03 de Noviembre 2013

eclipse solar año 2013
El domingo 3 de Noviembre hubo un eclipse anular-total (híbrido) de Sol en Escorpio, que nos condujo a reformulaciones en nuestros propósitos y metas durante los seis meses siguientes, con la especial particularidad de que la zona cósmica activada es la relacionada con procesos de “crisis” que nos pueden llevar a transformaciones radicales en todas las áreas de nuestra vida.

Este eclipse se vió en algunos países como total y en otros de forma anular. En Venezuela se pudo observar en forma parcial. Varios países africanos, España, Estados Unidos, países centroamericanos y del norte de América del Sur, también lograron observarlo.

Bajo la energía del signo del escorpión, este eclipse moverá todo lo relacionado con las finanzas públicas y privadas, así como con la actividad petrolera y todo lo que conforma el subsuelo de nuestro planeta.

El Sol encarna a nuestro “yo superior” que iluminó nuestra consciencia, ese “yo superior” que somos nosotros mismos y que cada cierto tiempo necesita reformular estrategias y dar una nueva dirección a la vida que llevamos.

El Sol representa la visión clara y objetiva de las cosas. Al momento del eclipse “muere” el Sol, para en breve lapso renacer en todo su esplendor, con nuevos bríos y renovada vida. Así ocurre también con nosotros, pues el astro rey es nuestra esencia interna.

Desde el punto de vista simbólico y astrológico, al ser interrumpida la energía del Sol, el poder de nuestro mundo interno subjetivo, destruye una imagen de autoridad o poder, a fin de dar paso a un nuevo criterio de centralización de fuerzas. Los eclipses solares se dan en Luna Nueva, es decir, el Sol y la Luna se acoplan en un signo, cerrando un ciclo y dando paso a otro.

Con el eclipse de Sol en Escorpio, que ocurrió en conjunción con Mercurio en retroceso, fue un tiempo propicio para propiciar una discusión interna entre nuestro yo consciente y nuestro mundo inconsciente, entre nuestra manera de actuar más evidente y nuestro lado oscuro.

Se profundizaron las energías del otoño, y esto provocó los máximos actos de desprendimiento y desapego, es tiempo de soltar amarras, de liberarnos del anclaje emocional que nos mantiene atados, y reiniciar el camino ligeros de equipaje, sintiendo que estamos renaciendo, regenerándonos, revitalizándonos.

Las energías latentes se relacionan con el arcano 13 del tarot, “La muerte”, cuyo significado, paradójicamente, es vida renovada a través de la transformación. Sólo aquello que se renueva, que se transforma y se recicla, permanece vivo y nace de nuevo cada día.

Vía » Termómetro Zodiacal







Comentarios

comentarios