Intercambio de Regalos

Intercambio de Regalos
La costumbre de intercambiar como símbolo de buenos deseos se originó en los tiempos de la misma fundación de Roma

La costumbre de intercambiar regalos entre parientes, amistades, compañeros de trabajo e inclusive gente desconocida, como símbolo de buenos deseos, gratitud, simpatías y generosidad, se originó en los tiempos de la misma fundación de Roma.

Intercambio de regalos historia y origen

El 25 de diciembre, se celebraba el nacimiento del Sol —Natalis Solis Invictis. El culto al Sol, de escasa importancia entre los antiguos romanos, cobró auge a partir del emperador Aureliano, quien, en el 274, lo asimiló al “Sol Invictus” de la religión siria e instauró un nuevo culto.

Con el tiempo, este dios acabó imponiéndose a las demás divinidades, hasta desembocar, por sincretismo, en una religión monoteísta.

Nacimiento de Mitra, dios iranio del cielo y de la luz

También se celebra el nacimiento de Mitra, dios iranio del cielo y de la luz y, más tarde, tutelar de las legiones romanas.

Nació de una virgen en una cueva el 25 de diciembre, el solsticio de invierno y de culto en domingo, el día del sol conquistador roca y los pastores fueron los primeros en dirigir sus plegarias al niño desnudo, cubierto tan sólo por un gorro frigio.

Él murió y resucitó para convertirse en un dios mensajero, un intermediario entre el hombre y el buen dios de la luz, y el líder de las fuerzas de la justicia contra las fuerzas oscuras del mal Dios.

Culto a Mitra

Aunque el culto a Mitra tenía orígenes persas, se convirtió en la religión dominante en Roma, especialmente entre los soldados. Después del día 25, empezaba el festival de la Sigillaria, o terra-cotta sellos era una fiesta romana pagana.

Al final de la Saturnalia, dedicado, sobre todo, a hacer regalos a los niños: anillos, muñecos de terracota, sellos, tablas de escritura, dados, pequeños objetos, monedas, y, ¡bolsas llenas de canicas!.

Durante estos días, se decoraban las casas con plantas verdes y se encendían velas para celebrar la vuelta de la luz.

Noche visperal de las Strenas

El 31 Noche visperal de las Strenas. Se celebra con fuegos y enorme bullicio el fin del año solar. Es una fiesta catártica y de renovación en la que se hacen ofrendas a la diosa Strenia, bajo cuyo auspicio se inicia el Año Nuevo.

El 1ro es el día de las “estrenas” en honor de la diosa sabina Strenia, de donde deriva la palabra estrenar, ya que existe la costumbre de hacerse regalos mutuos. La gente llevaba ofrendas regalos a la diosa y hacían sacrificios en su templo ubicado a orillas de un bosque sagrado, en las cercanías de Roma.

Al principio la estrena o regalo era más bien simbólico, y consistía en las ramitas fragantes cortadas en los árboles del bosque sagrado de Strenia. Después se empezó a regalar miel envasada en tarritos y otros recipientes pequeños, lo mismo que monedas de bronce, frutas secas y vino.

Sin embargo, a pesar de que las estrenas o regalos adquirieron un valor material siempre conservaron su simbología mágica o religiosa, pues los obsequios se hacían en nombre de la diosa Strenia, con el propósito de augurar un nuevo ciclo o año lleno de bendiciones, logros, abundancia y felicidad.

Se cuenta que algunos líderes romanos, como el primero de los césares, Octavio Augusto y después los que lo sucedieron en el poder, le regalaban monedas de dinero al pueblo durante las fiestas de Strenia o año nuevo.

Esta costumbre también la practicó el gran general romano Escipión, llamado “el africano” por sus heroicas campañas y victorias militares contra Cartago, la legendaria ciudad que hizo historia en la antigüedad y todavía existe, en el país norteafricano conocido como Túnez.

Fiesta dedicada a Dionisios

En Grecia esta fiesta se dedica a Dionisios desde la noche anterior, en la que se despide al año. Corre el vino en abundancia, los hombres se visten de mujeres o de animales cornudos, por lo que San Paciano, obispo de Barcelona el siglo IV, lamentaba que los cristianos celebraran las “Kalendas Ianuarias”.

También San Isidoro de Sevilla condenaba estas fiestas: “Algunos, a causa de la citada fiestas pagana, se manchan el mismo día con la observación de los augurios, hacen gritería y danza, cometiendo otra que es más torpe iniquidad, pues se unen los de uno y otro sexo formando cuadrilla, y la turba de depauperado espíritu se excita con el vino.”

Costumbre pagana de hacer regalos

Cabe señalar que la costumbre pagana de hacer regalos y dar estrenas o aguinaldos en honor de Strenia se siguió practicando a principios de la era cristiana, hasta que, la Iglesia se convirtió en oficial del imperio romano.

Los obispos, después de fracasar en todos los intentos que hicieron por erradicarla junto con todas las demás expresiones de cultura pagana, aceptaron que se mantuviera la costumbre de intercambiar regalos pero ordenaron que se hicieran una semana antes, con motivo de la Navidad o sea la celebración del nacimiento de Jesucristo.

Y así se conserva hasta hoy esa bonita costumbre de regalar y recibir obsequios, la cual se extendió por toda la Europa cristianizada, y después extendiéndose a todos los demás países.

Aguinaldo

Tradicionalmente, en España, han sido los servidores públicos y privados, quienes al felicitar por la Navidad a los beneficiarios de su labor, se les solicitaba una pequeña retribución económica o material.

Por extensión, los hijos pedían el aguinaldo a sus padres y vecinos para época de Navidad o Reyes. En la actualidad, no sólo perdura esta costumbre de antaño, sino que ha sido oficializada mediante leyes laborales para favorecer a todos los trabajadores.

Rifas Navideñas

Otras vías para llegar al aguinaldo se encuentran en las llamadas Rifas y las Cestas Navideñas. Las Rifas Navideñas son un recurso del azar, una afición lúdica que en nuestra cultura no se ha dejado de practicar, desde la celebración de las Saturnales Romanas.

Cestas Navideñas

Las Cestas Navideñas son una fastuosa vianda indispensable para las épocas festivas: turrones, frutas secas, conservas, vino, champagne, café, embutidos, jamón, y entre ellos una caja de puros habanos.

Refleja una vieja costumbre conocida como la Sportola de los antiguos romanos, que llega hasta nuestros días. De un modo involuntario, se lo relacionó con la crisis económica.

En los años 60, en vez de que se llenaran las canastas con estas dádivas, se las ofrecía a las personas carenciadas como “obsequios de Navidad”. La cesta es, sin duda, la reina de los aguinaldos.

No dejes de leer..

¿No sabe que Regalar ésta Navidad? ¡Le tenemos varias ideas!