¿Existe el Diablo?

Existe el Diablo / The Devil exists

En su libro “Las flores del mal”, Charles Baudelaire afirmaba que una de las mayores victorias de Satanás en estos tiempos era haber persuadido a la mayoría de la gente, especialmente a los agnósticos y a los ateos, para que creyeran que no era así.

¿Existe el Diablo? — Historia Antigua

Y más recientemente, en su libro “En torno a la cosa suprema”, O. Weininger decía lo siguiente:

“La idea que ha simplificado la lucha de millones de hombres contra el elemento maligno que está aprisionado en cada uno de ellos la encarna el diablo, que le ayuda proyectando al adversario fuera de sí mismo y diferenciándose y separándose de él.”

Las cuestiones que se plantean son qué provoca este mal y dónde se origina. ¿De qué tipo es?

Porque después de recibir un nombre y una figura, debe ser “proyectado” hacia el exterior. Dostoievski, un autor muy conocido, afirma, sin embargo, que “si Dios no hizo al diablo, el hombre lo hizo a su imagen y semejanza” en su libro “Los hermanos Karamazov”.

Afirma su existencia, pero no ofrece ninguna prueba de ello, e incluso no especifica su origen o naturaleza antes de afirmarlo.

En primer lugar, no abordaremos “las pruebas” para demostrar su existencia de la manera más erudita posible a la luz de estas afirmaciones conflictivas y cambiantes.

La existencia del mal en el mundo

En segundo lugar, nos resistiremos al impulso de “personificarlo” desde el punto de vista de la razón, la ciencia sólida y la buena filosofía. La existencia del “mal” en el universo es evidente, así como sus ilimitadas expresiones.

La información que se ha dicho sobre él será simplemente “contada”. Dejaré que el lector saque sus propias conclusiones.

Cuando era niño no tenía casi ningún interés en aprender sobre Satanás o el Diablo. Era solo un elemento más de mi fe que heredé de mis padres, junto con su existencia y su caída.

Pero no fue hasta los 20 años -después de participar en un retiro de renovación espiritual en la Casa de Ejercicios del Tepeyac, en las afueras de Granada- cuando este personaje llamó mi atención.

El gran místico español San Juan de la Cruz pronunció más tarde unas lecturas en las que afirmaba que el mundo, el demonio y las tentaciones físicas eran los tres mayores adversarios del cristiano.

En otras palabras, después de descubrir a Dios, también descubrí a nuestros peores enemigos. Debería haberles prestado más atención, ¡habría sido una tontería por mi parte no hacerlo!

La presencia real de Satanás

Con el inicio de la revolución sandinista, a principios de los años 80, empecé a experimentarla. En un sueño que tuve, su presencia maligna llenaba mi habitación, pero en cuanto decía la palabra “María”, la sensación ominosa desaparecía al instante.

Después de leer los Santos Padres de la Iglesia, descubrí un relato que respondía a mis expectativas de forma bastante convincente:

“El diablo recibe numerosos nombres, como Luzbel, Satán, Belcebú, Lucifer y Belial. Pero “Luzbel” fue el que más atrajo mi interés por la forma en que se describen su origen y su personalidad.

Se afirma que “Luzbel” era un “Querubín” de gran belleza llamado “Luzbella” antes de la caída (Lc. 7, 18).

Los querubines, cuyo nombre significa “plenitud de sabiduría”, se sitúan después de los “serafines”, que son los seres más cercanos a Dios y cuyo nombre significa “plenitud o llama de amor”.

Se “creía” igual a Dios e incluso mejor por la gran cantidad de conocimientos y belleza que poseía.

Según algunos comentaristas, había estado ocultando su orgullo hasta el momento de la gran prueba, que era análoga a la que tuvieron Adán y Eva con el árbol del conocimiento del bien y del mal en el paraíso.

Muchos Santos Padres afirman que la “envidia”, el “orgullo”, la “vanidad”, los “celos”, etc., hacia la humanidad fue una de las razones por las que cayeron.

“Si se estudia la causa del pecado, se encontrará mayor en los superiores (ángeles) que en los inferiores”, decía Santo Tomás de Aquino en la Edad Media (humanos).

Soberbia

“Por lo tanto, el orgullo era el vicio del diablo, cuya motivación era la mayor excelencia en los superiores” (S.T.Q. 73, Art. 7). En otras palabras, la transgresión del diablo era un pecado espiritual que no podía ser expiado. Pero el siguiente relato es el que más me impresionó:

Era impotente para resistir tal humillación hasta que “Luzbella” descubrió, a través de una visión profética, que Dios tenía la intención de encarnarse como un ser humano (una criatura superior a él) y que también tendría una madre humana, conocida después como “Theotokos” o Madre de Dios.

Siendo un “querubín”, era impensable aceptar que se arrodillara ante una mujer de menor categoría o estatus, además del Hijo de Dios hecho hombre.

De ahí uno de sus principales motivos de rebelión y su eventual desaparición. Según Papini en su libro “El Diablo”, “Luzbella” también estaba celosa de Jesucristo porque no se convirtió en “el salvador” de la humanidad.

Las causas de las condiciones actuales del diablo y de las personas son diferentes. El diablo “cae” del cielo como un rayo por su “soberbia” (Lc. 7:18), mientras que Adán y Eva son “expulsados” del paraíso por su “desobediencia”.

Luzbella

Como a “Luzbella” se le unieron en su caída otros Ángeles, la redención solo llegó para los que “desobedecieron” y no para los que fueron asesinados por “orgullo”. Otras religiones también han reconocido la existencia del diablo.

Se le llama “Seth” en la religión egipcia, “Angra Mainyu” en la religión persa, “Mara” en la religión hindú, “Tifón” en la religión griega e “Iblis” en la religión musulmana. Sin embargo, lo más llamativo son las diversas formas en que se le ha representado en el arte a lo largo de los tiempos.

En el cuadro del siglo XVII “Las tentaciones de San Antonio”, los demonios tienen caras de animales grotescos; en la Edad Media, se le representaba como un ángel negro de aspecto aterrador, con cuernos y cola, o como un dragón; y en la Edad Moderna, su representación es menos grotesca y más elegante.

Papini, en su libro “El Diablo”, lo describe como “un hombre simpático, bien parecido y con buenos modales”. Por supuesto, sus manifestaciones actuales tienen los mismos rasgos o similares.

El Diablo en la música

Además, el diablo ha sido representado como su principal inspiración en la política, la poesía, el arte y la música. La lista ocupa demasiado espacio y no puede incluirse aquí.

Cuando la gente sucumbe a la “magia” que crea el propio mal, Papini afirma que ésta es la mejor prueba de su existencia y de su nefasta influencia.

El diablo, según Papini, es como un mono porque en el momento en que intentó ser como Dios, se convirtió en “el mono de Dios”. Sabemos que la “imitación” es la cualidad más definitoria de este animal.

El autor italiano llega a la conclusión de que cuando una persona intenta emular la rebeldía de Luzbel, se convierte en el “mono del diablo”.

Artículos relacionados con este tema

Con información de El Nuevo Diario Nicaragua