Comenzaré explicándote el principio de correspondencia. Luego veremos que significa “Como es arriba es abajo”. Y finalmente veremos cómo aplicarlo en tu lucha contra el cáncer.

La ley de la correspondencia

Como es arriba es abajo principio y dos niñas iguales. Este principio habla sobre las leyes que rigen la vida y que se van repitiendo en los diferentes planos de existencia. En Internet hay mucha información con respecto a este tema, por eso en este post me voy a centrar solo en dos cosas:

  1. Las diferentes formas de aplicar este principio, pero de la forma más sencilla posible.
  2. Aprender a usar este principio o ley para luchar contra el cáncer.

Primero vamos a ver de que se trata este principio con palabras fáciles de entender. La vida tiene distintos planos de existencia, pero nos concentraremos en los 3 planos de los cuales siempre hablo:

  • El plano terrenal o físico
  • El plano mental
  • Y el plano espiritual

Y así como existen diferentes planos, también existen diferentes leyes que actúan en cada uno de estos planos. El principio de correspondencia es una de ellas.

Este principio nos dice que todas las leyes se repiten una y otra vez en todos los planos existentes.

Esto quiere decir que todo lo que sucede en el plano terrenal, también sucederá en el plano mental y en el espiritual. Más adelante te daré algunos ejemplos.

Como es arriba es abajo

Esta frase representa esta ley o principio de correspondencia y significa que las cosas (incluso las misma leyes), se repiten en los diferentes planos. Veámoslo con ejemplos:

Comparando el plano terrenal con el plano mental, o sea lo que sucede en tu cuerpo y en todo lo que te rodea con respecto a lo que sucede en tus pensamientos. En este caso “como es arriba es abajo” se refiere a algo del plano terrenal que también sucede en el plano mental.

Otro ejemplo:

Comparando el plano interno con el externo, o sea lo que sucede dentro de ti con respecto a lo que sucede fuera de ti. En este caso “como es arriba es abajo” se refiere algo dentro de ti que también sucede fuera de ti.

Un último ejemplo:

Comparando lo que sucede en la vida de una persona adinerada con lo que sucede en la vida de un pobre. En este caso se refiere a cosas que le suceden al rico pero que también le suceden al pobre. Como es arriba es abajo Rico y pobre y dos manos una de ellas con dinero.

Todo se repite.

Te en cuenta

  • Los distintos planos que existen pueden ser muchos más de los que te imaginas.
  • La ley de correspondencia la puedes aplicar a cualquier cosa que analices desde dos puntos de vista diferentes.

Como es arriba es abajo Todo se repite y dos gatos idénticos. Tal vez esto no está quedando muy claro hasta el momento, pero no te preocupes porque paso a paso vas a ir entendiéndolo. Por ahora me interesa que te haya quedado claro lo que significa “como es arriba es abajo”. O sea, que lo que sucede en un plano también sucede en otro.

La ley de correspondencia va mucho más allá, pero acá la vamos a ver así bien livianita para que sea fácil de aprender y poner en práctica. Ya sabemos que las cosas se repiten en planos distintos, pero…

¿De qué sirve esto?

Como es tu pensamiento es tu cuerpo. Todo se trata de abrir tu mente, de ver lo que ahora no eres capaz de ver. De mirar la vida con otros ojos. Esto es muy importante, que veas con otros ojos. Que cada vez que te veas enfrentado a una situación seas capaz de aplicar este principio y ver como la misma situación se repite en diferentes planos.

Por ejemplo

En el plano físico y mental es casi imposible pensar en la salud perfecta o en la ausencia de enfermedades si no tenemos en cuenta que “todo lo que sucede en nuestra mente se va a repetir en nuestro cuerpo”.

En este caso “como es arriba es abajo” podría ser fácilmente reemplazado por “como es tu pensamiento es tu cuerpo”. Este principio relaciona la mente con el cuerpo y por lo tanto te permite usar la mente como un elemento poderoso en tu proceso de sanación.

Por medio de este principio sabes que todo lo que ocurre en tu mente también ocurre en tu cuerpo. Si logras comprender que todo lo que albergas en tu mente te puede sanar o dañar, también podrás evitar hacerte daño a ti mismo y podrás caminar hacia tu recuperación.

Un ejemplo

Te levantas de mal humor y casualmente se te viene a la mente un vecino que te cae mal. Piensas que es arrogante y torpe. Y al pensar en alguien arrogante y torpe también te acuerdas de tu jefe y le aprovechas de dedicar unas cuantas pequeñas maldiciones.

