Poder Mágico Salmo 22 — Para apartar todo tipo de sufrimiento

David compuso este Salmo como un rezo profético para la liberación de Israel de sus futuros exilio y también lo aplicó a su propia vida.

Conoce el Poder Mágico del Salmo Número 22. Los Salmos son oraciones muy poderosas en sí mismas, sin embargo el resultado de nuestra demanda dependerá siempre de nuestra fe. Por eso, es necesario poner todo nuestro empeño en pedir con fe que el cielo conceda nuestras súplicas.

Poder Mágico del Salmo número 22

Sin duda la mejor hora para realizar el acto mágico que es utilizar el Salmo 22 en la oración es por la mañana, antes del amanecer. Hay en ese momento una mayor conexión entre el universo y el hombre que reza.

Si se recomienda pronunciar el Salmo 22 por la mañana, antes de la salida del sol, y se desaconseja hacerlo de noche porque se estima que entonces las fuerzas de la oscuridad prevalecen sobre las de la luz.

Los cabalistas, que utilizan el poder de los Salmos desde la más remota Antigüedad, nos enseñan que no es conveniente rezar en aquellos lugares considerados impuros, como mataderos, cementerios, baños, letrinas, etc.

Salmo 22 para obtener algo que merecemos

Cuando queremos utilizar el Salmo 22 para obtener algo que merecemos, es muy importante ser perseverantes y no desfallecer. No hemos de desanimarnos nunca, a veces la respuesta no llega tan pronto como quisiéramos o en la forma o las palabras que desearíamos.

A veces pedimos algo que no merecemos o que no nos conviene espiritualmente. A veces el mero hecho de que no obtengamos una respuesta quiere decir que la respuesta es «no».

Si seguimos insistiendo es posible que acabemos obteniendo lo que pedimos, pero con el tiempo veremos que se trata más de un castigo que de una recompensa. Algunos sabios aconsejan que antes de cualquier petición pronunciemos la siguiente oración:

“Satisfaz mi deseo, Padre Todopoderoso, si ello no ha de perjudicarme ni perjudicar a ninguno de tus hijos”

Se trata de una excelente manera de protegernos contra los efectos negativos de nuestra propia ignorancia.

Aplicaciones que se le da al Tehilim / Salmo 22

  • Trae socorro rápido a los afligidos.
  • Mantiene la fe dentro del hogar, aproxima a los familiares.
  • Sirve para pedir bienes materiales.
  • Facilita el nacimiento de los bebés y la producción de leche materna.
  • Para ser aceptado en la comunidad.
  • Cuando existe irresponsabilidad.
  • Para la felicidad conyugal.
  • Apartar los infortunios durante un viaje y que Dios lo fortalezca ante cualquier misión, evento o empresa.
  • Eliminar karma negativo.
  • Librarse de cualquier sufrimiento.

David compuso este Salmo como un rezo profético para la liberación de Israel de sus futuros exilio y también lo aplicó a su propia vida. A través de este Salmo el pueblo judío es referido en singular.

El Talmúd revela que Estér HamMalká (la Reina Ester) recitó esta plegaria antes de entrar con el rey Ajashverósh para pedir clemencia por el exterminio de su pueblo.

Cada individuo debe recitarlo, sintiendo el dolor de la ausencia de la formal redención, y orando fervientemente por el fin del exilio.

Rituales Salmo 22

Si un viajero reza el salmo 22 siete veces al día, en el nombre Dios, no le sucederá ningún infortunio. Si viaja por mar, ni las tormentas le dañarán; y si viaja por tierra estará seguro de que ni los hombres ni las fieras le atacarán.

Salmo 22 — Para apartar todo tipo de sufrimiento

1 Del maestro de coro. Según la melodía de «La cierva de la aurora». Salmo de David.

2 Dios mío, Dios mío,
¿por qué me has abandonado?
¿Por qué estás lejos
de mi clamor y mis gemidos?

3 Te invoco de día, y no respondes,
de noche, y no encuentro descanso;

4 y sin embargo, tú eres el Santo,
que reinas entre las alabanzas de Israel.

5 En ti confiaron nuestros padres:
confiaron, y tú los libraste;

6 clamaron a ti y fueron salvados,
confiaron en ti y no quedaron defraudados.

7 Pero yo soy un gusano, no un hombre;
la gente me escarnece
y el pueblo me desprecia;

8 los que me ven, se burlan de mí,
hacen una mueca y mueven la cabeza, diciendo:

9 «Confió en el Señor, que él lo libre;
que lo salve, si lo quiere tanto».

10 Tú, Señor, me sacaste del seno materno,
me confiaste al regazo de mi madre;

11 a ti fui entregado desde mi nacimiento,
desde el seno de mi madre, tú eres mi Dios.

12 No te quedes lejos, porque acecha el peligro
y no hay nadie para socorrerme.

13 Me rodea una manada de novillos,
me acorralan toros de Basán;

14 abren sus fauces contra mí
como leones rapaces y rugientes.

15 Soy como agua que se derrama
y todos mis huesos están dislocados;
mi corazón se ha vuelto como cera
y se derrite en mi interior;

16 mi garganta está seca como una teja
y la lengua se me pega al paladar.

17 Me rodea una jauría de perros,
me asalta una banda de malhechores;
taladran mis manos y mis pies
y me hunden en el polvo de la muerte.

18 Yo puedo contar todos mis huesos;
ellos me miran con aire de triunfo,

19 se reparten entre sí mi ropa
y sortean mi túnica.

20 Pero tú, Señor, no te quedes lejos;
tú que eres mi fuerza, ven pronto a socorrerme.

21 Libra mi cuello de la espada
y mi vida de las garras del perro.

22 Sálvame de la boca del león,
salva a este pobre de los toros salvajes.
Acción de gracias por la liberación

23 Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos,
te alabaré en medio de la asamblea:

24 «Alábenlo, los que temen al Señor;
glorifíquenlo, descendientes de Jacob;
témanlo, descendientes de Israel.

25 Porque él no ha mirado con desdén
ni ha despreciado la miseria del pobre:
no le ocultó su rostro
y lo escuchó cuando pidió auxilio».

26 Por eso te alabaré en la gran asamblea
y cumpliré mis votos delante de los fieles:

27 los pobres comerán hasta saciarse
y los que buscan al Señor lo alabarán.
¡Que sus corazones vivan para siempre!

28 Todos los confines de la tierra
se acordarán y volverán al Señor;
todas las familias de los pueblos
se postrarán en su presencia.

29 Porque sólo el Señor es rey
y él gobierna a las naciones.

30 Todos los que duermen en el sepulcro
se postrarán en su presencia;
todos los que bajaron a la tierra
doblarán la rodilla ante él,
y los que no tienen vida

31 glorificarán su poder.
Hablarán del Señor a la generación futura,

32 anunciarán su justicia
a los que nacerán después,
porque esta es la obra del Señor.

Ángeles de la Cábala relacionados con el Salmo 22

Ángel Jéliel – Número 02