Select Page

Devoción y respeto por los difuntos — Día de los Muertos

Devoción y respeto por los difuntos — Día de los Muertos

Cada dos de noviembre, los cementerios se colman de personas que asisten a conmemorar el día de los difuntos, mediante misas y rezos se rinde devoción y respeto a su memoria, para que así sus almas ingresen al Reino de los Cielos.

Aunque no existe una fecha precisa y exacta para saber cuando empezó la celebración de este día, sí se sabe que en el año 998, San Odilón, abad del Monasterio de Cluny, en el sur de Francia, añadió la celebración del 2 de noviembre como fiesta para orar por las almas de los fieles que habían fallecido, por lo que fue llamada Fiesta de los “Fieles Difuntos”.

Respeto por los difuntos

La tradición de asistir al cementerio para rezar por las almas de quienes ya abandonaron este mundo, está acompañada de un profundo sentimiento de devoción, donde se conjugan lo mágico y espiritual, y hay quienes tienen la convicción de que el ser que se marchó pasará a una mejor vida, etc., sin ningún tipo de dolencia, como sucede con los seres terrenales.

Para muchas personas, el día de los difuntos, más que una fecha, es el día en el cual se le rinde un tributo al ser querido y a través de los rezos y misas se trata de establecer un contacto estrecho con él, para que sienta que, pese a dejar este mundo, es recordado y querido como si estuviera presente.

Más que una tradición, es algo que viene desde adentro del alma y lo que se quiere es que nuestros familiares que ya se fueron sientan nuestro cariño y respeto hacia ellos.

Rezos y credos para pedir por su salvación

Cualquier momento es propicio para rezarle a los seres queridos fallecidos; no obstante, el día de los difuntos tiene un significado espiritual, conjugado con algo de tristeza, puesto que se tiene que recordar amargamente que ya no están con nosotros.

En torno al día de los difuntos se teje toda una serie de actividades en el cementerio, que van desde la limpieza de la tumba, decorarla con flores y los infaltables rezos con los cuales se persigue que el ser querido alcance la paz tan anhelada que el suelo terrenal no le pudo brindar.

Se les debe rezar el Padrenuestro y los rosarios para que sus almas alcancen la paz que todos esperamos tener el día que nos vayamos de este mundo; más que un simple recuerdo, el día de los difuntos es algo muy espiritual que va de la mano con la enseñanza religiosa que se nos ha dado desde la infancia y mientras podamos y Dios nos dé licencia, asistiremos cada año a venerar a nuestros seres queridos.

Aunque Dios nos lo quite todo, nunca nos dejará sin El, mientras no lo queramos. Pero hay más; nuestras pérdidas y separaciones no son más que por breve plazo

San Francisco de Sales

Oración al fallecimiento de un ser querido

¡OH Jesús, único consuelo en las horas eternas del dolor, único consuelo sostén en el vacío inmenso que la muerte causa entre los seres queridos!

Tú, Señor, a quién los cielos, la tierra y los hombres vieron llorar en días tristísimos; Tú, Señor, que has llorado a impulsos del más tierno de los cariños sobre el sepulcro de un amigo predilecto; Tú, ¡OH Jesús! que te compadeciste del luto de un hogar deshecho y de corazones que en él gemían sin consuelo;

Tú, Padre amantísimo, compadécete también de nuestras lágrimas. Míralas, Señor, cómo sangre del alma dolorida, por la perdida de aquel que fue deudo queridísimo, amigo fiel, cristiano fervoroso.

¡Míralas, Señor, como tributo sentido que te ofrecemos por su alma, para que la purifiques en tu sangre preciosísima y la lleves cuanto antes al cielo, si aún no te goza en él! ¡Míralas, Señor, para que nos des fortaleza, paciencia, conformidad con tu divino querer en esta tremenda prueba que tortura el alma!

¡Míralas, OH dulce, OH piadosísimo Jesús! y por ellas concédenos que los que aquí en la tierra hemos vivido atados con los fortísimos lazos de cariño, y ahora lloramos la ausencia momentánea del ser querido, nos reunamos de nuevo junto a Ti en el Cielo, para vivir eternamente unidos en tu Corazón. Amén.

Oración por nuestros seres queridos

OH buen Jesús, que durante toda tu vida te compadeciste de los dolores ajenos, mira con misericordia las almas de nuestros seres queridos que están en el Purgatorio. OH Jesús, que amaste a los tuyos con gran predilección, escucha la súplica que te hacemos, y por tu misericordia concede a aquellos que Tú te has llevado de nuestro hogar el gozar del eterno descanso en el seno de tu infinito amor. Amén.

Concédeles, Señor, el descanso eterno y que les ilumine tu luz perpetua.

Que las almas de los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. Amén.

Oración de recomendación del alma a cristo

Señor, te encomendamos el alma de tu siervo (a)… (Mencione su nombre) y te suplicamos, Cristo Jesús, Salvador del mundo, que no le niegues la entrada en el regazo de tus patriarcas, ya que por ella bajaste misericordiosamente del cielo a la tierra.

Reconócela, Señor, como criatura tuya; no creada por dioses extraños, sino por ti, único Dios vivo y verdadero, porque no hay otro Dios fuera de Ti ni nadie que produzca tus obras.

Llena, Señor, de alegría su alma en tu presencia y no te acuerdes de sus pecados pasados ni de los excesos a que la llevó el ímpetu o ardor de la concupiscencia.

Porque, aunque haya pecado, jamás negó al Padre, ni al Hijo, ni al Espíritu Santo; antes bien, creyó, fue celoso de la honra de Dios y adoró fielmente al Dios que lo hizo todo.