Equilibra y sana tu hogar de objetos deteriorados

Equilibra y sana tu hogar de objetos deteriorados

Posiblemente la mayoría de ustedes encontrarán que tienen algunos de los elementos mencionados. Para evitar males mayores recomendamos que sigan nuestros consejos.

Cualquier objeto roto

No importa que sea nuevo o antiguo, ni tampoco si está pegado o arreglado. Hay que deshacerse de él, ya que cuando algo se rompe, quiebra su forma y energía, deja de ser lo que es y ya no sirve ni resulta positivo.

Cristales deteriorados

Pueden estar golpeados, rajados o astillados. Vale para los objetos tales como vasos, copas, jarrones, adornos y espejos. Sise los conserva generan una gran energía negativa.

Ropa sin uso

Puede que sea antigua, pasada de moda, que esté vieja o gastada, que pertenezca a una persona fallecida o nos la haya regalado una persona negativa. En cualquiera de los casos no debe conservarse ya que la ropa se debe dar, pues hay quienes la necesitan.

Al regalarla la energía se trasmuta, de manera que lo negativo que tenía (fuera por provenir de alguien con malas vibraciones o por pertenecer a alguien fallecido) se transforma en carga positiva. Siempre es preciso lavar la ropa antes de darla.

Zapatos

Cuando no se usan o están rotos no se deben conservar. El calzado es un elemento altamente negativo porque esta permanentemente en contacto con el suelo y se contamina. A la vez, recibe la descarga energética de todo el cuerpo humano.

Los zapatos no deben acumularse ni regalarse, pues no podemos trasmitir nuestra negatividad o nuestros problemas a los otros. Cuando no los usamos más debemos cortarlos con una tijera y arrojarlos a la basura.

Relojes

Si están rotos o no funcionan no se deben conservar. El reloj de un hogar debe  marchar al ritmo del tiempo, sin detenerse, pues si no podremos avanzar y se obstaculiza nuestro progreso, el cumplimiento de nuestros deseos.

Alhajas antiguas

Es preferible no tenerlas. Si se las desea conservar hay que descargarlas sumergiéndolas en agua y sal marina durante veinticuatro horas y recargarlas exponiéndolas al sol por tres horas. De esta manera, alejamos energía de quien pudo haberlas usados y las volvemos positivas.

Joyas enfermas

Nos referimos a las que pueden haber usado personas con problemas de salud, largas enfermedades o que hayan fallecido. Esto es malo porque los metales absorben toda la energía que genera en momentos difíciles.

El caso más común es el de los viudos o viudas que usan en la mano o colgada la alianza del cónyuge fallecido. Lo ideal es ni siquiera conservarla, pero si se la desea guardar por su valor afectivo hay que proceder a descargarla.

Elementos o aparatos médicos

Es malo conservar estos objetos, cuando han pertenecido a un enfermo y ya no se usan: sillas de ruedas, muletas, bastones, trípodes, etc. Siempre debemos pensar que alguien puede necesitarlos y por lo tanto se deben donar a hospitales, sanatorios o a alguien que les dé el uso adecuado. Conservar tales elementos provoca finalmente, que uno o alguien de la familia termine usándolos…

Cunas

El moisés o cuna del bebé no debe conservarse. Cuando el niño deja de usarla hay que sacarla de la casa pues, de lo contrario, dificulta el crecimiento. Cuando una pareja piensa tener más hijos puede guardar la cuna, pero si no lo tiene proyectado en lo inmediato, lo mejor es regalarla.

Objetos oxidados

Por el mismo motivo que debe sacarse del hogar todo lo que está roto o deteriorado, se debe hacer lo propio con los metales con óxido. Objetos metálicos partidos Esto es válido para cuchillos, tijeras, elementos filosos o metales en general. Al perder su integridad los metales emanan energías muy negativas.

Electrodomésticos

Ya vimos que generan sobrecarga de iones positivos (+). Obviamente en todo hogar se necesitan estos aparatos, pero hay que evitar los excesos y la acumulación. Es aconsejable tenerlos desenchufados la mayor parte del tiempo y, bajo ningún punto de vista, se los debe conservar si están rotos, descompuestos o funcionando mal.

Muebles de caña, mimbre o junco

Son materiales impuros, ya que crecen en zonas de fallas geológicas, conservan gérmenes y generan mala vibración ambiental. Se puede tener algún mueble de cualquiera de estos materiales, pero jamás se los debe poseer en exceso.

Papeles, escritos…

Documentos en general que mantengan vivos el dolor, la pena o pérdida. Lo mismo vale para las fotos de situaciones o seres no queridos. Esto remite a sucesos desgraciados del pasado y si se conservan se permite que el recuerdo permanezca fresco y no se pueda superar el mal momento vivido.

