¿Cómo hacer las paces con una persona fallecida?

Cuando eres responsable de herir a un familiar o amigo, no siempre es fácil hacer las paces, pero se hace mucho mas difícil si es con una persona fallecida a la que ofendiste, heriste y después te das cuenta de que te equivocaste al juzgarlo y que haz debido ser mas comprensiva, pero tal vez no te dio tiempo de decirles todas esas cosa bellas, que ahora quedaron en tu interior para disculparte.

Hacer las paces con una persona fallecida

Ahora te preguntas, ¿Como puedo obtener su perdón? ¿Qué puedo hacer para calmar su paz espiritual? ¿Cómo puedo enmendar mis errores con una persona que ya falleció?

Puedes abordar la situación y eliminar el remordimiento en lugar de ignorarlo y solucionar como te sientes interiormente y proceder a dar un paso hacia la búsqueda de tu paz interior y la paz espiritual del fallecido.

La muerte inesperada de un ser querido es una experiencia difícil para todas las personas y mucho mas cuando se ha ido sin esperar ese momento. Aunque el dolor y la profunda pena por la muerte de un ser querido pueda subsanar con el tiempo, es probable que la memoria de esa persona especial se mantenga presente y mucho mas si se ha ofendido.

Reconocer estas memorias es importante para muchas personas y existen una variedad de formas para recordar y honrar a un ser querido de forma regular.

Visita el cementerio

Si tu ser querido fue enterrado en un cementerio cercano, visitarlo puede darte confort y darte tiempo para recordar tus experiencias con él y le pidas perdón por tus conductas pasadas. Habla con franqueza y honestidad, y con humildad de corazón.

Pídele que interceda por ti y por tu familia y que traiga paz y armonía a tu ambiente. De ser posible, hazlo en presencia de algún familiar y pídele perdón en presencia de ellos. Muchas personas eligen llevar flores frescas o pequeños objetos que le hayan gustado para dejar junto a su parcela también puedes colocarle un cuarzo rosado como símbolo de amor.

Haz una actividad que tu ser querido disfrutaba

La mayoría de las personas tienen memorias vivas de sus seres queridos. Estas memorias a menudo se relacionan con los momentos que disfrutaron. La actividad que elijas dependerá de los gustos de la persona y podría variar desde visitar un museo de arte hasta pintar o practicar un deporte o asistir a un partido de béisbol.

Realizar una actividad que un ser querido disfrutaba puede ayudarte a recordar las mejores memorias que compartieron, mientras encuentras tu paz interior y la paz espiritual del fallecido.

Guarda algo de tu ser querido contigo

Guardar un pequeño objeto que era del él o ella y que usaba con frecuencia, es una forma confortante para muchas personas. Para algunas, esto podría ser una joya, como un reloj o un collar. Busca algo pequeño para tener contigo todo el tiempo, pero que no se pueda perder.

Crea una caja de recuerdos o recuerdo digital

Cuando muchas personas piensan sobre un monumento, piensan sobre una estructura externa grande o algo a gran escala. Pero incluso algunas fotos de un ser querido, o un grupo de objetos que te hacen recordarlo a él y a su vida pueden considerarse como un monumento, y pueden ayudarte a recordarlo a diario.

Por ejemplo, incluso puedes crear un jardín de flores o de hierbas como un monumento. Si no quieres crear un monumento visible todo el tiempo, puedes crear una caja de recuerdos que contenga imágenes u objetos que puedas ver cuando lo desees.

También puedes hacer un recuerdo digital compilado imágenes e información sobre un ser querido en un sitio web o blog para uso personal o para compartir con la familia y amigos de la persona que ha fallecido.

Haz una donación caritativa en su nombre

Haz buenas acciones en su nombre cosas que ya no puede hacer por sí mismo, pero es posible hacerlas en su honor, ellos sabrán apreciar tu gratitud desde el Mundo donde se encuentran ahora.

Hacer una donación caritativa por única vez o de forma frecuente en el nombre de tu ser querido es una forma excelente de honrar su memoria y al mismo tiempo de ayudar a otras personas que tengan necesidades.

Elige una causa que tu ser querido haya apoyado o haya creído. Si murió por algún tipo de complicación relacionada con una enfermedad o trastorno en particular, considera hacer una donación a una organización que ayude a las personas con la misma enfermedad o trastorno.