Virgen de Chiquinquirá

Virgen de Chiquinquirá, InfoMistico.com

Se le conoce como la Dama de El Saladillo. Porque tomó la decisión consciente de habitar entre los desfavorecidos, mulatos, negritos, artesanos y sirvientes de los propietarios blancos de la Plaza Mayor.

Virgen de Chiquinquirá – 18 de Noviembre – Estado Zulia, Venezuela

Además, se encontraba en una antigua ermita que llevaba muchos años allí y que se había plantado en la zona donde se veneraba a San Juan de Dios, entre las concurridas calles y salinas cercanas al lago.

En El Saladillo de Maracaibo, había numerosas casitas con hermosos portones y colores vistosos. Mucha gente le regaló todos sus diamantes para coronarla, después de ayudar a construirle un gran e impresionante templo. Se refería a ella como su reina.

Pero un día las casas de Saladillo fueron destruidas, sus parques arrasados y el espíritu de la ciudad aplastado. Entonces la Virgen se quedó sola en la gran basílica que los desheredados, mulatos y negritos —abuelos, padres e hijos de El Saladillo— le habían construido. También era conocida como Reina de La Guajira por el pueblo wayú.

La Virgen del Rosario ha reinado durante mucho tiempo. Se le apareció a un monje llamado Domingo de Guzmán en una pequeña aldea portuguesa llamada Fátima. Era el año 1208. En su mano llevaba un rosario. Le instruyó en su uso y le pidió que lo impartiera a otros.

Antes de un conflicto, Domingo se lo enseñó a los hombres de Simón IV de Montfort. Se dice que el rosario fue decisivo para la victoria del ejército católico, y Montfort construyó la primera capilla en honor a la imagen como agradecimiento.

También reina en Colombia. Tras realizar numerosos milagros, María fue nombrada formalmente patrona de esa nación por orden del 18 de julio de 1829.

Sutamarchán

La historia de la Virgen del Rosario comienza en el asentamiento conocido como Sutamarchán.

La Virgen del Rosario fue pintada para la capilla del encomendero Antonio de Santana hacia el año 1562 por un platero de Tunja, otro pequeño pueblo de Colombia. La manta de algodón tejida toscamente por los indios sirvió de lienzo para el cuadro.

Luego extrajo los colores para la pintura de las flores, los frutos, las raíces y la tierra, combinándolos con claras de huevo en un proceso conocido como témpera.

La Virgen María está acompañada por San Andrés Apóstol hasta el día de hoy, mientras que San Antonio de Padua está pintado a la izquierda de la Virgen, ya que el lienzo era más ancho que largo.

En primer lugar, para agradecer al sacerdote dominico Andrés de Jadraque su recomendación, y en segundo lugar, para conmemorar al encomendero conocido como Juan.

El agua de lluvia del tejado de paja fue dañando la obra hasta que sus imágenes perdieron definición y se volvieron borrosas. El cuadro fue finalmente devuelto a su propietario y trasladado a la sala de chécheres de una antigua capilla de Chiquinquirá. Aproximadamente desde 1578.

Xequenquirá

Las palabras de la lengua indígena para referirse al “lugar de culto a los dioses” es xequenquirá.

Este pequeño asentamiento está situado en el valle de Sarabita, cerca de Boyacá, en una hondonada cubierta de niebla y pantanos, donde prosperan ricos bosques del árbol de terebinto, que produce trementina. El terebinto se menciona tres veces en el Antiguo Testamento.

Mara Ramos, cuñada del anciano encomendero, había guardado la imagen y la llevó a un pequeño santuario en la propiedad familiar de Chiquinquirá.

La Virgen María pareció emerger del lienzo, llena de luz, cuando el retrato fue iluminado una mañana, sus colores desvaídos cobraron vida. Una mujer indígena que estaba hablando con ella en ese momento lo vio, al igual que su hijo pequeño, que gritó:

—Madre, madre, ¿por qué la Virgen está sentada en el suelo?

Su primer milagro tuvo lugar en Colombia.

Devotos de la Virgen de Chiquinquirá

Los pescadores y marineros de Maracaibo fueron los primeros fieles de la Virgen de Chiquinquirá, ya que sus barcos y canoas no levaban anclas sin su imagen a bordo.

Así, la Chiquinquirá viajó al Zulia con su media luna, su manto, su rosario y su niño en un marullo. Venía de los ríos colombianos y llegó por el lago. En un barco que llevaba carga a puertos de otros continentes y a través de los mares. Doscientos años después.

Algunos afirman que este cuadro, que data del siglo XVI, fue robado por los piratas durante una de sus incursiones en los puertos colombianos. Las lavanderas golpearon entonces su ropa en la orilla del mar. Y vieron pasar a las piraguas, bongos y bandoleros en las perpetuas llegadas y salidas del comercio de Maracaibo.

María Cárdenas era una de ellas

Entre las calles Venezuela y Ciencias, en el corazón de Maracaibo, residía en una modesta vivienda. Estaba trabajando cuando se fijó en un pequeño tablón que flotaba en el mar. La cogió y la puso en su frasco a modo de tapa. Unos días más tarde, observó cómo se dibujaban los gráficos. Luego lo colgó en su pared.

Mara Cárdenas fue la primera en asombrarse. Después de hacer mucho ruido y golpear la pared, tres imágenes —una Virgen y un niño montados sobre una media luna; y dos santos, uno a cada lado— se iluminaron en el pequeño cuadrado.

Los ocres y las sepias, que también se creaban con materiales naturales y témperas, cobraron nueva vida y realzaron sus colores. Era la Virgen del Rosario de Chiquinquirá. Era una virgen de color. Nació el 18 de noviembre de 1709, en la madrugada.

“¡Milagro¡ ¡Milagro¡”

Los gritos de la anciana de “¡Milagro! Milagro!” marcaron ese día el inicio de su fama y de la adoración del vecindario, que sobrepasó sus límites.

Más tarde, Maracaibo decidió conmemorarla trasladando su retrato a la Iglesia Mayor, también conocida como la Iglesia de San Pedro y San Pablo, la Catedral de la ciudad. La lápida se volvió tan pesada durante la procesión que no se pudo mover. La voz dijo entonces:

—Es posible que desee viajar a otro lugar, ¿es eso posible? ¿Es posible que desee viajar a San Juan de Dios?

La multitud se movió hacia la derecha después de este pensamiento. El peso se alivió, volviéndose tan ligero como un puñado de pétalos de flores. Desde entonces, reside allí, vecina, solitaria de El Saladillo, apreciada soberana zuliana y entronizada monarca desde su propia historia y pasión secular.

Maracaibo fue visitada una vez por el Papa Juan Pablo II. Y cuando la vio, dijo: “Es la Virgen del Zulia. Es la Chinita”.

Artículos relacionados con la Virgen de Chiquinquirá

Con información de Noticia al Día

Scroll al inicio