Es hora de comenzar a pensar en la Navidad

En las decoraciones habrán tendencias que combinan lo antiguo, lo moderno y lo vanguardista. El espíritu de la Navidad ya empezó a tomarse todos los rincones y ya toca hacer planes para decorar la casa.

Comenzar a pensar en la Navidad

Es momento de sacar las cajas de los adornos y de mirar la forma de innovar; algo que -acorde con la crisis- podrá hacer sin gastar mucho dinero.

Basta con que tome los objetos que más le gustan y les agregue un toque novedoso. Para empezar, ponga aquellos adornos que son de todo su gusto en un sitio especial y deje a un lado los que no lo convencen del todo. Piense, entonces, cómo puede transformarlos.

Por ejemplo, las bolas del árbol (que no sean de vidrio), las puede pintar con pintura en spray o ponerles escarcha y un spray acrílico y quedarán como nuevas. Otra idea es con los muñecos de tela a los que les podrá hacer un vestido nuevo.

Este año baje los moños del árbol de Navidad y póngalos en adornos o en las velas o como parte de los muñecos. En su reemplazo ponga alrededor del árbol tiras de malla decorativas que vienen de diferentes anchos. En el caso de las luces se imponen las estáticas, así que si tiene intermitentes basta con aflojar el bombillo clave y ¡ya!

Estas son algunas ideas para vestir la casa, de forma alegre, clásica y sobretodo, económica.

Árbol, siempre protagonista

  • Los colores tradicionales verde y rojo nunca pasan de moda, aunque el verde ha cambiado de tonalidad. La tendencia es adornarlos los árboles empleando tres colores, por ejemplo: rojo, verde biche y blanco.
  • Los árboles de latón, alambre o inclusivo los plateados son perfectos para espacios minimalistas o muy pequeños.
  • También se imponen los chamizos decorados solo con luces que recuerdan los árboles deshojados del invierno.
  • En la punta ponga ramas de chamizos o la estrella de belén.
  • Y en el cuerpo del árbol las guirnaldas elaboradas en materiales naturales. Las bolas están muy vigentes y se imponen las de forma de trompo. Se usan brillantes, se consiguen plásticas de colores y tamaños variados, que además de decorativas son seguras para los niños.

Pesebres

No importa si las figuras son antiguas, en tonos dorados y figuras perfectas, o las modernas con caras rechonchas o, inclusive, esas que tiene solo un color. El entorno es lo más importante. En el lugar indicado se pueden combinar diferentes materiales. El que imita al musgo, el blanco de nieve o el desierto.

Chimeneas

Ponga las tradicionales botas y encima de ellas un arreglo con pinos de latón de varios tamaños. También, una guirnalda de follaje plástico imitación pino, poniendo colgadas las botas tradicionales velas y cintas.

Un adorno más sencillo puede ser un coro de monaguillos, unos muñecos cascanueces ( tradición que vuelve con fuerza), una colección de figuras antiguas de Papá Noel o tres tamaños de arboles de latón.

Puerta

La bienvenida al hogar la puede dar con una puerta decorada con pino artificial o de alambre, y puede tener muchos adornos o simplemente un lazo. La corona nunca pasa de moda.

Luces

Luces estáticas, preferiblemente blancas. El árbol debe estar muy iluminado. Las clásicas de luz normal y fijas. Para los que quieren invertir, se imponen la que tienen formas de objetos navideños como pinitos verdes, cascabeles rojos y unas muy blancas o color hielo.

La mesa

Velas, bolas de colores, follaje de verdad o artificial para el centro de mesa, o velas y árboles de latón. No le puede faltar una vajilla de porcelana o las económicas de melamina, así como vasos y cubiertos con colores y figuras alegres. Adorne con servilletas y vasos desechables.

Símbolos y tradiciones de siempre

  • Estrella de Belén. Apareció milagrosamente la noche del nacimiento de Jesús. Esta estrella guió a los reyes magos a l portal donde estaban María y Jesús. El cielo tiene miles de millones de estrellas, pero la Estrella de Belén es única y especial.
  • La corona. Es el símbolo de la vida eterna. El círculo no tiene un comienzo ni un fin ni tampoco el pino verde. Representa la esperanza y la fuerza.
  • Los cascanueces. Representan la buena fortuna y poder en el folclor alemán. Ellos traen buena suerte a la familia y protegen el hogar de los malos espíritus. La creencia dice que si el cascanueces muestra sus dientes las cosas malas del mundo se cargan de buena suerte.
  • El pino. Los colonos en Estados Unidos adoptaron el pino como símbolo de amistad y bienvenida. Los primeros en colgarlos en las puertas de sus casas fueron los marineros. Era una invitación a compartir con los amigos, comer y contar las crónicas de los viajes.
  • La ponsetia. De acuerdo con la leyenda mexicana, un niño pobre se arrodilló ante el Niño Jesús enfrente al pesebre de una plaza. El no tenía una moneda o un regalo, así que recogió una maleza y la puso enfrente al pesebre. De repente se volvieron flores rojas muy brillantes.

Cecilia Montoya | El Tiempo Colombia