Número: 71
Árbol de la vida: se sitúa en la esfera de Yesod y significa “fundación” = סוד
Significado: “Dios nuestro del universo”
Nombre en hebreo: הֵיֹיֹאֵל
Príncipe: Gabriel
Planeta: Luna
Horario de regencia: de 23:20 a 23:40 horas
Regencia: Los nacidos Del 12 al 16 de Marzo lo han hecho bajo la influencia de Haiaiel. Otros días de regencia: 1 de junio, 15 de agosto, 28 de octubre, 7 de enero y 19 de marzo.

Como invocar al Ángel Haiaiel

Podemos invocar a nuestro propio ángel guardián cualquier día a cualquier hora, pero para aquellos pedidos verdaderamente importantes debemos solamente hacerlo en sus días de regencia y respetando sus horas de invocación. Para invocar su fuerza y poder, primero reza el salmo o salmos elegidos, después llámalo por su nombre y por último realiza la petición concreta que quieres hacerle.

La invocación del ángel Haiaiel es preciso que sea entre las 23:20 a 23:40 horas.

  • Frecuentemente se invoca a Haiaiel para librarse de los enemigos, confundir a los traidores y eliminar la opresión que nos rodea.

Los nacidos bajo la regencia del Ángel Haiaiel

  • Los nacidos bajo el influjo de dicho ángel entienden que para obtener todo y cuanto desean deben luchar con fiereza y perseverancia, así como también estar dispuestos a hacer grandes sacrificios.
  • Son personas trabajadoras, decididas y sacrificadas, las cuales a pesar de su espíritu de entrega y dedicación saben darse un tiempo para descansar, pues están conscientes que para prosperar en cualquier empresa se debe mantener un equilibrio entre la labor y el relajamiento.
  • Su sentido de la justicia los lleva a cumplir sus sueños de la manera correcta, y logran combatir sus sentimientos negativos y las dificultades con honor e integridad.
  • Detestan la falsedad y procuran rodearse de personas que contribuyan en su crecimiento espiritual.
  • Saben discernir entre lo correcto y lo incorrecto. Su manera de pensar esencialmente correcta se espeja en su comportamiento.
  • Su existencia es sinónimo de abundancia y felicidad.
  • Se sentirá seguro cuando tiene el apoyo de su cónyuge y de su familia que nunca serán fuente de problema para él.
  • Deberá recordar que todo momento difícil lo lleva al crecimiento espiritual. Es una persona Fiel y preocupada en su vida particular.
  • Necesita momentos de aislamiento aunque no le gusta vivir solo. Su ritmo de trabajo es rápido, obteniendo los beneficios generalmente antes de lo previsto.
  • Profesionalmente se envolverá en procesos judiciales, transacciones financieras o inmobiliarias.
  • Cualquier especulación financiera le dará ventajas. Facilidad en el trabajo manual como marroquinería, escultura, artesanía, actividades que podrá tener como hobby.

Aspectos negativos del Ángel Haiaiel

Domina la discordia, la trampa, la corrupción, la avaricia, el matrimonio infeliz, las deudas innecesarias, el desperdicio, la envidia y la pereza. Podrá ser un mal consejero para inversiones o ser famoso por sus crímenes.

Cita bíblica del Ángel Haiaiel

“Yo alabaré al Señor en gran manera con mi boca, Y en medio de muchos le alabaré.”

Salmo 109, versículo 30.

Oración para invocar la ayuda del Ángel Haiaiel

¡Felices los que son incluidos a la vía de los justos, que siguen la Ley del Eterno! Felices los que respetan tus estatutos, te buscan de todo su corazón, que, guardándose bien de cometer injusticia, van en tus vías. Promulgaste tus resoluciones, para que se sigan estrictamente. ¡Ah! puedan mis pasos ser firmes, para que observe tus preceptos, HAHAHEL. Entonces no decepcionare, no, mirando hacia todas tus órdenes.
Ángel Haiaiel “La derrota del caballero negro”

La princesa Aura acababa de cumplir su mayoría de edad y aquellas 21 campanadas anunciaban con armonioso compás aquel acontecimiento. Debía sentirse muy feliz, pues todas las doncellas soñaban con ese momento, sin embargo, aquella hermosa flor, tan cálida y suave, se sentía embargada por una profunda tristeza. El día más esperado de su vida se estaba convirtiendo también en el más amargo.

Tan solo podía haber una razón para que la joven Aura se sintiera tan apenada.

— Hija mía, hoy cumples tu mayoría de edad y ha llegado el momento de buscarte un esposo – le dijo su padre, el rey de Lumer, la tierra del talento.

— Pero padre aun soy joven y lo que es más importante, no estoy enamorada – contesto la princesa ruborizándose.

— Tonterías, ya tienes edad, y en cuanto al amor no te preocupes, tendrás tiempo para ello – dijo tenazmente el rey -. — Debes prepararte, pues en la próxima luna se celebrará un torneo, aquel que venza será el caballero que te desposará. No hay nada más que hablar.

La princesa se retiró a sus aposentos y lloro hasta quedar rendida.

Y el día del torneo llego. La noticia que había proclamado el rey llegó hasta todos los lugares y de los mas remotos confines de la tierra, fueron llegando caballeros con el único deseo de ser esposo de tan delicada flor.

Durante siete días estuvieron compitiendo y ya tan solo quedaban dos finalistas que se enfrentarían en un último duelo. Aquellos dos caballeros eran sin duda los mas diestros. Uno se distinguía por su habilidad en el manejo de la espada, el otro por un extraño poder malévolo.

Todos esperaban que la destreza ganase la partida a la crueldad, pero se equivocarían, pues el caballero negro no dio oportunidad para que su rival se defendiera. Un grito surgió de las gargantas de todos cuantos estaban asistiendo al espectáculo. Aquel acto de cobardía había sido traicionero, pero nadie se atrevió a hacerle frente a aquel sanguinario guerrero.

— He ganado mi derecho. Entregadme a la princesa – dijo el ganador del torneo -, mientras que amenazaba al rey con su espada. Ante las miradas de asombro del pueblo, el caballero negro se llevó a la dulce Aura, sin que nadie le opusiera resistencia.

Pasaron los días y el rey cayó enfermo de desesperación. Se sentía culpable de lo que le había sucedido a su hija, y no sabía qué hacer.

Cierto día, llego al palacio un humilde escudero quien decía poder salvar a la princesa. Muchos se rieron de él, sin embargo, fue recibido por el rey.

— Decís que podréis salvar vos solo a la princesa – pregunto sin convicción el rey.

— Forjadme una armadura y una espada con este metal que os entrego y os lo demostraré – contesto seguro de si el apuesto joven .

— ¿Cómo os llamáis muchacho? – pregunto intrigado el Soberano.

— Mi nombre es Haiaiel, señor, vuestro más humilde servidor.

A la mañana siguiente, el osado Haiaiel recibió una armadura plateada y una espada que despedía una luz poderosa, y con ellas partió en busca del caballero negro.

Cuando le encontró, mantuvieron una terrible lucha. Las fuerzas del mal combatían con celo y astucia, pero esas armas no eran suficientes para vencer a las fuerzas del bien, quien superando aquella magia negra, consiguió la victoria definitiva sobre ella.

La princesa fue rescatada por aquel valeroso escudero, quien al llegar a palacio y por la gracia Divina encomendada al Soberano, fue nombrado caballero. Ya no marcharía de aquel reino, pues la princesa Aura no le permitiría hacerlo.