Reflexión El Tiempo y los Predadores

El “tiempo”, es el dios que toda la humanidad venera y adora. El tiempo es solo un fenómeno físico, una frecuencia resonante, que modela una realidad inexistente de por sí, que toma formas gracias a la masa que esta energía genera, en la que los humanos se han obsesionado en endiosar.

El Tiempo y los Predadores

Para que el tiempo cobre vida y tenga sentido, éste necesita de pasados y futuros, pues en el Ahora, el tiempo se detiene y no es.

“Existen” los predadores de los humanos, que son unos “seres” que no tienen energía propia autosustentable, y es por ello que utilizan a la humanidad como pila para alimentarse.

Los predadores de los humanos, le hicieron creer a la humanidad en este dios, para así sacarles su energía vital, y dejarlos viviendo como en una especie de gallinero humano, en donde es alimentado para ser consumido.

Los predadores son muy astutos

Los predadores son muy astutos y te hacen creer en sus destinos pre asignados para que ejerzas la función adecuada en su granja.

Los predadores son los amos de la ilusión y siempre te mantienen ilusionado, y en estado de esperanza constante, situándote fuera de tu Ahora.

Siempre estás esperando algo, y cuando eso llega, renuevas los “votos” de espera por algo mas..

Pareciera nunca terminar la espera, y mientras esperas te torturas con los recuerdos que provienen del pasado..

Pasado y Futuro

Pasado y Futuro, terminan gobernando tu vida, haciéndote olvidar de hasta quien eres.

En estado de constante ansiedad, terminas consumiendo cosas que ni necesitas para vivir, y así te consumes de a poco en este imparable tic tac, que es el tiempo.

El predador del humano te hizo creer en su juego del tiempo, gracias a que te hace pensar con su propia mente, insertada en tu mismo avatar o cuerpo físico.

Así sintonizas la “única” frecuencia percibida como un zumbido permanente en tus oídos, de Saturno, Kronos, dios del tiempo, que da formas determinadas, y no permite o más bien inhibe las múltiples frecuencias existentes y que no se perciben, dejándote encerrado en su “caja”.

Por eso te se siente tan Libre cuando ya no esperas a nada ni a nadie.

Y es allí cuando “todo llega” y lo valoras mucho más que si lo hubieses esperado.

Todo es tan simple, que sólo los niños pueden verlo y entenderlo.

¿Me regalas un poco de tu tiempo?

Nando Speciale