Al final terminas detestando a tu vecino y odiando más que nunca a tu jefe. Al salir hacia el trabajo está lloviendo y el vecino con su auto por casualidad te salpica con barro y mancha toda tu ropa. Y te mira como si lo hubiese hecho intencionalmente causándote aun más indignación.

Tienes que devolverte para cambiarte de ropa y por culpa de esto llegas tarde al trabajo. Luego recibes un gran sermón de parte de tu jefe que “casualmente” también había amanecido enojado.

Conclusión..

Todo lo que comenzó en tu mente, luego terminó en una situación real.

Es fácil entenderlo en un ejemplo, pero muy difícil de detectarlo en la realidad. No estamos acostumbrados a relacionar las cosas que suceden en nuestra mente con lo que nos sucede en la realidad.

Dentro y fuera de mí

Otra forma de ocupar este principio, es comparando lo que sucede dentro de mi cuerpo con lo que sucede fuera de él. En este caso vamos a comparar las cosas que existen dentro de nuestro cuerpo con lo que existe fuera de él.

El principio te dice algo así como que lo que sucede con las células del cuerpo es similar a las cosas que suceden con las personas. Con este principio podemos entender muchas cosas que son difíciles de explicar.

Veamoslo con un ejemplo

El principio de correspondencia puede ser usado para combatir el cáncer. Pero para eso tienes que ser capaz de ver que el cáncer es uno más de esos elementos que se REPITEN en distintos planos. La ley de correspondencia será un arma poderosa para luchar contra el cáncer porque te ayudará a combatirlo en varios planos distintos y no solo en uno.

“Como es arriba es abajo”, en este caso representa lo que sucede con tus células que también sucede con tu propia persona.

El principio de correspondencia nos enseña que el comportamiento de tus células cancerígenas no solo sucede internamente, sino que también se repite externamente en tu propia persona. Tienes que relacionar esas células que se están comportando de una forma equivocada, con la forma en que te estás comportando tú en la vida.

Esa es la clave, lo demás solo depende de ti.

Parecidas pero no iguales

Muchas personas se confunden al explicar esta ley y la explican como si fuese la ley de “Causa y efecto”. Este error no se produce por simple casualidad, se produce porque ambos principios están tan relacionados entre sí que tienden a confundirse como si fuesen lo mismo. Para que lo tengas muy claro:

El principio de causa y efecto dice que las cosas NO suceden por casualidad, sino porque hubo algo que las causó.

Y el principio de correspondencia te dice que esas causas y sus efectos se repetirán en muchos planos de existencia diferentes.

  • Planos inferiores y planos superiores.
  • En planos internos y planos externos.
  • Planos terrenales, planos mentales y planos espirituales.
  • En planos reales y planos imaginarios.
  • En planos muy grandes y planos muy pequeños.
  • Etc., etc., etc.

Para hacer todo esto muy práctico haz lo siguiente

Ante un problema piensa siempre en las causas que produjeron ese problema y haz algo al respecto. Ante tu futuro, piensa que lo estas creando desde este mismo momento. Por lo tanto encárgate de que todo lo que hagas produzca un efecto positivo en tu futuro.

Ante las células de cáncer que te están complicando la vida, piensa que tal vez tú también le estás complicando la vida a alguien. Ya sabes, “como es arriba es abajo”. Entonces haz algo al respecto

Y ante cualquier problema que se te presente, analiza cual será su correspondencia en cada plano que puedas imaginar. Esto te dará una visión mucho más completa de tu problema y te permitirá combatirlo de muchas formas diferentes.

Nada sucede por casualidad

Para terminar este post quiero reflexionar sobre eso que dicen que todas las cosas suceden por alguna razón. Nada es casualidad y con mayor razón si se trata de algo como la ley de correspondencia.

Me imagino que si estás enfermo de cáncer debes estar cansado de tanto escuchar decir esa frase que dice que “Todas las cosas suceden por algo” Puede que de tanto escucharla ya sea una frase que te apesta o que estas cansado de escucharla.

Sin embargo, aunque esa frase sea apestosa no tienes que olvidarla NUNCA.

Porque “nada sucede por casualidad, todo tiene una razón de ser”

  • Solo piensa como llegó este principio a ti.
  • En que momento lo hizo.
  • Que enseñanza te dejó.
  • Y cuál sería el motivo por el cuál esta enseñanza llegó a tu vida.

La misma persona que dio a conocer este principio también dice:

“Cuando el oído es capaz de oír, entonces vienen los labios que han de llenarlos de sabiduría”

¿Estás preparado para comenzar a recibir sabiduría?

Piénsalo y reflexiona.

Un gran abrazo y hasta la próxima.

Relacionado

Cáncer y Metafísica – El cáncer no es una enfermedad


La Web de la que todos hablan
Blog de lucha contra el cáncer