Prueba a vivir como un monje

Prueba a vivir como un monje

Has pensado alguna vez en ser monje o en vivir unos días como lo hacen ellos? Entrar en un monasterio, convivir con otros hermanos, dedicarte sólo a Dios con una vida de silencio, oración y trabajo…

Prueba a vivir como un monje, ve a Silos en Madrid – España

Probarlo podría ayudarte a encontrar tu lugar en el mundo. Es lo que ofrece la emblemática abadía benedictina de Santo Domingo de Silos, a unos 200 kilómetros de la capital de España, Madrid.

Puedes vivir una experiencia monástica, alojándote en la hospedería del monasterio y compartiendo las comidas en el refectorio con la comunidad.

Los monjes te abren las puertas de su impresionante monasterio románico. Allí te ofrecen información sobre la vida benedictina, oraciones comunitarias, un acompañamiento en la reflexión y un ambiente propicio para encontrarte contigo mismo y con Dios.

Si eres un hombre de entre 18 y 45 años y te sientes llamado a compartir unos días con Jesús en una comunidad, participar en esta experiencia puede cambiar tu vida.

¿Cómo vive un monje de Silos?

La oración y el trabajo son los pilares de la vida de los monjes de Silos porque los consideran “medios privilegiados para encontrarnos con Dios”. El objetivo principal de su vocación monástica es buscar a Dios.

Lo concretan dedicándose a la oración, la lectura de la Biblia y el trabajo manual o intelectual.

En Silos se sigue la regla de San Benito

Sus notas características son “la discreción, la claridad de lenguaje, el gusto por el orden y su carácter realista, su humanidad y la importancia dada a la persona”, explican en su página web.

Sus cantos gregorianos con los que enriquecen sus celebraciones litúrgicas atraen a numerosos visitantes a su abadía. Tanto en su música como en el resto de actividades, siguen la recomendación de san Benito: “Que nuestra mente esté en armonía con nuestra voz”.

aleteia.org

Relacionado

Leyenda del Monasterio del Escorial

Esta leyenda dice que se eligió el emplazamiento del monasterio del Escorial para cerrar una puerta al infierno. El Monasterio del Escorial es una zona mística y cuando se construyó, había un perro negro que martirizaba a los constructores.