Select Page

¿Recuerdas los buenos consejos de He-Man?

¿Recuerdas los buenos consejos de He-Man?

Para los que crecieron en la década del 80 la serie animada de He-Man era una de las preferidas. El príncipe Adam usaba su espada para convertirse por el poder de Graiskull en el héroe y gran protector del reino de Eternia. Como He-Man, hacía frente con sus amigos al maligno Skeletor.

Musculoso y fortachón

Sin embargo prefería usar el poder de las ideas y la inventiva, además de su destreza y habilidad física, para vencer al enemigo. Con su fuerza levantaba montañas si era necesario, pero no golpeaba a ningún ser viviente, y su espada era más para vencer o esquivar obstáculos que para la pelea.

Al término de cada capítulo, He-Man o alguno de sus amigos interrumpía la lógica televisiva, dirigiéndose directamente a la supuesta cámara, para reflexionar con el televidente sobre un mensaje de la historia que concluía. Entre otras cosas, los mensajes de He-Man, Duncan, Sheila (Teela) y mayormente Orko, ayudaban a entender que las ideas pueden ser más poderosas que la fuerza física.

 

He-Man

Enseñaba que aquellos que buscan atajos para obtener el poder y el éxito como el villano Skeletor no triunfan. La gente exitosa es aquella que trabaja duro, aclaraba, y explicitaba: “No te dejes engañar por aquellos que te dicen que tienen un atajo”.

Uno de los consejos más populares del musculoso superhéroe y que aún hoy se distribuye por redes sociales, tiene que ver, explícitamente, con las drogas. En ese episodio, Sheila había probado una poción mágica que la ayudaría:

“Pero no hay pociones mágicas. ¿Y saben qué? No existen píldoras (drogas) mágicas. Cada vez que tomas una que no sea de parte de tu médico o doctor, están asumiendo un gran riesgo. Están apostando con su salud. Incluso quizá su vida. Las drogas no hacen que tus problemas desaparezcan. Simplemente crean más problemas.”

Los consejos

Abordaban cuestiones prácticas para los más chicos como cuidarnos a nosotros mismos independientemente de que haya policías o salvavidas cerca, tratar bien a los animales y cuidar a nuestras mascotas, cuidar la creación e incluso el cuerpo propio.

En otras ocasiones los mensajes enaltecían el valor de la adopción, la amistad, y en muchos casos, la relación padre e hijo. En un diálogo entre Duncan y su hija Sheila, ella relataba que estaba tan ansiosa por hacer algo que no se detuvo a pensar en el peligro, ni siquiera ante la advertencia de otros.

“Los padres no siempre estamos acertados, pero lo intentamos. Porque amamos a nuestros hijos e intentamos hacer lo mejor para ellos. Y te diré un secreto: Odiamos decir que no a algo que quieren. Por eso, cuando lo hacemos, es porque tenemos una buena razón. Intenta recordarlo la próxima vez que tus padres te digan que no”, completaba Duncan.

Saber perdonar, expresar el afecto a los demás, perder pero también saber ganar, la belleza de los buenos actos, el trabajo en equipo, etc., los consejos de He-Man abordaban un gran abanico de temas con un lenguaje absolutamente sencillo y directo para los más chicos.

Es muy difícil encontrar polémicas en sus mensajes, que anclaban el sentido de historias donde lo bueno, lo bello y lo verdadero parecían estar siempre del lado indicado. Son ideas que parecen absurdas para historias de superhéroes del siglo XXI, pero que en su momento acompañaron el crecimiento de niños de todo el mundo, inspirándolos en nobles ideales aplicables en casa.

He-Man, de Masters of the Universe, se emitió originalmente entre 1983 y 1985, en más de 140 episodios.


Vía » es.aleteia.org