Poder Mágico del Salmo 2

Poder Mágico del Salmo 2
Aplicaciones que se le da al Salmo 2: Aleja las guerras y a los tiranos que oprimen al pueblo. Debe rezarse siempre que el pueblo tenga que escoger a sus gobernantes...

Los Salmos son oraciones muy poderosas en sí mismas, sin embargo el resultado de nuestra demanda dependerá siempre de nuestra fe. Por eso, es necesario poner todo nuestro empeño en pedir con fe que el cielo conceda nuestras súplicas.

Poder Mágico del Salmo número 2

Sin duda la mejor hora para realizar el acto mágico que es utilizar los Salmos en la oración es por la mañana, antes del amanecer. Hay en ese momento una mayor conexión entre el universo y el hombre que reza.

Si se recomienda pronunciar los Salmos por la mañana, antes de la salida del sol, y se desaconseja hacerlo de noche porque se estima que entonces las fuerzas de la oscuridad prevalecen sobre las de la luz. Los cabalistas, que utilizan el poder de los Salmos desde la más remota Antigüedad, nos enseñan que no es conveniente rezar en aquellos lugares considerados impuros, como mataderos, cementerios, baños, letrinas, etc.

Salmos para obtener algo que merecemos

Cuando queremos utilizar los Salmos para obtener algo que merecemos, es muy importante ser perseverantes y no desfallecer. No hemos de desanimarnos nunca, a veces la respuesta no llega tan pronto como quisiéramos o en la forma o las palabras que desearíamos.

A veces pedimos algo que no merecemos o que no nos conviene espiritualmente. A veces el mero hecho de que no obtengamos una respuesta quiere decir que la respuesta es «no».

Si seguimos insistiendo es posible que acabemos obteniendo lo que pedimos, pero con el tiempo veremos que se trata más de un castigo que de una recompensa. Algunos sabios aconsejan que antes de cualquier petición pronunciemos la siguiente oración:

“Satisfaz mi deseo, Padre Todopoderoso, si ello no ha de perjudicarme ni perjudicar a ninguno de tus hijos”

Se trata de una excelente manera de protegernos contra los efectos negativos de nuestra propia ignorancia.

Tehilim / Salmo 2

Aplicaciones que se le da a este salmo:

  • Aleja las guerras y a los tiranos que oprimen al pueblo.
  • Debe rezarse siempre que el pueblo tenga que escoger a sus gobernantes.
  • Encontrar abrigo en el Señor y recuperar la dignidad.
  • Desarrollar la intuición (tercera visión) y los dones de curación.
  • Contra maremotos.
  • Peligros del mar o de la tormenta.
  • Apaciguar la tormenta interior.
  • Protegerse de las malas intenciones de los malvados.
  • Sanar enfermos.
  • Protegerse de las habladurías.
  • Apaciguar el carácter.

Si su vida está en peligro durante una tormenta en el mar

Si su vida está en peligro durante una tormenta en el mar, recite este Salmo sin tardanza y con toda reverencia que se merece hágale su plegaria al creador, después escriba el salmo en algo que pueda tirar en las olas espumosas y verá entonces cosas maravillosas, pues las olas encrespadas se calmarán y la tormenta amenguara.

Efectivo contra un terrible dolor de cabeza

Este Salmo es también un remedio efectivo contra un terrible dolor de cabeza.

La instrucciones son la siguiente:

  • Escriba los primeros ocho versos de este Salmo junto con el nombre santo y oración apropiada en un pergamino puro, cuélguelo luego del cuello del enfermo, rece
    entonces sobre el enfermo el Salmo y la oración arreglada para esto. Haga esto con humilde
  • devoción, y el sufrimiento se calmará.

Salmo 2

1 ¿Por qué se amotinan las naciones
y los pueblos hacen vanos proyectos?
2 Los reyes de la tierra se sublevan,
y los príncipes conspiran
contra el Señor y contra su Ungido:
3 “Rompamos sus ataduras,
librémonos de su yugo”.

4 El que reina en el cielo se sonríe;
el Señor se burla de ellos.
5 Luego los increpa airadamente
y los aterra con su furor:
6 “Yo mismo establecí a mi Rey
en Sión, mi santa Montaña”.

7 Voy a proclamar el decreto del Señor:
Él me ha dicho: “Tú eres mi hijo,
yo te he engendrado hoy.
8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia,
y como propiedad, los confines de la tierra.
9 “Los quebrarás con un cetro de hierro,
los destrozarás como a un vaso de arcilla”.

10 Por eso, reyes, sean prudentes;
aprendan, gobernantes de la tierra.

11 Sirvan al Señor con temor;

12 temblando, ríndanle homenaje,
no sea que se irrite y vayan a la ruina,
porque su enojo se enciende en un instante.

¡Felices los que se refugian en él!