Select Page

Escucho que me llaman pero no es nadie

Escucho que me llaman pero no es nadie

¿Alguna vez has oído un ruido, volteas y te das cuenta de que no hay nada que lo produzca? ¿O seguramente has visto algo que nadie más ve? De seguro has oído que alguien te llama pero no hay nadie contigo.

La clariaudiencia

Lo que estás experimentando se conoce como clariaudiencia, que es el término que se aplica al poder psíquico natural que tenemos los humanos para escuchar a través de la materia que nos rodea en nuestra vida diaria, sin obstáculos de distancia ni tiempo.

Existen muchos seres o energías alrededor nuestro que no vemos pero están aquí interactuando en otros planos de conciencia. Nosotros también somos energías; lo único que nos distingue de las otras es que disponemos de un cuerpo físico.

Eso le pasa a todos, pero, ¿por qué?

La Física dice que además de este, hay otros universos. Y muchos de ellos en algún momento se intersectan con el nuestro. Están habitados por seres etéreos.

Seres que, así como pueden tener buenas intenciones para quienes vivimos en este plano dimensional, tambien los hay cuyas intenciones son completamente opuestas. Desafortunadamente para nosotros son estos últimos quienes tratan de entrar a nuestro universo con más frecuencia.

Entes malignos o no

Pueden manifestarse del todo en nuestra realidad. Ellos sólo pueden tocar nuestro plano dimensional, a veces no llegan ni a aproximarse a él, pero sólo eso basta para que interfieran en nuestras vidas.

Cuando tocan o rozan nuestro mundo tridimensional, las moléculas en el aire vibran. Lo hacen en frecuencias tan bajas, conocidas como infrasonido, que no podemos oír dichas vibraciones. Al menos no conscientemente. Nuestro cerebro opera en frecuencias similares a las de esas vibraciones.

Es entonces cuando las vibraciones sincronizan los procesos cerebrales de tal manera, que comenzamos a sentir cosas que no existen. Cosas como voces, luces, sombras, presencias. Y en un grado más profundo, tristeza, miedo, locura, maldad, pesadillas…

La explicación científica para esta experiencia de escuchar voces no físicas es alucinación auditiva

Alucinaciones de cosas que no existen

Se alega que percibimos estas alucinaciones de cosas que no existen en la realidad física porque nuestros sentidos se ven alterados momentáneamente por alguna circunstancia.

Por ejemplo: las voces que escuchamos en nuestros sueños llaman nuestra atención hacia situaciones que enfrentamos en lo que llamamos nuestra vida real. Cuando son voces calmadas y agradables pueden coincidir con nuestros esfuerzos por buscar la reconciliación con alguien del que nos hemos distanciado.

Si por el contrario oímos voces estridentes y furiosas podemos estar enfrentando desilusiones y situaciones desfavorables que nuestro espíritu necesita que atendamos.

En estos tiempos de ciencia se da por hecho que esas voces o sonidos extraños son generados por el cerebro. Se cree que las personas que alegan escuchar voces sufren de algún desorden psicológico o consumen drogas alucinantes.

Sin embargo, debemos aclarar que hay personas que no sufren de ninguna enfermedad mental ni física y si escuchan ocasionalmente estas voces y sonidos, y tampoco padecen de tinitus (la condición de percepción auditiva).

Para muchas personas creativas escuchar voces y sonidos tiene un propósito funcional muy natural.

Por ejemplo: imagínate que estás muy concentrada tratando de resolver un problema. De repente, escuchas una frase claramente y te vuelves a mirar si hay alguien cerca de ti. La voz fue firme y clara, pero no hay nadie presente. ¿De dónde salió? ¿Quién te ofreció la información que buscabas?

Por nuestra formación social y cultural podemos pensar que se trata de mensajes de los ángeles o de seres de otras dimensiones. Para los investigadores psíquicos, estas voces sirven para probar que la percepción extrasensorial es una cualidad real que se va agudizando en la medida en que vamos desarrollando nuestros poderes psíquicos.

En otras palabras, que cualquier persona puede concentrar su poder psíquico con el fin de sintonizar con una voz o sonido que su mente consciente pueda escuchar claramente.

Recuerda que somos seres espirituales viviendo una experiencia material en este mundo. Lo que nos parece sobrenatural es más natural de lo que creemos.


Por: Virginia Gómez presentadora de “La Hora Mágica” que transmite WKAQ-580 | El Nuevo Día