Lámparas…

Placas, piedras y objetos que, en general, hayan pertenecido a templos o cementerios. A veces, se compran estas cosas en casas de antigüedades o de arte pero sus  vibraciones altamente negativa.

Cenizas de familiares o seres queridos

Hay gente que tiene la costumbre de crema a sus muertos y guardar los restos en una urna en la casa. Esto es muy malo, pues las cenizas tienen la energía de tanatos (muerte), la que se plasma en el hogar. Los muertos tienen su propio lugar y no deben permanecer en la vivienda como si aún estuvieran vivos.

Cintas, fajas y crespones de velatorios

Marcan la continuidad del sufrimiento, de la pérdida y del dolor. No se deben guardar como recuerdo.

Basura y desechos en general

No hay que acumularlos. Las bolsas con los residuos se tienen que sacar de la casa todos los días. Jamás deben permanecer más de un día, pues generan toxicidad.

Pan desperdiciado

Nunca se debe tirar el pan, ni arrojarlo a la basura. Bíblicamente se lo considera sagrado, tiene una simbología muy especial y es fuente de alimento universal. Arrojar pan trae pobreza y problemas económicos en general.

Si sobra, se procede de la siguiente manera: en primer lugar se lo moja, para que ya no se pueda comer. Luego se lo coloca en una bolsita de plástico y se lo deja al aire libre durante veinticuatro horas. Recién después de este procedimiento se lo puede arrojar a una bolsa de residuos.

Imágenes desconocidas

A veces compramos o nos regalan una estatua, una máscara o una imagen cuya procedencia ignoramos. No sabemos si lo que representa es bueno o malo. Por eso es peligroso que estos objetos entren en casa.

Máscaras con figuras extrañas

Hay ciertas imágenes con formas fantasmagóricas que suelen ser la representación de ángeles o demonios muy negativos. Algunas se utilizaban, como tótems. Se aconseja no utilizarlas como adornos hogareños.

Amuletos desconocidos

A veces compramos o nos regalan talismanes o elementos sin saber el simbolismo real que encierran, qué representan, qué atraen o qué anulan. Debemos ser conocedores y conscientes de la energía que porta todo objeto mágico que se halle en nuestra casa.

Ópalos

Traen interferencias, pérdidas o inestabilidad en todos sus órdenes. Es imprescindible, sobre todo, evitar los azules, rojos y negros.

Perlas

Nos referimos a las naturales. Significan lágrimas, enfermedad y muerte. Las artificiales no presentan problemas.

Armas de fuego

Esto vale tanto para las que tienen finalidad decorativa como para las que están en uso. Hay que evitar el exceso de estos objetos. Son mucho más negativas si están en vigencia y cargadas. Llevan en sí el símbolo de la violencia, el dolor, la destrucción y la muerte. Lo peor es mantenerlas cargadas los días de lluvia.

Exceso de color negro

Hay que tratar de no sobrecargar la decoración con este color, pues resulta negativo. Evitarlo, principalmente en sillas, sillones, almohadones, sábanas y en todos los lugares que entren en contacto con el cuerpo humano, ya que tiene un gran poder de absorción y chupa toda la energía, debilitando la casa y a sus habitantes.

Regalos malintencionados

A veces nos obsequian adornos y objetos en general para mantener dentro de la casa. Si proceden de malas personas, gente negativa, envidiosa, que no nos quiere o no tiene buenas intenciones es preferible no conservarlos, ya que generan energías negativas.

Se los puede regalar pues al hacerlo con buenas intenciones la energía se trasmuta y el objeto se vuelve benéfico. Lo único que debemos tener en cuenta es no regalarlos a personas de nuestra sangre o a nuestra pareja.

Novedades los días martes

Nunca se debe comprar nada para la casa este día de la semana, que resulta pesado y negativo porque está regido por Marte, dios de la Guerra.

Es preferible no adquirir, llevar o instalar cosas nuevas en este día. Al mismo tiempo, se aconseja no comprar autos, joyas, cuadros, ni cosas de valor. Las cosas tienen grandes posibilidades de romperse, extraviarse o ser robadas. Todo lo que se obtenga el día martes está destinado a sufrir pérdidas.

Recuerde que su casa, su familia, su vida. Vale la pena poner manos a la obra para disfrutar plenamente de un hogar en el que dé gusto vivir. Todos los consejos son sanos, fáciles de poner en práctica. A veces, basta un pequeño cambio para transformar la calidad de vida. Se puede comenzar ahora mismo.


Por el Profesor Waldo Casal