Reflexiones — Lo que se oculta detrás del Dinero

Lo que se oculta detrás del Dinero

“El Dinero”, esta simple palabra nos evoca tantos sentimientos que vale la pena dedicarle unas líneas. En algunos evoca sentimientos negativos, en algunos sueños y anhelos, en otros intensos deseos, pero lo que es innegable es que el dinero es el sujeto más deseado y al mismo tiempo rechazado de la historia.

¿A que se debe que el dinero discrimine a tantas personas?

El problema que tenemos con esto es que nosotros a lo largo de la historia, a causa de nuestros paradigmas, lo hemos cubierto de fuerzas negativas.

La unión de un pensamiento negativo, con otro, con otro y con otro, sumaron tantas fuerzas que actualmente El Dinero es una gran egregora negativa.

Un egregora

Un egregora es un núcleo de concentración energía tan importante que cobra vida y autonomía, ya sea positiva o negativa.

Un ejemplo de una egregora positiva la encontramos en El Arcángel Miguel, que es una egregora de altísima frecuencia, capaz de movilizar grandes cantidades de actividad energética. Pues bien, de la misma manera el Dinero es una entidad desmoralizada, capaz de utilizar a la gente como títeres.

No importa lo buena persona que sea alguien, cuando se trata de dinero las emociones se desbordan, y es por eso que la gente se pelea por dinero, que “la gente cambia cuando tiene dinero”, que “la gente se vuelve egoísta cuando tiene dinero” y es por eso que todos nuestros paradigmas con respecto al dinero se cumplen a cabalidad.

Inconscientemente rechazamos al Dinero

Todo esto ya no son creencias, ya se han convertido en una verdad y como nadie quiere ser malo, ni egoísta, ni avaro, inconscientemente rechazamos al Dinero para evitar unirnos a toda la carga energética que lo contiene, porque aun cuando seamos ignorantes de lo que existe en el mundo de la energía, tenemos una sabiduría interior que activa nuestro sistema de defensas psíquicas.

Si así es, el dinero esta impregnado de energías de bajas frecuencias, por culpa de todos esos sentimientos que se generan por su presencia en unos y su carencia en otros.

Y lo mas triste es que hemos bloqueado con el dinero la fuente de abundancia real, la encapsulamos al utilizar el dinero como medio para recibir la riqueza, lo cual es absolutamente incompatible con la riqueza real, son dos frecuencias que no se pueden encontrar, es por eso que podemos encontrar muchas personas ricas en dinero pero completamente insatisfechas, o simplemente con un vacio interior profundo.

La satisfacción de nuestros deseos

El problema de fondo no es la cantidad de dinero que podemos lograr, el punto clave es la satisfacción de nuestros deseos.

Como seres humanos en nuestra naturaleza tenemos impreso la necesidad de desear, y accionarnos para conseguirlos es lo que nos motiva en la vida. Sin duda alguna es mas fácil satisfacer nuestros deseos rápidamente cuando tenemos dinero, pero no es la única vía.

Estoy consciente que esto va a causar rechazo en muchas personas, pero tengo que enfrentarlo, porque la sola manera de cambiarlo es aceptándolo y entendiéndolo.

Energías de bajas frecuencias

Este artículo esta creado justamente para comenzar a resistir a estas energías de bajas frecuencias y poder acceder a la riqueza que merecemos, permitiendo que sea la energía de alta frecuencia la que utilice al dinero para acceder a nosotros.

Aun cuando no lo crean, los problemas en el mundo están relacionados con la energía construida alrededor del dinero. La sola solución para elevar al planeta a la siguiente etapa, a una nota musical mas elevada, es moralizar nuestros ingresos; es decir, cambiarle la frecuencia al dinero.

Etapa de transformación del dinero

Una pequeña practica para iniciar esta etapa de transformación es por ejemplo, el día en el que cobramos nuestro salario, podemos poner nuestra chequera, carta bancaria, billetes y monedas por al menos 3 horas, al lado de el equipo de música que emita una música armónica o mantra.

Estos últimos son símbolos sonoros, notas musicales que tiene la tendencia de armonizar el ambiente, de transformar la energía con ondas de frecuencia que aumentan la vibración.

Esta pequeña y simple práctica nos va permitir iniciar una toma de consciencia, con respecto a los sentimientos que se nos movilizan cuando utilizamos al dinero que ganamos.

El que sabe de energía sabe que al revelar esto me estoy metiendo en camisas de once varas, pero alguien lo tiene que hacer, porque el mundo esta cambiando y somos nosotros los protagonistas.

El cambio no viene solo, y ademas el cambio empieza en el mundo de la energía porque el cuerpo físico solo es “el receptáculo” de lo que esta allí. Finalmente es la energía la que manda.

Un abrazo para todos y hasta la próxima.

Teresa Rocha

Artículos Relacionados