Mitos y leyendas de México

Los mitos y leyendas de México demuestran que este tipo de historias están muy arraigadas en la sociedad. Estas narraciones han existido desde siempre y se transforman en parte importante del folclore de los pueblos.

Mitos y leyendas de México

Los mitos y leyendas siempre funcionan como una forma para tratar de explicar el mundo en el que vivimos o con el fin de enviar mensajes moralizadores.

Sin embargo, más allá de los fundamentos de los mitos y leyendas, desde nuestra más tierna infancia nos sentimos fascinados por las historias.

Es por esto que los niños en sus procesos de formación y educación sienten una gran afinidad con los cuentos.

Rescatar las tradiciones es precioso, debido a que son tesoros literarios de la oralidad de los pueblos. Pensando en esto, hoy queremos compartir contigo algunos de los mitos y leyendas de México.

La Llorona

La Llorona es uno de los mitos más populares de México y de América Latina en general. Es posible que cada país tenga su propia versión de La Llorona, pero la mexicana es sin duda una de las más populares, tanto que han realizado películas e incluso capítulos en series de televisión.

Esta leyenda sostiene, que una mujer por vengarse del padre de sus hijos, un borracho empedernido, decide matar a sus propios hijos ahogándolos en un río.

Su remordimiento es tal, que después de eso se suicida. La tradición asegura que desde eso La Llorona vaga por las calles de los pueblos gritando “Ay, mis hijos” “Ay, mis hijos”.

Cuentan además que sus lugares favoritos son las riveras de ríos y quebradas, y se aparece sobre todo a personas en estado de embriaguez, o a los niños que juegan solos en estos lugares después del atardecer.

Esto puede sonar un tanto ridículo, pero hasta hoy en día hay personas que viven cerca de diferentes lugares con agua, y aseguran que pueden escuchar en las noches de tormenta, los desgarradores gritos de esta mujer.

El Callejón del beso

Esta leyenda es propia de la ciudad de Guanajuato, pero extendida por todo México. Cuentan que Doña Carmen era hija única de un padre completamente celoso e intransigente.

Él quería casarla con un millonario español y hacer de su hija una dama de la alta sociedad. Sin embargo, el amor tenía otros planes, y ella estaba locamente enamorada de Don Luis, un galán que la cortejaba y tenía su corazón en llamas.

Su padre quien quería oponerse al romance a toda costa, y negando la idea del convento, la encerró en una habitación aislada en una casa colonial, a la que solo se tenía acceso por un pequeño pasillo. Don Luis, cegado de amor por Doña Carmen, encontró una ventana por la que podía colarse para ver a su amada.

No obstante, cuando estaban en el pequeño callejón en un idilio de besos, llegó el padre de Doña Carmén y de la rabia que sentía le clavó una daga en el pecho, lo que le produjo una muerte fulminante.

De aquí nace la tradición de que en cada pasillo angosto deben besarse los amantes para preservar su amor.

El mensajero

Este mito viene desde la cultura Maya y nos sigue hasta nuestros días. Cuentan que los dioses cuando crearon la tierra le asignaron a cada animal una tarea determinada para ayudar a los seres humanos.

Después de terminar, descubrieron que se habían quedado sin quien transportara las ideas, pensamientos e inspiración. Así que, tomaron una piedra de jade que tenían a la mano y tallaron una pequeña flecha que inmediatamente salió volando.

A este multicolor animal lo denominaron x’ts’unu’um que significa colibrí. Se dice que cuando un colibrí llega a nuestras vidas, los pensamientos que vengan de ahí en adelante son mensajes de nuestros dioses y ancestros.

Otro dato particular es que es el único animal creado a partir de una piedra preciosa, pues los demás están hechos de barro y maíz.

Esto lo convierte en un animal profundamente conectado con los planos superiores, es por eso que si tienes la fortuna de encontrar muchos colibrís en tu camino, puedes considerarte un consentido de los dioses, pues ellos son el puente más directo con lo invisible.

La Mulata de Córdoba

La Mulata de Córdoba es una de los mitos y leyendas de México más tradicionales.

En todos los pueblos de México, cuentan la historia de una mujer que tenía poderes inigualables. Ella era capaz de lograr lo imposible, y por eso era buscada por muchas personas para conseguir dinero, amor y milagros inimaginables.

Dicen además, que cualquier hombre que la veía, enloquecía de amor por ella y su amor que se transformaba en una ansiedad incontenible, no cesaba sino hasta el día de su muerte.

Dado su gran poder, la santa inquisición se fijo en ella y la capturaron para condenarla a muerte, bajo el delito de no saber de dónde procedía. Así que, la llevaron a un calabozo mientras era la hora de la ejecución. Ella como última voluntad pidió un trozo de carbón que fue llevado hasta la celda.

Dicen que pasados unos minutos los guardias entraron y solo encontraron el carbón tirado en el piso, un barco dibujado y un intenso olor a azufre, pero la mujer había escapado.

Desde entonces se dice que si capturas a una bruja y te pide carbón jamás puedes entregárselo, pues de este modo pueden escaparse.

El fantasma de la monja

México es un país con fuerte influencia católica, por eso las religiosas hacen parte de su día a día y de su tradición.

La leyenda del fantasma de la monja cuenta que en un convento, existía un patio con una fuente de agua cristalina que tenía un durazno sembrado a su lado.

Durante muchos años cuando las novicias debían atravesar este patio de noche, no aguantaban la tentación de mirar su reflejo en las transparentes aguas de la fuente y acto seguido veían una mujer colgada del durazno con la lengua fuera y los ojos fuera de órbita, además de sentir un viento helado que las dejaba petrificadas.

Psicocode

Relacionado

La isla de las muñecas

La isla de las muñecas en México