Esotérico y Exotérico — Ruben Cedeño

Esotérico y Exotérico
Esotérico y Exotérico

Esotérico es todo aquello oculto, que está en lo interior, lo íntimo, que en general se refiere a lo espiritual que está velado al vulgo, de alto nivel como sabidurías, doctrinas, leyes divinas, difíciles de entender o de arduo acceso para el ser común, y que se conocen y transmiten únicamente a una minoría selecta denominada generalmente “Discípulos Aceptados” o “Iniciados”, todo esto en contra posición a lo exotérico, que es lo revelado a todo el mundo, lo externo y público.

Generalmente para los círculos más elevados de la humanidad un esotérico es una persona seria, formal, de proceder correcto, buen hablar y vestir, de naturaleza reservada, silencioso, de modales refinados, con gran sabiduría, un renunciante, un servidor mundial, alguien que es completamente unitivo, que generalmente no habla de sus vivencias espirituales privadas.

Veamos como describe el Maestro el Tibetano un esotérico:

Los verdaderos esoteristas se distinguen por la característica del conocimiento, de la voluntad dinámica, del valor y del silencio: “saber, querer, osar y callar”. Conociendo bien el plan y teniendo una visión clara y luminosa, pueden aplicar Su voluntad, firme e indesviablemente, al trabajo de creación por medio del poder del sonido. Esto Los conduce a callar donde el hombre común habla, y a hablar donde el hombre común calla.

El término esotérico se ha corrompido dentro del vulgo utilizándose erróneamente para las artes nigrománticas, adivinatorias, el espiritismo, la mediumnidad y toda clase de supercherías de las cuales a la gente que está en el sendero de búsqueda le gusta mucho.

“Erróneamente se suele llamar esoteristas a los tarotistas, astrólogos, clarividentes y esto es un grave desacierto”

También ha sucedido que algunos pseudo-esotéricos que por ser poseedores de algo del conocimiento oculto, que no es de dominio público, se han considerado superiores a los demás, lo que los ha llevado a la separación, el orgullo, la vanidad espiritual, lo cual es totalmente indebido. Veamos lo que dice el Maestro El Tibetano al respecto:

El verdadero discípulo es siempre incluyente, nunca excluyente. Esta inclusividad es característica de los verdaderos esoteristas. Cuando se carece de ella tenemos un aspirante, pero no un verdadero discípulo. Existe hoy demasiado exclusivismo entre los esoteristas y las escuelas de ocultismo, y excesiva separatividad teológica.

Debido a la corrupción en que ha caído el término “esotérico”, la Jerarquía Espiritual ha restringido el uso de este vocablo públicamente, al igual que el de la palabra “ocultismo” y se ha dejado solamente para uso interno dentro de la Logia Blanca y de las instrucciones para discípulos.

Es importante que se sepa, que todo conocimiento esotérico que se hace público, inmediatamente deja de ser esotérico, he allí una de las grandes contradicciones en el uso del término esotérico en medios informáticos y publicitarios.

En las antiguas “Escuelas de Misterios” en Grecia como en Los Misterios de Eleusis se usaba bajo el apelativo de “Esotérico” la enseñanza que sólo podía ser recibida en el interior de las escuelas de instrucciones ocultas, y que se oponía a lo que se le destinaba al público en general y era impartido al aire libre.

Conocimientos como el uso del “Yo Soy”, los Rayos, las Leyes Divinas eran conocimiento esotérico, pero debido a la necesidad que ha tenido la humanidad de eso, desde que se ha impartido públicamente, ha dejado de ser esotérico y ha pasado a ser exotérico.

A esto se refiere el Maestro Saint Germain al declarar el final del ocultismo en cuanto a la enseñanza que el revela, que era esotérica y dejó de serlo. Esto no quiere decir que no exista más enseñanza oculta y esotérica dentro de las Aulas de la Gran Hermandad Blanca. Claro que existe, pero por lo mismo que son instrucciones realmente esotéricas se ignoran. Exteriorizar parte de este conocimiento esotérico como experimento de la Jerarquía Espiritual ha dado muy buenos resultados, pero como es de esperar ha dado también algunos exabruptos.

Por la falta de rigor esotérico en algunas escuelas denominadas de la Nueva Era, se ha tomado deportivamente el logro de la Ascensión, el conocimiento de los Rayos e incluso han renegado y despreciado el conocimiento esotérico hasta llegar a restarle importancia a las Iniciaciones, lo que los ha conducido a un verdadero desastre que ha puesto en mala imagen, para algunas personas serias, las Enseñanzas de la Jerarquía, por utilizar un exceso de fashion-espiritual en su forma de presentarlo, liviandad en la información y el manejo de datos inexactos. Esto ha sido así como querer imponer un chisme como un dato de rigor histórico.

Escuelas serias que siguen las Enseñanzas de Blavatsky, Max Heindel y Alice Bailey son las mas reconocidas en portar el conocimiento esotérico. Con la entrada de la Nueva Era los Grupos Esotéricos se fortalecen, entran en relieve y la humanidad los anhela. Los Grupos del Maestro El Tibetano junto a un grupo de Enseñanza de Síntesis que está despuntando en el mundo latino actual, son las mas vigentes escuelas de enseñanza esotérica con las instrucciones de la Era de Acuario…

seguir leyendo »


seguir leyendo en página: