocentrismo.

La cuarta hoja es la del respeto por la tierra y nuestros pueblos originarios

Andando por pueblos y caminos, encontré además de los tréboles, a sencillos hombres y mujeres de la tierra, quienes me dieron las mayores lecciones de sabiduría, rectitud y firmeza. Nadie debe creerse superior si queremos lograr la superación del individualismo y el aprendizaje de una disciplina que nos conduzca a lo que en verdad necesitamos.

¡Buena suerte!


Libro Mágico de Embrujo