Salmo 91 oración

Los Salmos son un conjunto de alabanzas, suplicas y acción de gracias, dirigidas a Dios. Estos textos, escritos en clave poética, están contenidos en el Antiguo Testamento de la Biblia. En esta oportunidad, hablamos de uno de los más populares, el Salmo 91.

Ritual para pedir protección con el Salmo 91

Las poderosas invocaciones, que forman parte de los Salmos, han sido utilizadas con propósitos rituales, desde hace miles de años, principalmente con el objetivo de obtener protección.

En este sentido, uno de los escritos más populares es el Salmo 91. Este texto sagrado solicita la presencia de la Divinidad, y las huestes angélicas, para proteger al peticionario y su hogar, contra la influencia de energías negativas.

Ritual de protección con el Salmo 91

La tradición popular utiliza el Salmo 91 de dos formas, para conseguir el amparo del Altísimo:

  • La primera consiste en escribir a mano el texto íntegro del salmo, en una hoja de papel (de preferencia con bolígrafo de tinta negra).
  • Después, debe pegarse (firmemente) esta hoja de papel, detrás de la puerta de entrada principal de la casa. También puede colocarse doblada en el marco de la puerta, si existe espacio suficiente para ello y no amenaza con caerse.

Otra forma en la que puedes proteger tu hogar, utilizando el Salmo 91, es recitar el contenido del texto sagrado, mientras enciendes una vela blanca en homenaje a la Divina Presencia, y quemas incienso de mirra.

Los días recomendados para realizar este ritual con el Salmo 91, son los sábados en la mañana, antes del amanecer. Sin embargo, no existe impedimento para efectuarlo cuando lo consideres necesario.

Deja que la vela y el incienso se consuman por completo, y bota los residuos en los contenedores de basura correspondiente. Importante: durante el ritual, enciende la vela y el incienso lejos de superficies y materiales inflamables.

Salmo 91

A continuación, se transcribe integro el texto del Salmo 91 de la Biblia Católica, indicado para realizar los rituales descritos en las líneas anteriores.

1 El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Todopoderoso.

2 Diré yo al SEÑOR: “¡Refugio mío y castillo mío, mi Dios en quien confío!”.

3 Porque él te librará de la trampa del cazador y de la peste destructora.

4 Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas te refugiarás; escudo y defensa es su verdad.

5 No tendrás temor de espanto nocturno ni de flecha que vuele de día

6 ni de peste que ande en la oscuridad ni de plaga que en pleno día destruya.

7 Caerán a tu lado mil y diez mil a tu mano derecha pero a ti no llegará.

8 Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos.

9 Porque al SEÑOR, que es mi refugio, al Altísimo, has puesto como tu morada,

10 no te sobrevendrá mal ni la plaga se acercará a tu tienda.

11 Pues a sus ángeles dará órdenes acerca de ti para que te guarden en todos tus caminos.

12 En sus manos te llevarán de modo que tu pie no tropiece en piedra.

13 Sobre el león y la cobra pisarás; hollarás al leoncillo y a la serpiente.

14 “Porque en mí ha puesto su amor, yo lo libraré; lo pondré en alto,por cuanto ha conocido mi nombre.

15 Él me invocará, y yo le responderé; con él estaré en la angustia. Lo libraré y lo glorificaré;

16 lo saciaré de larga vida y le mostraré mi salvación”.

Relacionado

WeMystic