Poder Mágico Salmo 9 – Para curar a los niños varones

Remedio seguro para el restablecimiento de los niños varones. El atributo especial del Salmo 9 es ser un remedio seguro para el restablecimiento de los niños varones que tienen mala salud

Conoce el Poder Mágico del Salmo Número 9. Los Salmos son oraciones muy poderosas en sí mismas, sin embargo el resultado de nuestra demanda dependerá siempre de nuestra fe. Por eso, es necesario poner todo nuestro empeño en pedir con fe que el cielo conceda nuestras súplicas.

Poder Mágico del Salmo número 9

Sin duda la mejor hora para realizar el acto mágico que es utilizar el Salmo 9 en la oración es por la mañana, antes del amanecer. Hay en ese momento una mayor conexión entre el universo y el hombre que reza.

Si se recomienda pronunciar el Salmo 9 por la mañana, antes de la salida del sol, y se desaconseja hacerlo de noche porque se estima que entonces las fuerzas de la oscuridad prevalecen sobre las de la luz.

Los cabalistas, que utilizan el poder de los Salmos desde la más remota Antigüedad, nos enseñan que no es conveniente rezar en aquellos lugares considerados impuros, como mataderos, cementerios, baños, letrinas, etc.

Salmo 9 para obtener algo que merecemos

Cuando queremos utilizar el Salmo 9 para obtener algo que merecemos, es muy importante ser perseverantes y no desfallecer. No hemos de desanimarnos nunca, a veces la respuesta no llega tan pronto como quisiéramos o en la forma o las palabras que desearíamos.

A veces pedimos algo que no merecemos o que no nos conviene espiritualmente. A veces el mero hecho de que no obtengamos una respuesta quiere decir que la respuesta es «no».

Si seguimos insistiendo es posible que acabemos obteniendo lo que pedimos, pero con el tiempo veremos que se trata más de un castigo que de una recompensa. Algunos sabios aconsejan que antes de cualquier petición pronunciemos la siguiente oración:

“Satisfaz mi deseo, Padre Todopoderoso, si ello no ha de perjudicarme ni perjudicar a ninguno de tus hijos”

Se trata de una excelente manera de protegernos contra los efectos negativos de nuestra propia ignorancia.

Aplicaciones que se le da al Tehilim / Salmo 9

  • Para sanar a un niño enfermo.
  • Puede pronunciarse durante los actos de curación espiritual, para preparar el ambiente.
  • Ayuda a obtener una solución o revelación por medio de los sueños.
  • Proporciona ideas cuando no se sabe cómo actuar.
  • Sirve para descubrir su verdadera vocación.
  • Cuando alguien tiene una enfermedad incurable.
  • Hace que los enemigos abandonen la persecución.
  • Para resolver algo que está tardando.
  • Ayuda a escapar o libra de la prisión.
  • Anula la fuerza de las personas malvadas.

Remedio seguro para el restablecimiento de los niños varones

El atributo especial del Salmo 9, de acuerdo con el precepto, es ser un remedio seguro para el restablecimiento de los niños varones que tienen mala salud, cuando no se tiene a mano otras medicinas ni otra ayuda.

Escribe el Salmo 9 junto con el nombre dios en un pergamino puro, con una pluma nueva, y cuélgalo al cuello del enfermo. Di la siguiente oración:

Oh Padre todo misericordia; por la gracia de tu adorable, poderoso y Santo nombre, (sea tu voluntad curar la enfermedad de (Nombre del niño)., hijo de (Nombre de la Madre)., menciona el nombre de la enfermedad) que Él padece, y alíviale de sus dolores. Hazle sano de alma, cuerpo y mente y líbrale de las pestes, daños y peligros durante su vida, y sé siempre su protector. Amén.

El Salmo 9 debe rezarse también contra el poder y la maldad de los enemigos. repite el Salmo y reza devotamente:

Sea tu voluntad por la gracia del santo nombre de dios, liberarme del poder de mis enemigos y oponentes, y protegerme contra sus persecuciones como una vez protegiste a los Salmistas de los enemigos que les perseguían. Amén.

Tehilim / Salmo 9– Para curar a los niños varones

1. Para el director del coro: sobre Mut-labén: Salmo de David.

2 Te doy gracias, Señor, de todo corazón
y proclamaré todas tus maravillas.

3 Quiero alegrarme y regocijarme en ti,
y cantar himnos a tu Nombre, Altísimo.

4 Cuando retrocedían mis enemigos,
tropezaron y perecieron delante de ti,

5 porque tú defendiste mi derecho y mi causa,
sentándote en el trono como justo Juez.

6 Escarmentaste a las naciones,
destruiste a los impíos
y borraste sus nombres para siempre;

7 desapareció el enemigo: es una ruina irreparable;
arrasaste las ciudades, y se perdió hasta su recuerdo.

8 Pero el Señor reina eternamente
y establece su trono para el juicio:
él gobierna al mundo con justicia
y juzga con rectitud a las naciones.

10 El Señor es un baluarte para el oprimido,
un baluarte en los momentos de peligro.

11 ¡Confíen en ti los que veneran tu Nombre,
porque tú no abandonas a los que te buscan!

12 Canten al Señor, que reina en Sión,
proclamen entre los pueblos sus proezas.

13 Porque él pide cuenta de la sangre,
se acuerda de los pobres y no olvida su clamor.

14 El Señor se apiadó de mí, contempló mi aflicción;
me tomó y me alzó de las puertas de la Muerte,
para que pudiera proclamar sus alabanzas
y alegrarme por su victoria en las puertas de Sión.

15 Los pueblos se han hundido en la fosa que abrieron,
su pie quedó atrapado en la red que ocultaron.

16 El Señor se dio a conocer, hizo justicia,
y el impío se enredó en sus propias obras.

17 Vuelvan al Abismo los malvados,
todos los pueblos que se olvidan de Dios.

18 Porque el pobre no será olvidado para siempre
ni se malogra eternamente la esperanza del humilde.

19 ¡Levántate, Señor!
Que los hombres no se envanezcan,
y las naciones sean juzgadas en tu presencia.

20 Infúndeles pánico, Señor,
para que aprendan que no son más que hombres.

Ángeles de la Cábala relacionados con el Salmo 9

Ángel Lélahel – Número 06

Ángel Reiyel – Número 29