Solsticio de Verano (21 de junio) – Fiesta Wiccana de Litha

Solsticio de Verano (21 de junio) – Fiesta Wiccana de Litha

El solsticio de verano constituye una de las fiestas más antiguas, emanada de las celebraciones paganas y cristianizada como Día de San Juan. La jornada marca la cima del poder del Dios Solar, el día más largo antes de su declive y muerte en el solsticio de invierno.

La noche del solsticio de verano

Corresponde al 24 de junio, aunque en el hemisferio septentrional el solsticio cae en o cerca del día 21. Es uno de los momentos más místicos del año, cuando en el aire bullen todo género de magia y de encantamientos. Las ninfas recorren los parajes, y por donde pasan surgen las flores.

Espíritus y hadas salen para mezclarse con los seres humanos, se divierten en torno de las hogueras y recurren a toda clase de trucos, desde bromas inocentes hasta agobiar con maldiciones horribles e incluso con la muerte a quienes les ofenden. Es en este tiempo cuando más a menudo secuestran a mujeres para convertirlas en sus esposas.

Gustan de visitar ciertos lugares mágicos, como las Piedras Rodantes de Oxfordshire (Inglaterra); surgen de un agujero próximo a la Piedra Reina y bailan en torno del círculo. Los túmulos de los duendes se abren y estos comienzan a bailar bajo la luz de la luna al son de su música encantadora y etérea.

Pero cuidado: cualquier humano que se una a la ronda se verá obligado a bailar con ellos para siempre.

El duende malicioso

Denominado Alegre Robin, Jack Robinson o Puck gasta bromas a los incautos que se atreven a aventurarse por lugares solitarios y silvestres en noche tan encantada. Se cree que es él mismo quien enciende las hogueras de esa fiesta.

En algunas comarcas de Worcestershire hubo campesinos que juraron haber sido empujados a zanjas y turberas por ese misterioso duende que luego desaparecía entre risotadas.

En esta fecha desembarcan en las islas Shetland esas criaturas extrañas y maravillosas llamadas selkies.

Por lo común tienen la apariencia de focas grises, pero en tal noche se despojan de sus pieles para convertirse en humanas. Una vez en tierra y bajo su nueva forma, las selkies bailarán a la orilla del mar, pero si se las importuna, recogerán sus pieles y volverán al océano.

En Somerset, unos pequeños duendes llamados spunkies surgen como fuego fatuos portadores de velas y logran que los viajeros se extravíen. La noche del solsticio de verano acuden al camposanto de la iglesia para reunirse con los muertos recientes. Algunos dicen que estos seres son las almas de los niños no bautizados y condenados a vagar hasta el día del juicio.

El duende irlandés Amadan-na-Briona se muestra muy activo en esa noche, haciendo a la gente víctima de sus bromas malignas. También llamado el Loco del Vado, cambia de forma cada dos días. Cuando aparece como hombre, es muy grande y luce un sombrero alto, aunque también se ha presentado bajo la forma de una oveja barbuda.

Si lo encuentras, debes decir: El Señor quede entre nosotros y el daño, porque si te toca será causa de una locura incurable e incluso de la muerte. Llama a las puertas a altas horas de la noche, lanzando cuencos de sangre a las personas o asuma de repente tras las vallas.

Tradicionalmente, la noche del solsticio de verano es el momento mejor para ver duendes.


Wicca Reencarnada