Marte y Venus se colocan en una situación de absoluta incompatibilidad y ruptura

Marte y Venus se colocan en una situación de absoluta incompatibilidad y ruptura

Entre 25 y 28 de febrero, Marte y Venus se colocan en una situación de absoluta incompatibilidad y ruptura, generando actos contradictorios, irreconciliables, paradójicos. Ambos están a una distancia de 90 grados (una “cuadratura” en términos astrológicos), que es un aspecto de mucha tensión.

Ruptura de Marte y Venus

Marte es confrontación y guerra, mientras Venus es conciliación y paz. Cuando sus energías se funden en aspectos armónicos tales como una conjunción o un trígono, la guerra y la paz confluyen en un proceso creativo; se lucha por algo y luego se llega a un acuerdo.

Pero cuando estas cualidades van cada una por su lado (lo cual ocurre con una cuadratura), hay un desajuste que genera profundos desacuerdos.

Venus está en Piscis, y allí su energía sobredimensionada, genera un ambiente de muy alta sensibilidad, que al chocar con la energía expansiva de Marte en Sagitario, puede provocar reacciones inesperadas.

Marte en Sagitario si bien da un ambiente de más acción, lleva a la dispersión, a querer abarcar más de lo que se puede; bajo esa cualidad, al chocar con la influencia de Venus que genera estados de alta susceptibilidad, agranda en forma inarmónica la energía expansiva de Marte en Sagitario, lo que puede generar una corriente de mucha hostilidad y nulo entendimiento.

La energía masculina de Marte estará muy poco integrada a la energía femenina de Venus, por tanto, se marcarán más los contrastes y las diferencias entre los comportamientos masculinos y femeninos, abriendo brechas que llevan a incomprensiones de lado y lado.

Mientras estas influencias pasan, lo recomendable es no enfrascarse en discusiones que solo generan desgaste energético, y no llevan a ninguna parte.


Pedro González Silva